domingo 9 de mayo de2021

Cruces, reductores de velocidad y accidentes: ¿Son legales los lomos de burro y las “tortuguitas”?
Lomo de burro en calle Sarmiento, en inmediaciones del parque Canota (Maipú). Denuncian deterioro. - Ignacio Blanco / Los Andes
Sociedad

Cruces, reductores de velocidad y accidentes: ¿Son legales los lomos de burro y las “tortuguitas”?

El jueves por la madrugada, un automovilista ignoró la meseta en la bicisenda del carril Sarmiento, a la altura del parque Canota, y perdió el control producto de la velocidad. Vecinos denuncian seguidilla de accidentes y daños. Qué dice la ley.

Cruces, reductores de velocidad y accidentes: ¿Son legales los lomos de burro y las “tortuguitas”?
Lomo de burro en calle Sarmiento, en inmediaciones del parque Canota (Maipú). Denuncian deterioro. - Ignacio Blanco / Los Andes

Ya sea por distracción o imprudencia, todavía muchos automovilistas no frenan a tiempo ni tampoco reducen la velocidad ante un lomo de burro, meseta, badén o las llamadas “tortuguitas”, lo que puede terminar en un incidente. Justo este jueves por la madrugada, dos personas terminaron gravemente heridas tras chocar en su auto por no advertir la presencia de un paso elevado en inmediaciones del parque Canota, Maipú.

Y si bien las medidas sobre el asfalto para reducir la velocidad suelen ser un reclamo común de los vecinos en zonas de alto tránsito, muchos se preguntan qué tan legales son, en caso de que suceda un accidente como el de hoy.

Choque en la mañana del jueves en carril Sarmiento - Gentileza

El episodio en cuestión pasó en las primeras horas, cuando un Ford Fiesta circulaba por Sarmiento en dirección al oeste. El conductor no solo impactó contra la lomada que delimita la ciclovía que cruza al parque Canota, sino que también dañó el cordón metálico que separa la acequia de la calle.

Vale aclarar que la bicisenda que une al espacio verde está señalizada, pintada en rojo y en formato rampa.

Producto del impacto, tanto el automovilista como su acompañante fueron llevados al hospital Central.

Pero es el último ejemplo de varios hechos similares. El pasado 15 de noviembre, también en Sarmiento, pasando Castelli, un automovilista tampoco bajó la velocidad, se dio vuelta y terminó con el auto destruido.

Otro incidente en el Canota en noviembre de 2020 (Gentileza)

¿Son legales estas barreras que pueden terminar en accidentes?

Tras el accidente de hoy, los vecinos de Luzuriaga otra vez se mostraron preocupados por la velocidad con la que los conductores andan por la zona, teniendo en cuenta la cantidad de peatones y ciclistas que hacen uso diario del parque Canota.

En la Ley Nacional de Tránsito 24.449 no está incluida la definición de lomos de burro o reductores de velocidad en las vías de circulación. De allí que esté en el imaginario colectivo la idea de que son ilegales. Pero la realidad es que Mendoza se rige por su propia norma, la ley provincial 9.024, vigente y reglamentada desde 2017. Y justamente, se autoriza a los municipios a colocar medidas de seguridad y hacer obras en la vía pública para seguridad.

“Tenemos esa legislación que contempla la colocación de los lomos de burro”, aclaró Oscar Hómola, director de Seguridad Vial. Es precisamente el anexo I del decreto reglamentario 326/18 el que detalla, incluso, el diseño, el tamaño y las medidas a considerar en rotondas, badenes, pasos peatonales elevados o el “serrucho” de atención (las “tortuguitas”).

Así, por ejemplo, en el caso de las lomadas, se establece una altura de 0,10 metros y una distancia longitudinal de hasta cuatro metros. También se aclara el uso del material (hormigón o prefabricado), adhesivos y pintura durable.

Y en cuanto a las tachas, se especifica que sean retroreflectivas, de alta resistencia y de un alto menor a 35 mm.

Daños en la meseta de calle Sarmiento - Ignacio Blanco / Los Andes

Hómola resaltó que las lomadas permiten que la gente no pase rápido y preste atención al camino. Y en el caso del Canota o en otros puntos con pasos peatonales elevados, la seguidilla de accidentes puede atribuirse a un deterioro producto de las últimas lluvias de verano, tal como se aprecia en las imágenes.

De sufrir daños, el conductor accidentado puede accionar judicialmente contra los municipios. Estos últimos deberán responder, entonces, si los reductores cumplen con la señalización y características previstas por la norma vigente. Caso contrario, la persona puede ser indemnizada si así lo dispone la Justicia.

Quejas y proyecto de ley para prohibir tachas

El diputado provincial Mario Vadillo (Ciudadanos por Mendoza) comentó que, generalmente, las tortuguitas se utilizan para delimitar carriles, es decir, que tienen una característica específica. No obstante, aseguró haber notado que están instaladas en lugares de escaso tránsito, ya sea por pedido de vecinos o simplemente por el “negocio que hay detrás, que es una barbaridad el costo”. Y allí suelen generar más daños a los vehículos antes que protección a los peatones.

“Deberíamos avanzar a un país civilizados con símbolos como el ‘pare’ que son los que hacen al manejo. Acá, en cambio, tenés que frenar de manera brutal. Es como ‘vas a frenar sino te rompo el auto’. Vas a Chile y no existen los lomos de burro. Acá destruyen el tren delantero, ni hablar cuando te dejan los tornillos al aire de las tortuguitas, que dejan todo roto y el negocio de reponerlas”, explicó el fundador de Protectora.

Justamente, a través de esa ONG, el legislador suele canalizar reclamos de los conductores, quienes muchas veces demandan a las autoridades municipales por los daños y las lesiones sufridas ante la falta de señalización.

En esta línea, un caso que resonó fue el de un motociclista al que la Municipalidad de Godoy Cruz debió indemnizar, por decisión de la Justicia, con $600.000.

El 1 de octubre de 2017, el hombre iba por Panamericana, pasando la rotonda de un conocido hipermercado, cuando se “comió” un “lomo de burro de altura exagerada y peligrosa, sin ninguna señalización ni cartel”.

En la denuncia, el motociclista precisó que el “lomo de burro no se encontraba pintado ni señalizado el día del accidente” y que “al día siguiente se colocó un cartel”. Por eso reclamó por daño material y moral.

“Hacemos regresiones de estas problemáticas porque estamos cada vez más brutos y los municipios se aprovechan, ya sea con fotomultas que luego impiden acceder al carnet de conducir y al seguro. Vivimos presos de la política”, lanzó el diputado Vadillo, quien envió hace tiempo a la Legislatura un proyecto para prohibir la instalación de las tachas, pero atándose a lo dicho en la normativa nacional.

Pese a los cuestionamientos a los gobiernos municipales, desde Maipú indicaron que no han enfrentado denuncias y que las distintas disposiciones en las calles les han dado “buen resultado para reducir la velocidad”.

Precisaron que el departamento cuenta con 114 espacios públicos y que en los meses recientes han visto incrementado el tránsito de peatones y ciclistas, ya que la gente sale más seguido al aire libre como plan recreativo en medio de la pandemia.

También podés leer:

El Gobierno “reactiva” el ítem Aula por el paro en la vuelta a la escuela

Cines autorizados en CABA y Buenos Aires: ¿cuándo abrirán los grandes complejos en Mendoza?