miércoles 24 de febrero de 2021

El cardiólogo Nicolás Renna es uno de los especialistas que participó del estudio que se realizó en países de todos los continentes para llegar a la conclusión con evidencia científica.
Sociedad

Con aporte mendocino, confirman que los fármacos para la hipertensión no aumentan riesgos del coronavirus

Al inicio de la pandemia, surgieron algunas advertencias sobre dos fármacos para la Hipertensión Arterial referidas a que hacían que el virus “se replicara más”. Un estudio científico mundial determinó que no es así, y hasta recomienda mantenerlos para controlar enfermedades de base. Los resultados ya fueron oficializados y Mendoza fue la provincia con mayor participación en el estudio dentro de Argentina.

El cardiólogo Nicolás Renna es uno de los especialistas que participó del estudio que se realizó en países de todos los continentes para llegar a la conclusión con evidencia científica.

El mundo no volvió a ser el mismo a partir de marzo del 2020, con el inicio de la pandemia de coronavirus. Y entre tantas advertencias e información que se fue replicando, durante los primeros meses se alzaron algunas voces que advertían que dos fármacos con que son tratadas las personas que tienen hipertensión arterial o insuficiencias cardíacas originaban que el virus se replicara más. Las advertencias provenían de profesionales de la salud y de la misma comunidad científica.

“Se sostenía que el virus se divide e infecta más con estos fármacos; ya que usan el sistema renina angiotensina para esto. Hubo mucha discusión sobre el tema, y con especialistas de otros países participamos de un estudio completo. Y los resultados demuestran que no es malo suministrar estos fármacos, los pacientes que siguieron tomándolo no mostraron más mortalidad. De hecho, si se conserva esta medicación en pacientes con mucho riesgo, eso permite el control de enfermedades de base; además de que no se aumenta presión”, destacó el cardiólogo Nicolás Renna (40), especialista en Hipertensión Arterial, investigador del Conicet y uno de los especialistas que participó del estudio que se realizó en países de todos los continentes para llegar a la conclusión con evidencia científica.

Los fármacos sobre los que se centraban las advertencias –y que tenían la lupa posada sobre ellos- son los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (Enalapril, por ejemplo) y los antagonistas del receptor de angiotensina (Losartan o Valsartan, entre otros). No obstante, ya hay evidencia científica que confirma que no implican ningún riesgo extra.

La semana pasada, los resultados de esta trabajada investigación mundial fueron publicados por la prestigiosa revista The Lancet, en su apartado Respiratory. Se trata de la publicación médica más importante de la propia comunidad científica, por lo que -de esta manera- los resultados y la evidencia ya cuentan con su confirmación oficial.

El estudio

Luego de que surgieran estas primeras alarmas referidas a los principales fármacos con que se trata la Hipertensión Arterial, el 31 de marzo se dio inicio al trabajo de la comunidad médica mundial. “Nos pusimos en contacto con gente que trabajaba en Estados Unidos, con especialistas en Hipertensión Arterial y Cardiología; y el problema era que se había planteado la duda de los dos fármacos que actúan como inhibidores de enzima. En el mundo de la Hipertensión Arterial, ésta es la causa más frecuente de mortalidad en los Accidente Cerebro Vasculares. 35% pacientes tiene HTA, y más de la mitad están tratados con estos fármacos en Argentina”, explicó Renna.

Foto: Orlando Pelichotti / Los AndesOrlando Pelichotti | Orlando Pelichotti

Ante esta alarma, algunos sectores de la comunidad científica llegó a plantearse la necesidad de suspender estos medicamentos, al considerar que el mecanismo por el cual se multiplica el Covid-19 en el organismo utiliza los mismos receptores. “Pero las sociedades científicas en todo el mundo salieron a decir que no había evidencia científica suficiente, por lo que se dio inicio a este trabajo. Se reclutaron 152 pacientes a nivel mundial, y en Mendoza estuvo el primer centro del país. Sin embargo, como el pico fue más tardío en la provincia, se tomaron algunos centros en Buenos Aires primero, pero en la provincia estuvo el centro con mayor participación en Argentina”, agregó Renna, quien además es secretario de Ciencia, Técnica y Vinculación Tecnológica de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNCuyo y coordinador de Unidad Coronaria del Hospital Español.

El estudio consistió en comparar dos grupos de pacientes con hipertensión. Por un lado, aquellos a los que se les suspendió el suministro de estos fármacos; y, por el otro, quienes continuaron recibiendo sus dosis. “La intención fue evaluar cuatro puntos, y lo importante era determinar si había más mortalidad y más complicaciones entre quienes lo tomaban, comparados con los que no. El estudio se extendió durante cinco meses, en países de todo el mundo; y en agosto se conocieron los resultados”, detalló Renna, quien insistió en la conclusión de que no se detectaron más riesgos, vulnerabilidad o mortalidad entre quienes continuaron con los fármacos.

“De hecho, si se suspende esta medicación en una persona hipertensa, probablemente se pierda control de presión arterial y sea propenso a sufrir un infarto o un Accidente Cerebro Vascular”, sintetizó Renna.