lunes 2 de agosto de2021

Sólo suscriptores
Policiales

Crímenes en Mendoza sin culpables, entre la prescripción de la causa y la impunidad

Crímenes en Mendoza sin culpables, entre la prescripción de la causa y la impunidad
Marzo 2012. Frente de la vivienda ubicada en Fray Luis Beltrán donde encontraron tres cuerpos sin vida de los ciudadanos italianos. Foto: José Gutiérrez / Los Andes

Un electricista, tres ciudadanos italianos y un abogado, entre las víctimas con asesino desconocido.

  • lunes, 19 de julio de 2021
  • hs.
Sólo suscriptores

En nuestra provincia, crímenes conocidos y otros no tanto llevan años con causas abiertas y hasta la fecha se desconoce quiénes fueron los autores de esos asesinatos.

Este introito nos remite al reciente caso de Analía Estrella Libedinsky, asesinada el 12 de julio de 2006 junto al psicólogo Flavio Piottante y que el último minuto del pasado viernes, Mauricio Suárez dejó de estar acusado, mientras que la Justicia por estas horas busca a otros sospechosos.

La ley expresa que la “prescripción es un instituto de derecho público, que representa una garantía para el imputado de un delito y que le impone un límite al poder punitivo del Estado”. El Código Penal, en su artículo 62, establece 15 años para los delitos con penas de reclusión o prisión perpetua, como en este caso.

Diferente fue la situación de Alejandro Amitrano que en 1999, acusado de ser el autor de los golpes que terminaron con la vida de Belén, su hija de 3 años, logró mantener su clandestinidad durante 4 años, hasta que fue detenido en la ciudad de Paraná y, en juicio oral y público, terminó condenado -en el año 2014- a prisión perpetua.

Sin culpables

Sin embargo, en esta entrega hablaremos de otros crímenes que, pese a los años transcurridos no tienen imputados y, lentamente, van camino a quedar impunes, es decir sin justicia, lamentablemente.

Uno es el caso del electricista Aldo Espeche (50), que fue asesinado, en las cercanías del hospital neuropsiquiátrico de El Sauce, el viernes 28 de octubre del 2011. En su momento se hizo referencia a un ajuste de cuentas después de que se comprobara que la víctima había recibido varios disparos. Su vehículo terminó incendiado y colocaron su cuerpo en el baúl. Por el crimen hubo un detenido que, después de pagar una fianza, recuperó su libertad, aunque siguió vinculado al expediente.

También ese mes recibió un disparo la joven Gisela Molina de 18 años. Ocurrió en el barrio Santa Rita, de Las Heras, cuando la mujer que caminaba por la calle, quedó en medio de una balacera entre bandas antagónicas. Hubo sospechosos pero no se logró imputar a ninguno en la causa. La joven quedó internada en grave estado y falleció a los dos meses.

Un triple crimen

El 20 de marzo del 2012 fueron encontrados los cuerpos en total estado de descomposición de Antonia Faceto (60), su hermana Pierina (50) y su hijo, Luis (26), todos de nacionalidad italiana y con trastornos psiquiátricos. Vivían en una humilde vivienda de Los Álamos y Mitre en Fray Luis Beltrán. Según los peritos, el múltiple asesinato cometido a golpes y puñaladas se había producido una semana antes. La instrucción permitió la detención de un hombre que, al poco tiempo, fue liberado por falta de pruebas.

Germán Corvalán, de 42 años, fue asesinado el 3 de julio de 2012 en la puerta de un edificio de departamentos de la calle Olascoaga en la Quinta Sección de Ciudad, donde se desempeñaba como administrador. La víctima recibió dos impactos de bala que salieron de un arma calibre 22 y pese a la investigación nunca se detuvo al victimario.

Un defensor oficial

En la madrugada del 9 de agosto de 2013, el abogado defensor Marcos Derpich circulaba por el Corredor del Oeste a bordo de su camioneta Suzuki Vitara. Cuando se detuvo en el semáforo de Avenida Las Tipas y Gorriti fue abordado por dos hombres con intenciones de robarle la 4x4. El funcionario judicial recibió un solo disparo (efectuado desde el asiento del acompañante) que le atravesó el brazo derecho, ingresó por la axila y le perforó un pulmón y un riñón. En la camioneta se encontró una vaina, calibre 9 mm, pero nunca apareció el arma. El abogado logró arrancar el vehículo, pero terminó estrellado contra un árbol 200 metros más adelante. Intervinieron dos fiscales en la investigación que incluyó la detención de dos hermanos, pero que al poco tiempo fueron desvinculados del hecho. El ministerio de Seguridad ofreció recompensa a quien brindara información, pero no hubo respuesta .

Agosto 2013 Policía Científica trabaja buscando pruebas en Corredor del Oeste donde falleció el abogado Marcos Derpich al recibir un disparo y luego chocar con su camioneta.Claudio Gutierrez | Los Andes

Otro hecho sin resultados favorables para la investigación, es la muerte de Agustín Aybar. El homicidio del joven de 26 años ocurrió el 13 de septiembre del 2013 en calle Chile de Ciudad, donde la víctima vivía con su madre y ese día salió a la vereda a fumar un cigarrillo. Pocos saben lo que ocurrió en la calle, pero lo concreto es que Aybar recibió un balazo en el pecho y murió, sin que pudiera decir lo que había pasado.

Hoy podés ser parte de Los Andes y acceder a todos los beneficios

Convertite hoy en suscriptor de Los Andes y accedé a todas las noticias en forma ilimitada, contenido exclusivo, newsletter y podés comentar las notas. También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en más de 500 marcas.

Quiero ver las promociones vigentes