Cómo era la Mendoza que recibió a Diario Los Andes

Los mendocinos oscilaban entre pasear por el lago que estaba en la Plaza Independencia o ir a escuchar las melodías del reloj de la Plaza Cobos, actual San Martín.
Los mendocinos oscilaban entre pasear por el lago que estaba en la Plaza Independencia o ir a escuchar las melodías del reloj de la Plaza Cobos, actual San Martín.

Era un localidad con casi 100 mil habitantes, una cantidad casi similar a la gente que hoy vive sólo en la Ciudad. Todavía en la Cuarta Sección actual estaban las ruinas del terremoto de 1861. Los Andes fue, y sigue siendo, el testigo más fiel del desarrollo de la provincia y de su debate de ideas.

La Mendoza que vio nacer a Diario Los Andes y lo adoptó definitivamente, era una provincia con casi 100 mil habitantes, una cantidad casi similar a la gente que hoy vive sólo en la Ciudad. Todavía en la Cuarta Sección actual estaban las ruinas del terremoto de 1861. Mendoza comenzaba a adoptar su perfil vitivinícola. Diario Los Andes fue, y sigue siendo, el testigo más fiel del desarrollo de la provincia y de su debate de ideas.

Los mendocinos oscilaban entre pasear por el lago que estaba en la Plaza Independencia o ir a escuchar las melodías del reloj de la Plaza Cobos, actual San Martín.

Ya en 1883 en Mendoza había problemas con la escasez de agua, se incentivó la perforación de pozos surgentes y se autorizó también a instalar cañerías de hierro en lugar de las de barro cocido para que el agua llegara a la gente.

A un periodista de Los Andes lo mandaron a cubrir la última visita de Sarmiento a Mendoza en 1884 y ese mismo año se sancionó la Ley de Aguas, se creó el Departamento General de Aguas y se inauguró el servicio ferroviario entre Mendoza y Buenos Aires. El viaje duraba 48 horas. Esa noche, para celebrar, se habilitó también el primer tendido de luz.

Ese año también se instaló el primer servicio público y colectivo de pasajeros y la primera línea de tranvía a caballos. El recorrido se iniciaba en la estación del ferrocarril, se extendía por avenida Las Heras, luego por San Martín al sur y llegaba hasta Colón. En seis meses se transportaron más de 70 mil pasajeros y se fundó la Compañía Mendocina de Petróleo en 1886.

En Mendoza morían 100 personas por día por la epidemia del cólera.
En Mendoza morían 100 personas por día por la epidemia del cólera.

También llegaron problemas, como la epidemia de cólera. Así fue como el gobernador Rufino Ortega decidió en noviembre de 1886 aislar a la provincia en sus comunicaciones con el resto del país. Pero Mendoza tuvo problemas para mantener el aislamiento. El Gobierno nacional consideró violatoria de la libertad de transitar la medida que prohibía el ingreso del tren a nuestra provincia. Sed insaciable, vómitos, pulso acelerado, opresión del pecho, respiración penosa, eran los síntomas del cólera. Se repartían gratuitamente medicamentos entre los afectados, se organizaron comisiones vecinales. En los templos de San Nicolás y San Francisco se rezaba pero la epidemia se extendió a Las Heras, Luján, Maipú y San Martín.

Las calles de la ciudad fueron regadas con agua con cal y se cortó el suministro de agua por las acequias. El espectáculo que ofrecía la ciudad era dantesco: morían animales domésticos por falta de agua, se secaban las hueras y languidecían los cultivos de estación. En las calles no había más tránsito que el de los auxilios y el pesado trajinar de las carretelas de cuatro ruedas que transportaban los cadáveres “como montones de leña” y hasta se llegó a enterrar a gente en estado de agonía. En Mendoza morían 100 personas por día.

Ya en febrero de 1887 la epidemia de cólera estaba controlada, pero había dejado 4.000 muertos.

Pero después la vida siguió, se creó el Banco de la Provincia de Mendoza y el Estado provincial suscribió su primer empréstito por 5 millones para obras de aprovechamiento de riego y la construcción de 12 escuelas en 1888.

