Covid-19: en Mendoza cada infectado contagia a casi dos personas

Continúan los controles de personas en distintas partes del país para evitar la propagación de contagios de coronavirus.
Continúan los controles de personas en distintas partes del país para evitar la propagación de contagios de coronavirus.

El índice R muestra el potencial de reproducción del virus que, tras la expansión de los últimos días, llegó a 1.6 en nuestra provincia. Salud también sigue con atención el índice de duplicación.

Los 162 casos de contagiados en Mendoza dispararon las alertas de quienes siguen la evolución de la enfermedad. Pero, los especialistas del Ministerio de Salud recomiendan no alarmarse.

Para esta sugerencia, tienen en cuenta, por un lado, el índice R –llamado número de reproducción- y los días de duplicación de los contagios. Actualmente estas cifras son de 1.6 para los primeros y de 13.4 para los segundos. Esto quiere decir que un contagiado puede, a su vez, transmitir el virus a 1.6 personas mientras que deberían pasar 13.4 días para que se dupliquen los casos activos actuales.

“Estos valores toman en cuenta muchas variables y hay que considerar que esto permite tomar medidas sanitarias para saber cómo seguir”, indicó la subsecretaria de planificación y cobertura sanitaria Mariana Álvarez agregando que estos valores se monitorean constantemente y se hace una reevaluación cada siete días según lo establece la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Índice R

Tanto el índice R como el tiempo de duplicación son indicadores de la evolución de la pandemia, a nivel mundial, y en función de ellos es que los gobiernos toman decisiones, por ejemplo, para aislar a las personas o ir flexibilizando la cuarentena.

El “R” es el índice de repetición de casos. Según explicó Manuel Ruiz, subdirector de planificación en salud, existen muchas formas de calcularlo. Se realiza con un software de la OMS llamado Epistem que toma parámetros regionales y en función de los casos de contagiados de cada día se obtiene un valor.

“Esto quiere decir que un valor para Mendoza no es comparable con valores obtenidos en Rusia o Inglaterra. Porque los parámetros en los que se basa el software son otros. Sería un error catastrófico hacerlo”, dijo el especialista. Así, por ejemplo, si en CABA el valor de R es 1.1 (sólo para graficar) y en Mendoza es 1.6 no implica que la provincia esté peor que la Ciudad de Buenos Aires.

El valor del índice R se interpreta de dos formas. Por un lado, permite saber cuánto puede contagiar una persona, pero la progresión del número de casos depende de los infectados activos, que para Mendoza es bajo. Esto se puede comprender a partir del ejemplo anterior. Mientras que en CABA el número de activos es alto, en Mendoza no lo es, aunque en Mendoza el R sea 1.6 y en CABA 1.1.

El otro significado tiene que ver con otra perspectiva que entiende a Mendoza dividida en tres sectores: el que es susceptible de contagiarse, el de los infectados activos y el de los recuperados. Aquí lo que se mide es la tasa de transmisibilidad (es decir la cantidad de casos que hay de susceptibles a infectados) y la tasa de recuperación (es decir, de los infectados a recuperados). La relación entre ambas tasas es lo que da R.

“Pero R depende de la población y se usa con más precisión cuando el número de casos está en el punto más alto de la epidemia. En este sentido, el aislamiento provincial permitió que no haya muchos casos, que los adultos mayores estén protegidos y que 86% de los casos sean de personas de menos de 60 años”, explicó Ruiz.

El índice R sirve para saber la evolución del número de personas susceptibles de ser contagiadas. Pero hay que considerar que un número elevado de R no es lo mismo con pocas personas infectadas que con muchas.

Tiempo de duplicación

Respecto del tiempo de duplicación, desde el Ministerio explicaron que está relacionado con el índice R pero que simultáneamente se deben considerar si se trata de conglomerados urbanos de mucha densidad (como AMBA) o con poblaciones más dispersas, como Mendoza.

El tiempo de duplicación tiene dos perspectivas. Por un lado permite saber, hacia el pasado, cómo estábamos en cantidad de casos y si este tiempo se cumplió pero, prospectivamente, permite tomar decisiones.

Por eso, hoy Mendoza tiene un tiempo de duplicación de 13.4 días. Esto quiere decir que pasados esos días deberían haberse duplicado los casos. Sin embargo, no es tan lineal ya que según los expertos, pasado ese tiempo la situación puede variar.

“Es un número para tomar con mucha calma. Además Mendoza tiene una condición favorable porque no hay casuística grande. Este número no te indica que estés en rojo ni mucho menos”, aseguró Ruiz quien además aseguró que no solo los números mandan sino también el tipo de contagio, los nexos o los grupos etarios, entre otros factores.

Ambos funcionarios aseguraron que el comportamiento social tiene mucho que ver en la variación de los índices y por esa razón reiteraron el pedido de aislamiento voluntario por 15 días.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA