sábado 5 de diciembre de 2020

Oscar Ojea, obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina - Clarín
Sociedad

Duro mensaje de la Iglesia contra los usurpadores: “No avalamos la toma ilegal de tierras, es un delito”

La Conferencia Episcopal Argentina emitió un comunicado contra las ocupaciones en terrenos del país. También repudió la violencia de las fuerzas de seguridad y pidió más asistencia del Estado.

Oscar Ojea, obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina - Clarín

Después del desalojo con incidentes entre los policías y los usurpadores en Guernica, la Conferencia Episcopal Argentina emitió un duro comunicado, en el que rechazó las tomas de tierras y llamó a la paz, tomando distancia del piquetero Juan Grabois, cercano al papa Francisco y a los círculos eclesiásticos.

Nada justifica la intrusión y la violencia a costa de la vida y los derechos de los demás. La Iglesia no avala las tomas. Son ocasión de violencia y agitación social, muchas veces incentivadas”, definió la Iglesia católica.

“Mucho menos aceptable es el oportunismo de quienes se aprovechan de la extrema necesidad de los más pobres para usarlos en función de sus propias ganancias y clientelismo político”, cuestionaron las autoridades.

Desalojo e incidentes en Guernica - Clarín

La Iglesia, sin embargo, repudió los violentos incidentes contra los usurpadores. “No podemos dejar de expresar también la preocupación por cualquier resolución de estos conflictos que naturalice la violencia y ponga en riesgo la vida de las personas. Hoy más que nunca se hace necesario un Estado presente que se haga responsable de políticas proactivas en materia de acceso a la vivienda y al trabajo digno”, reclamó.

“En estas horas dramáticas, en que los casos se replican, confiamos en que una diligente intervención de la justicia evitaría escaladas de violencia entre las partes. Con la autoridad de su mediación se facilitaría el diálogo con las autoridades proponiendo posibles alternativas para las familias pobres que verdaderamente necesiten un lugar para vivir. Nos conmueve la cantidad de niños implicados, ellos esperan una respuesta seria y rápida de nosotros los adultos”, explicaron desde la Conferencia Episcopal Argentina.

El texto lleva la firma del monseñor Oscar Ojea, obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina; del cardenal Mario Aurelio Poli, arzobispo de Buenos Aires; del monseñor Marcelo Colombo, arzobispo de Mendoza; y de Carlos Malfa, obispo de Chascomús.