Por su parte los privados también hacían sus cosas, Carlos Fader inauguró el primer oleoducto de América del Sud, en 1890, debido a que era muy caro trasladar en mulas el petróleo. Instaló 34.000 metros de caños y así el líquido llegaba a una cisterna instalada junto a las vías ferroviarias de Godoy Cruz.

En 1891 la Iglesia divulgó en el mundo la encíclica Rerum Novarum para abordar la cuestión social. Pero en Mendoza las cosas no iban bien, Diario Los Andes lo reflejaba y eso generó enojo con el poder político. Así fue como el gobierno allanó la imprenta de Los Andes y detuvo a su director, acusado de desacato a la autoridad.

También por esos años la provincia padeció una plaga de langostas que generó una grave crisis en 1892. Una marcha de 1.500 desocupados llegó a la Casa de Gobierno para reclamar por empleo. El Gobierno decidió emitir letras de tesorería para hacer obra pública y reactivar la economía.

En 1895, mientras en París los hermanos Lumière maravillaban al mundo con su cinematógrafo, en Mendoza se reformó la Constitución, se incorporó la figura del vicegobernador, se creó la cámara de diputados y la de senadores y la Suprema Corte de Justicia.

En 1896 se inauguró el Parque del Oeste, actual San Martín.
En 1896 se inauguró el Parque del Oeste, actual San Martín.

Por esa época, en 1896, estalló la primera huelga en Mendoza, fueron los carreros de la Municipalidad de la Ciudad los que no quisieron hacer su trabajo porque les bajaron el sueldo a la mitad. Ante las quejas de los vecinos por la falta de servicio, la comuna tuvo que anular el recorte salarial. Ese año también se inauguró el Parque del Oeste, actual San Martín. En 1899 llegó el “biógrafo” (cine) a Mendoza, el 16 de agosto se proyectaron en el Teatro Municipal distintas películas. Por esos años la crisis se sentía en Mendoza, había 16 mil niños de edad escolar que no iban a la escuela y la mortalidad infantil era elevada: el 47% de la cantidad de muertos anuales eran menores de dos años.

El Gobierno dispuso una práctica que se repetiría muchas veces en nuestra historia: la rebaja de los salarios de los empleados de la administración pública en 1901 y lo mismo se hizo en 1902 año en el que los bajaron dos veces. Los maestros en mayo cobraban el sueldo de enero. Pero comienzan también a llegar mejoras sociales como el descanso dominical, iniciativa que la apoyaban comerciantes y la comuna capitalina, pero se oponían los peluqueros y almaceneros. Alegaban que, como la gente cobraba el viernes o el sábado, gastaba más dinero el sábado o domingo, justo el día que debían estar cerrados. Finalmente se logró el descanso del domingo. Durante esos años también llegaron los primeros autos a Mendoza y se extendía el servicio de teléfono.

Los Andes se dedicó a informar sobre la compra de armas que realizaba la provincia, se agredió al periodista que escribía y se detuvo al director del diario por supuestas injurias contra el gobierno provincial. En 1908 se eligieron por primera vez concejales en los municipios. También comenzaba a regularse el progreso. Es que un diputado que tenía auto atropelló a dos personas, entonces comenzaron a elaborarse las ordenanzas de tránsito para los vehículos. A Mendoza llegaron los rayos X y el cine hablado y se realizó la primera filmación en nuestra provincia, al registrar la salida de la gente de la iglesia de San Francisco, el 19 de mayo de 1908.

El fútbol también fue ganando adeptos y Mario Casale, el primer piloto de avión, mendocino, comenzó a realizar vuelos sobre la ciudad y en 1912 comenzó el servicio de tranvía eléctrico.

En 1914 estalló la primera Guerra Mundial.
En 1914 estalló la primera Guerra Mundial.

En 1914 estalló la primera Guerra Mundial. El impacto pegó en la economía de la provincia haciendo subir los precios de los productos básicos. Digamos que comenzó el primer control de precios en Mendoza, la comuna capitalina se ocupó de chequear el valor de los productos y también instaló, en el triángulo de las calles Tiburcio Benegas y Belgrano, una feria franca con productos más baratos.

Toda la actividad económica de la provincia estaba complicada y por eso se reunieron industriales, comerciantes y agricultores en busca de soluciones, quienes terminaron pidiendo que se emitieran letras de tesorería para facilitar las transacciones.

Pero la crisis no aflojaba, entre otras cosas por el bajo precio del vino mendocino. Así es como se instaló en 1915 una “olla popular” en la esquina de calle Gutiérrez y la plaza San Martín.

La guerra no impedía avances. Uno fue la aplicación de la Ley Sáenz Peña que permitía el voto secreto. También se realizaron obras para mejorar la provisión de agua y se logró que cada persona de la ciudad recibiera 180 litros por día por persona.

Pero también tenían otros problemas los mendocinos: el analfabetismo llegaba al 42% y el ingreso de los más humildes bajó a la mitad en 10 años. Pero la gente también quería distraerse y se seguían instalando cines en Mendoza. Así fue como se abrió el cine Centenario en 9 de Julio y Las Heras y en el cine Colón, anexo a la confitería de Necochea y San Martín se exhibían películas de Chaplin.

En 1917 en la industria vitivinícola se avanzó en un cambio clave: se sancionó la ley 703 que fomentaba la creación de cooperativas vitivinícolas y aparecieron las dos primeras, la Compañía Vitivinícola Mendoza y la Sociedad Anónima Cooperativa. El precio del vino había subido gracias a la erradicación de viñedos pero las cosas no mejoraban del todo.

Así fue como los concejales de Capital mocionaron para que la comuna tomara un crédito por 100.000 pesos para comprar la quinta parte de las ventas de carne, pan y leche para revenderlos a precios accesibles para los sectores más humildes.

En 1918 asumió José Néstor Lencinas la gobernación y dispuso abrir las puertas de la Casa de Gobierno para que la gente la pudiera conocer.
En 1918 asumió José Néstor Lencinas la gobernación y dispuso abrir las puertas de la Casa de Gobierno para que la gente la pudiera conocer.

También Los Andes fue testigo del fin de los gobiernos conservadores y de la llegada del lencinismo al poder provincial. En 1918 asumió José Néstor Lencinas la gobernación y dispuso abrir las puertas de la Casa de Gobierno para que la gente la pudiera conocer. Además, organizó un banquete popular en la Plaza Independencia cuando asumió la gobernación el 6 de marzo. Declaró feriado provincial el 1 de Mayo para celebrar el Día del Trabajador y se avanzó en una legislación social importante. Creó la Inspección General del Trabajo con el fin de recibir denuncias por abusos en las condiciones laborales y sancionó la ley 732, de gran impacto debido a que fijaba un salario mínimo para trabajadores del Estado, para privados y ordenaba el pago de horas extra, estableciendo también que la jornada laboral no podía superar las 8 horas.

Lencinas utilizó leyes sancionadas durante la gobernación de Emilio Civit y emitió 4 millones de pesos, pero así todo las cosas no iban bien, los docentes llevaban 10 meses de atraso en sus sueldos.

En 1920 dos adelantos se pueden ver en Mendoza: uno era la venta de nafta destilada y el otro fue la llegada del primer avión con pasajeros desde Buenos Aires. También ese año los deshielos cordilleranos provocaron aluviones y se discutió en la Legislatura la realización de un dique en Uspallata. Cuando asumió Carlos Washington Lencinas, en 1922, el consumo de vino crecía y puso un impuesto al vino para financiar deuda atrasada y el funcionamiento del Estado. En 1924 llegó la radio, la primera emisora fue LOU Radio Parque del Estado y transmitía entre las 21 y las 23 enseñando telegrafía, consejos para agricultores y música popular.

Estas fueron las cosas más relevantes de la Mendoza que recibió a Diario Los Andes en sus primeros 50 años de vida.

138 años de historia

Los Andes celebra un nuevo aniversario con la mirada puesta en el futuro, aun cuando el presente esté lejos de ser el óptimo. La idea que moviliza este empeño es el de la resiliencia, un concepto que ha estado presente en este tiempo de pandemia y que habla de algo que Mendoza ha hecho a lo largo de su historia: levantarse de entre las ruinas.

Los Andes 138° aniversario.
Los Andes 138° aniversario.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA