Demandó a una empresa de lácteos porque no le pagaron un premio y le ganó el juicio por casi 3 millones de pesos

Un abogado cordobés demandó a una empresa porque no le pagó un premio en 2013.
Un abogado cordobés demandó a una empresa porque no le pagó un premio en 2013.

En 2013 un hombre destapó un yogurt que le indicaba que había ganado más de 20 productos lácteos, pero la empresa nunca le envió el premio y enojado los demandó.

Lisandro Caronni, un abogado oriundo de Córdoba, participó en 2013 de la campaña “Destapadísimo”, de La Serenísima, pero la compañía no le pagó el premio y decidió iniciarles una demanda que tras varios años ahora tuvo su pago.

La empresa La Serenísima, de Danone Argentina S.A deberá pagarle 14 botellitas de Actimel, 7 postres Serenito, 16 botellitas de Danonino y 2,7 millones de pesos. Caronni presentó la demanda, en 2013, bajo la acusación de infracción de la firma láctea a la Ley de Defensa del Consumidor.

El fallo del juez Sebastián Monjo Juzgado Civil, Comercial y de Familia de Villa María, falló a favor del letrado y la demanda presentada, alegando que Caronni en 2013 había sido beneficiado por la campaña “Destapadísimo”, en la que La Serenísima ofrecía descuentos en nuevos compras o productos gratis en el reverso de las tapas de sus envases, pero que jamás se lo pagaron.

Hace 8 años, Caronni participó en esa promoción y resultó acreedor de varios beneficios y premios, pero durante todo un mes visitó distintos puntos de venta con centros de canje sin lograr acceder al beneficio que prometía la empresa láctea con su premio.

Fue por eso que el juez Monjo resaltó que la Ley de Defensa al Consumidor considera la “gravedad de los riesgos o de los perjuicios sociales derivados de la infracción y su generalización”.

Además señaló que para aplicar la pena contra la empresa “no basta un simple daño, sino que debe tratarse de un perjuicio que por su gravedad y trascendencia social exija una sanción ejemplar a fin de evitar una reiteración de la conducta dañosa”.

Siguiendo esa línea, es que el juez consideró que La Serenísima “no sólo afectó a los consumidores quienes no obtuvieron su premio, sino también a las marcas de la competencia quienes vieron postergados la adquisición de sus productos por aquellos pertenecientes a la promoción”.

Y ordenó pagar al denunciante, en el plazo de tan solo diez días, los lácteos que debió haber obtenido a cambio de la promoción y junto a ello, el monto de $318.831,10 pesos, que con los intereses suma un total de 2,7 millones.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA