lunes 21 de septiembre de 2020

Una cadena de cafeterías no admite políticos, salvo que se bajen los sueldos. Foto: gentileza
Sociedad

Efecto pandemia: una cadena de cafeterías prohibió el ingreso de políticos si no se bajan los sueldos

El dueño de los locales puso esa condición ya que considera que el sacrificio por la cuarentena lo asumió el sector privado.

Una cadena de cafeterías no admite políticos, salvo que se bajen los sueldos. Foto: gentileza

El dueño de una cadena de cafeterías estableció una nueva norma para poder consumir productos en alguno de los cinco locales comerciales que posee: a partir de esta semana aplica ‘derecho de admisión’ en los establecimientos y prohibió el ingreso de políticos de las administraciones nacional, provincial y municipal en protesta por los costos que el sector privado ha tenido que asumir frente a la pandemia.

La llamativa medida fue tomada por José Sojo, un empresario del rubro de cafeterías que tiene los negocios en Bariloche. Si bien existe una excepción a la regla –aquellos políticos que donen al menos el 25% de su salario podrán ingresar y consumir tranquilamente en los negocios- Sojo aclaró que la determinación la tomó ya que considera que los funcionarios siguen percibiendo el 100% de sus ingresos cuando lo peor lo enfrenta el sector privado.

“Que resignen parte de sus ingresos les daría mayor legitimidad a las decisiones que toman”, explicó el dueño de la cadena a Infobae. La frase del empresario se justifica cuando ahonda en los fundamentos de su taxativa iniciativa: aunque reconoce que las restricciones son entendibles, cree que la clase dirigente tiene que compartir el sacrificio y los costos del coronavirus.

“Me gustaría que quienes declaman ‘quedate en casa’ lo hagan entendiendo que todos debemos pagar parte del costo económico de esta crisis y que quienes salimos a hacer trabajar nuestros emprendimientos lo hacemos a consciencia. Y si, a pesar del peligro del virus, decidimos salir, es porque no queremos que nuestros proyectos se mueran”, detalló al medio porteño.

El empresario indicó además que permanecieron totalmente cerrados durante cuatro meses por la pandemia, pero que lograron volver al trabajo gracias a que se adaptaron a las ventas por internet: “Afortunadamente habíamos empezado a vender café online en nuestra página web y esto generó ingresos, pero de cualquier manera estamos por debajo del 50% de las ventas del año pasado”, aseguró.

Y agregó: “Tenemos un buen equipo de gente y, a no ser que el mundo se acabe, de alguna forma u otra vamos a recuperarnos”.