martes 11 de agosto de 2020

Archivo / AP
Sociedad

Día de la Pachamama: por qué se celebra hoy y qué rituales podemos hacer en casa

Es una tradicion que sobrevive con fuerza en muchos pueblos de America Latina y en la región Andina.

  • sábado, 1 de agosto de 2020
Archivo / AP

La mirada de mundo de los pueblos que habitan el centro-sur de los Andes presenta notables coincidencias y continuidades temporales que van más allá del tiempo y del espacio y que rebasan las actuales fronteras y se imponen en un territorio. Esta mirada de mundo percibe todo lo que existe como una totalidad integral e integradora, habitada por seres de distintas naturalezas e intensidades vitales: Nosotros, las plantas, los animales, los ríos, las montañas, nuestra fe, nuestra creencia, lo que heredamos y lo que dejaremos, se relacionan activa y permanentemente en una dinámica comunitaria, tejiendo la urdimbre de nuestra identidad.

Nuestra lógica de vivir está basada en “dar y recibir”, la reciprocidad, y en ella se abarca todos los niveles de existencia, lo divino, lo humano, lo tangible y lo intangible. La reciprocidad establece vínculos del sentir, del pensar entre la comunidad humana y la comunidad divina. En la Pachita damos gracias, pedimos por los que están presentes, por los parientes de sangre, de cariño, los que se han ido y están en otra dimensión; en ella descansan las heridas y la resistencia de sus pueblos que sangraron libertad, y volvieron en forma de esperanza de nuevos días. Compuesta por dos ideas (Pacha que equivale a tiempo/espacio y Mama, señora o madre), la Pachamama es el punto de partida de la vida, de ella provienen todos los vivientes, es madre en sentido radical como generadora de vida y donde culmina el ciclo. Todas las actividades tienen una particular deferencia por la Pachamama: cavar los cimientos, el techado de una casa o el primer corte de pelo de niñas y niños se hacen pidiéndole permiso. Todo se le agradece. Agosto tiene importancia medular para el repertorio ceremonial de los pueblos originarios. Se dignifica la reciprocidad, ese pacto eterno de amor con la tierra que culmina quizás en el final de los tiempos.

Se ofrenda a la Pachamama y a las montañas que necesitan alimentarse para reiniciar el ciclo de vida. Cuando la comunidad humana se relaciona con la comunidad divina, existe un espacio y un tiempo para el encuentro.Cada 1º de agosto se alimenta a la Pachamama a la medianoche y al mediodía. Se cava un agujero en el piso de la casa y se deposita comida especial, particularmente sustanciosa, hojas de coca, cigarrillos y bebidas alcohólicas.En algunos casos se añade hilo hilado al revés como ofrenda y como recurso para proteger a las personas de enfermedades y males que pueden contraer. En este tiempo la Pachamama está hambrienta y su energía es mayor y puede ser incontrolable. En Jujuy se ofrenda lanas de color y flores para atraer la alegría.

La Quebrada de Humahuaca y la Puna tienen sus particularidades al momento de la ofrenda y según quienes las realicen (pastores, agricultores, artesanas y cocineros). Se implora con el corazón y con el alma: Pachamama te pedimos convoca a los Apus, a los Achachilas y recibe nuestras papitas, maíces, ocas, quinuas, de la mano de los tamales, sopas majadas, tijtinchas, nuestros saberes, haceres para sanar el cuerpo y el alma de nuestros antepasados.Este día de agosto no existe el paso del tiempo, solo la creencia transversal que conecta a tus pueblos en todos los tiempos pasados, presentes y futuros en un grito hermanado: ¡¡Pachamama Santa Tierra Kusilla Kusilla!!

Por Magda Choque Vilca, ingeniera agrónoma, descendiente del gran cacique Viltipoco de Tilcara, coordinadora de la sede Quebrada y Puna de la Universidad Nacional de Jujuy.

Ritual de la Pachamama para hacer en casa

Si bien en los distintos pueblos de América Latina se realizan ceremonias propias, el sentido general es de festejo por la Naturaleza protectora y dadora de vida, por la fecundidad de la tierra, un agradecimiento por el alimento y las cosechas. También se despide la etapa más cruda del invierno purificando el cuerpo físico con “caña con ruda” (que ahuyenta las enfermedades respiratorias y otros “males”). Junto con Marcelino Huaman Capac, representante de la comunidad Q’ero en Argentina, proponen:

- En un espacio natural, se realiza un pozo donde se vuelcan alimentos y bebidas consagrados especialmente: se pueden colocar frutas, comidas tradicionales, chicha, harina, jugos, miel, vino o cerveza. Se queman, se entierran, y luego se los cubre con tierra y flores.

- Se pueden tomar tres hojas de coca, se las sopla al viento y se les pide a los “apus” (espíritus de las montañas) algún deseo. Se le sacan los cabitos a las hojas y se ponen en la boca (luego se guardan). Luego se enuncia la siguiente frase en quechua a quien está a nuestro lado (con otras tres hojitas): “jallpay kusunchis” y el compañero responde “urpillay soncoyay”. Cada rezo es un deseo y un agradecimiento.

- Luego podemos enunciar un rezo de agradecimiento al espíritu del cielo, a la Pachamama, y luego a los elementos que sostienen la vida: al fuego, al aire, al agua y a la tierra.

Sahumado del 1º de agosto

Otra de las tradiciones que podemos recrear fácilmente en casa es el sahumado del 1º de agosto, con el objetivo de purificar los ambientes de energías estancadas y renovarlas a la espera de la primavera.

- En una sahumadora -preferentemente de barro o latita que soporte el calor- encendemos un pequeño carbón vegetal.

- Una vez prendido, arrojamos hierbas y resinas, como incienso, mirra, canela, sándalo, contrayerba y romero. El romero (seco o recién cortado) es especialmente recomendado porque, como lo indica la forma de la planta (y sus pinches), su humo corta, sana y libera. Energéticamente despide el invierno y abre los caminos para los deseos que tienen que florecer en primavera. También podés usar el romero haciéndolo hervir y usando el vapor como purificador ambiental, o bañándote con esa agua como baño de purificación.

Por Zezi González, creadora de Blog Astrológico, una escuela de sabiduría ancestral a través de herramientas como la astrología, el tarot, el chamanismo y las flores. Desde ese espacio celebrarán el “Pachamama Raymi” con ceremonias, cantos y rezos. Aquí, más info.

Festival solidario con 50 artistas

León Gieco, Teresa Parodi, Víctor Heredia y Suna Rocha forman parte del elenco de 50 artistas de música popular que participarán de la celebración a la Pachamama que se realizará este sábado a las 22 en un programa que se podrá ver en el canal de YouTube de Folklore Club. Susana Baca, Illapu, Dúo Coplanacu, Paola Bernal, “Chiqui” Ledesma, José Ceña, Ezequiel Borra, Raly Barrionuevo y Sara Mamani también se sumarán a la larga lista de solistas y agrupaciones que participarán de este encuentro.También serán de la partida los poetas Vero Parodi, Maxi Ibáñez, Candelaria Rojas Paz y Máximo Ledesma, y los músicos Emmanuel Gómez, David HarderCecilia Fandiño, Jerónimo Sánchez José Ignacio Gómez y Nacho Martínez.

”Este sábado trataremos de adentrarnos en una gran celebración de los Pueblos Unidos del Sur. Música, poemas, canciones y la palabra y el silencio tan vital como la energía de nuestra pachita”, expresa un comunicado de prensa difundido por los organizadores.

La reunión con producción general de El Jume, afirma que “la tarea como habitantes es visibilizar y reivindicar el cuidado de nuestra tierra. Con este motivo decidimos pedir la palabra de los artistas más representativos de argentina y Latinoamérica. Nuestro mensaje es contra el desmonte, la minería a cielo abierto, la quema y tala de bosques indiscriminada, la contaminación de ríos y mares, y el envenenamiento de nuestra gente con los agrotóxicos”. Aunque la celebración es gratuita habrá una gorra virtual a beneficio de la Fundación Atahualpa Yupanqui (Caja de ahorro en pesos Nº 000000020200248989. CBU: 0290002510000002489893. Banco Ciudad de Buenos Aires).