¿Cómo saber si sufro una lesión en la mano por el uso excesivo del celular?

El uso del celular puede provocar la aparición de esta dolencia.
El uso del celular puede provocar la aparición de esta dolencia.

La repetición de algunos movimientos, por ejemplo, los que se producen por el exceso de uso del teléfono móvil, producen una particular y dolorosa lesión en la mano. Hay un test que permite comprobar si la estamos sufriendo.

Se le llama tendinitis a la inflamación de los tendones, lesión que no siempre se sufre cuando se dañan estos, sino a veces cuando es lo que las revisten las que reciben algún daño o desgarro puntual. A eso se lo conoce como tenosinovitis.

Cualquiera de las dos dolencias produce mucho dolor. Y entre los tendones que suelen afectarse están los de las muñecas y el costado del pulgar. Para esta lesión hay un nombre particular: “tenosinovitis de Quervain”.

Para aquellos cuya conducta de uso del celular suele ser muy frecuente, este dolor puede aparecer de manera común. Es una lesión de regular aparición porque los movimientos repetitivos en la muñeca (jugar al hockey, escribir, usar en exceso el celular, jugar mucho tiempo a videojuegos) la provocan. La repetición de un movimiento concreto de la mano día tras día puede acabar irritando la cobertura de los tendones, lo que puede provocar la hinchazón, el dolor y la restricción del movimiento de los tendones que conectan con la base del pulgar.

En otras palabras, quienes tienen esos hábitos, es muy común que sufran de dolor en la mano y la muñeca.

La edad es otro factor de riesgo para la aparición de la tenosinovitis de De Quervain, y también el sexo. Así, las personas más suceptibles son las mujeres mayores de 30 años.

Las manifestaciones tipificadas son: dolor o hinchazón frecuente cerca de la base del pulgar; pinchazos como de agujas o alfileres en la zona y el “trabado” del pulgar cuando se intenta moverlo. Movimientos de agarre (por ejemplo, de una lapicera) se complican también si hay tenosinovitis de Quervain.

Pero hay una prueba fácil de realizar que permite darnos un autodiagnóstico para conocer si lo estamos sufriendo. Se le llama Test de Finkelstein, que suele combinarse con la llamada Maniobra de Eichhoff.

Para realizarlo, hay que apoyar el dedo pulgar sobre la palma y cerrar los otros cuatro dedos en forma de puño. De esa manera, el pulgar quedará totalmente oculto por los otros dedos. Trascartón, hay que estirar el brazo hacia adelante, para que quede alineada la muñeca en su posición normal. Y finalmente, se debe bajar un poco la muñeca. Si con esa postura o movimiento aparece un fuerte dolor o si, incluso, no se puede completar alguna instancia de estas posturas, sin dudas estará presente la tendosinovitis de Quervain y será tiempo de consultar a un clínico o un traumatólogo.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA