miércoles 24 de febrero de 2021

Sólo suscriptores
Algunos alimentos estimulan el deseo sexual, pero otros no son recomendables si se quiere tener un encuentro íntimo.
Sociedad

Comidas afrodisíacas: cuáles sí y cuáles no se deben consumir para una cita sexual

En época de celebraciones hay muchos menús por probar. Existen alimentos afrodisíacos como el chocolate, pero también algunos que no hay que comer. Conocé qué conviene si estamos en una cita romántica y tenemos pensado también disfrutar del sexo.

Algunos alimentos estimulan el deseo sexual, pero otros no son recomendables si se quiere tener un encuentro íntimo.
Sólo suscriptores

Uno de los grandes fetiches, para algunos, es la comida. Y no solamente por el gusto de comer, sino por el placer de hacerlo en compañía de alguien especial, como preludio de un encuentro íntimo o como la práctica de combinar alimentos y sexo. ¿Existen las comidas afrodisíacas?

Una vez más, los japoneses nos llevan milenios de ventaja. El nyotaimori, que literalmente significa “presentación en cuerpo de una mujer”, que consiste en comer sashimi o sushi del cuerpo de una mujer desnuda. El nantaimori alude a la misma práctica, pero sobre el cuerpo de un hombre. Ambos se encuadran en las sitofilias o food play, que consiste en mezclar erotismo y comida. Pero dejando de lado los fetiches, existen ciertos alimentos que cargan con la contundente fama de predisponer al placer sexual y se los conoce como afrodisíacos. ¿Cuánto hay de realidad en esto? La mayoría de los expertos coinciden en que un alimento por sí mismo no va a encender el fuego donde no hay interés. Pero en un escenario óptimo, donde ambas personas se sienten atraídas físicamente, algunos alimentos (sobre todo naturales) ayudan a potenciar esa atracción.

Los estímulos que podemos recibir con la comida o la bebida llegan a nuestro cerebro a través de estos y es ahí donde realmente se le da el significado de excitante o no. Cuando esos mensajes llegan al cerebro se conectan con nuestra memoria de otras experiencias y eso hace que pueda ser más excitante.

No existe una comida “milagro” que al comerla despierte de manera sistemática nuestras ganas. Sacar una cucharadita de crema y ofrecérsela a tu pareja puede aumentar la líbido, pero, esa misma crema encima de un flan que te sirven en la mesa de un restaurante durante una comida familiar no nos va a excitar para nada.

Como siempre, el primer órgano sexual es el cerebro.

Algunos alimentos están fuera de discusión, porque su ingesta aumenta la serotonina -sustancia está relacionada con la afectividad- y se utiliza, por ejemplo, en los antidepresivos. Igual ocurre con la dopamina, que ayuda en la interacción con el entorno y es una de las que les falta a los enfermos de Parkinson.

El chocolate tiene un elemento que es la feniletilamina, que puede activar la serotonina y los centros de recompensa, por lo que cuando una persona toma cacao se siente bien con uno mismo. También se lo considera un antidepresivo, porque contiene otros nutrientes como el zinc, la arginina o el magnesio que se pueden relacionar con la actividad cerebral.

Otras comidas están en una zona gris, en la que si bien son potencialmente afrodisíacos por sus componentes, también pueden tener reacción durante la digestión que provoquen lo opuesto al efecto deseado.

Y también están los que rotundamente hay que evitar, como sea, si queremos tener un encuentro agradable.

Alimentos que estimulan el deseo (o activan la serotonina)

Anís: Se sabe que en tiempos de los griegos y los romanos, las personas tenían la costumbre de chupar las semillas de anís para obtener efectos estimulantes, y en Oriente es común utilizarlo como tratamiento natural para curar la impotencia. Además, sus pequeñas y aromáticas semillas son la base del Pernod, una bebida francesa que se puso de moda en Europa en el siglo XIX y que es reconocida por sus efectos afrodisíacos.

Jengibre: Tal y como ocurre con la canela, es uno de los afrodisíacos naturales más conocidos en todo el mundo. Entre las múltiples propiedades –desde curar resfriados hasta prevenir enfermedades cardiovasculares– está la de ayudar a mejorar la impotencia sexual en los hombres y aumentar la libido femenina.

Miel: Se la considera afrodisíaca por su alto contenido en minerales y vitaminas B y C que aumentan la producción de hormonas sexuales en el organismo aumentando los niveles de testosterona en sangre a los poco minutos de haberla consumido. Además, al tomarla pasa rápidamente al torrente sanguíneo y sus efectos estimulantes actúan de un modo casi inmediato. Mezclado con jengibre, especialmente en países árabes, se utiliza como un remedio natural para la fatiga sexual. Pero no es algo exclusivo de estas partes del mundo. En países como México, la miel virgen, sin purificar ni refinar, es un antídoto popular para los hombres que padecen impotencia y algunos aborígenes de Bolivia utilizan el poque (residuo de la miel silvestre) para combatir la esterilidad en hombres y mujeres.

Espinacas: Los vegetales de hoja verde no sólo son buenos para la salud, sino que también ayudan en el impulso de su vida sexual por sus altos niveles de magnesio, mineral fundamental, entre otras cosas, para la producción de testosterona. Además, están repletas de antioxidantes como las vitaminas A, C y E. También se le atribuyen propiedades beneficiosas para mejorar la fertilidad.

Regaliz: Para aquellos que viajan, -ya que no es común conseguirlo en Argentina- el regaliz es un dulce que se considera afrodisíaco porque estimula los estrógenos femeninos aumentando su libido, pero también para ellos: al parecer, especialmente en su variedad negra, incrementa el flujo sanguíneo en la zona del pene ayudando a que éste se ponga erecto con mayor facilidad. Pero cuidado, su consumo excesivo disminuye los niveles de testosterona.

Clavo: Esta especia, versátil en la cocina, según un estudio de la revista BMC Complementary and Alternative Medicine en la India, los clavos se han utilizado para tratar la disfunción sexual masculina durante siglos.

Almendras y nueces: Otro producto que no se puede dejar afuera son los frutos secos como almendras, nueces y avellanas, porque contienen L-arginina, que se convierte en óxido nítrico, impulsor de la libido y deseo sexual. Se recomienda consumir 30 gramos aproximadamente durante un picoteo.

Productos que mejoran el rendimiento sexual

Salmón y yemas de huevo: Un reciente estudio descubrió que la vitamina D aumenta los niveles de testosterona, la hormona que potencia tu deseo sexual. Además, los huevos son altos en proteína, que es una fuente de energía, y también son bajos en calorías y con una gran cantidad de aminoácidos, eficaz en el tratamiento de distintos tipos de afecciones cardíacas y disfunción eréctil.

Pistachos: Un estudio realizado en Turquía hizo ingerir a 17 hombres 100 gramos de pistachos durante tres semanas. Al final, todos sin excepción percibieron una notable mejora en su función eréctil, en su capacidad de sentir un orgasmo, una subida de la líbido, mayor satisfacción sexual y mejores niveles de felicidad con su vida. Los pistachos contienen una alta cantidad de aminoácidos que aumentan el óxido nítrico del cuerpo.

Ginseng: Investigadores de la Universidad de Hawai descubrieron que mujeres que tomaron un suplemento de ginseng aumentaron significativamente su libido en un mes, y el 68% también afirmó que su vida sexual mejoró dramáticamente. Se puede consumir como infusión o también en forma de comprimidos, que se compran en dietéticas.

Azafrán: Investigadores de la Universidad de Guelph han descubierto que el azafrán puede mejorar el rendimiento sexual. La mejor forma de usarlo es remojando los hilos en un líquido caliente durante 15 minutos y luego agregarlos a cualquier grano como arroz, quinoa o cebada, o usarlo en una sopa o estofado.

Pimientos y duraznos: Según un estudio de la Universidad de Texas realizado en 75 hombres, después de tomar 200 miligramos diarios de vitamina C a través de fruta, notaron una mejora de esperma de un 15% más que antes de ingerirla. Esto no solo supuso un mayor número de espermatozoides, sino una tasa de supervivencia más alta y mayor energía. De acuerdo a los investigadores, la vitamina C parece tener la función de proteger el ADN del esperma. Por supuesto, las naranjas son la opción más obvia, pero puedes alternarlas con pimientos amarillos, duraznos o espinacas.

Maca: Un estudio realizado en el año 2001 mostró que la especie sudamericana de esta planta es uno de los alimentos que mejora el rendimiento de los espermas. De hecho, los resultados de este estudio pusieron de manifiesto que el consumo de este producto, durante cuatro meses, por hombres de entre 24 y 44 años ayudó al incremento de la producción de esperma en los participantes de la investigación. En Mendoza es fácil encontrarla en polvo, tiene un sabor levemente dulzón y una consistencia similar a la de la fécula de maíz. Muchos deportistas la consumen para mejorar su rendimiento en los entrenamientos. Una cucharadita en un vaso de yogur es suficiente para sentir el subidón de energía.

Hierbas: Algunas infusiones podrían ayudar a prevenir disfunciones sexuales como la eyaculación precoz. Un té de tilo, manzanilla o valeriana ayudarían a mejorar el rendimiento sexual, sobre todo en los hombres. Esto probablemente se deba que las infusiones -sobre todo de este tipo de hierbas- son relajantes y colaboran en la prevención de enfermedades cardiovasculares, trombosis varices, arteriosclerosis, restaura las paredes de los vasos sanguíneos.

Alimentos infaltables como compañeros del placer sexual

Sandía: Aunque es 92% de agua, el 8% restante está repleto de nutrientes vitales para la salud sexual. Investigadores del Centro de Mejoramiento de Frutas y Hortalizas de Texas A&M informaron que la sandía tiene ingredientes que dan efectos similares al viagra en los vasos sanguíneos del cuerpo humano e incluso podrían ayudar a aumentar la libido.

Maracuyá: Al ser rico en antioxidantes, vitamina C, Potasio, Magnesio y Fósforo, es ideal para mejorar la circulación porque es un gran vasodilatador. La mejor forma de consumirlo es hirviéndolo con cáscara durante 4 minutos, y luego haciendo un licuado.

Chocolate: El consumo de 20 gramos diarios de chocolate alto en cacao (70% o más) aporta antioxidantes y sensación de placer. Contiene fenitelamina, compuesto que estimula la sensación de excitación y bienestar. Tiene metilxantinas, que aumentan la sensibilidad del cuerpo”.

Palta: La palta o aguacate, como se lo conoce en el resto de Latinoamérica, proviene de un árbol llamado por los aztecas “Árbol del testículo”. Antiguamente se tomada como un fruto afrodisíaco femenino. Durante la conquista de América los españoles llevaron a este fruto a Europa y propagaron sus propiedades afrodisíacas. Tal fue su fama que los sacerdotes prohibieron que las feligresas consumiesen ese alimento. Las propiedades del aguacate son infinitas y muchas de ellas funcionan como estimulantes sexualesm, porque aporta cerca de 20 nutrientes esenciales y fibra, además es rico en grasas saludables monoinsaturadas y poliinsaturadas (como los ácidos grasos omega 3), vitaminas A, C, D, E, K, vitaminas del complejo B y el potasio.

Manzanas: Esta fruta contiene una hormona llamada floridzina, un fitoestrógeno que tiene una participación muy importante en la lubricación vaginal y en la sexualidad femenina. Las manzanas contienen polifenoles y antioxidantes que estimulan el flujo sanguíneo a los genitales femeninos, lo que ayuda a la excitación. Además, el consumo de manzana verde ayuda a mejorar el sabor del esperma.

Frutillas bañadas en chocolate: Es un alimento excitante porque activa el sistema de alerta, contribuye en la liberación de endorfinas y consigue un estado generalizado de placer y bienestar. Pero además, la unión de frutillas y chocolate dispara nuestra imaginación en lo que a erotismo se refiere. Más allá de eso, las frutillas son ricas en vitamina C, por lo que estimulan de forma directa las glándulas endocrinas y el sistema nervioso, que nos hace estar más receptivas ante cualquier estímulo sexual.

Bananas: Siempre resulta una gran idea consumirlas, ya que el potasio aumenta la energía y el deseo sexual, además de evitar calambres durante las relaciones.

Afrodisíacos, pero peligrosos

Estos alimentos están catalogados como afrodisíacos, sin embargo su digestión y metabolización en el cuerpo pueden generar algunos resultados indeseados. Por ese motivo se ganaron este apartado, en el que el lector decidirá si desea correr el riesgo de consumirlos o no.

Brócoli: Si bien es una buena opción para aumentar el deseo sexual, porque contiene vitamina C que tiene ayuda a la circulación de la sangre a los órganos y también se ha asociado con una mejora de la libido femenina, requiere mucho tiempo de digestión y una gran cantidad de energía para quemar los azúcares, además claro de que su fermentación en el intestino provoca gases y fuertes olores.

Legumbres: Todas tienen un poder afrodisíaco ya que proporcionan serotonina, lo que da sensación de placer y tranquilidad al sistema nervioso. Algunos especialistas recomiendan consumirlas en hummus, teniendo en cuenta que la dosis debe ser baja para evitar malestares gástricos.

Especies: Tanto el ajo, como el ají aumentan la circulación e irrigación sanguínea. El ají tiene una sustancia llamada capsaicina, que acelera el ritmo cardíaco y permite liberación de endorfinas, provocando una sensación de felicidad. Estos alimentos pueden utilizarse (de a uno) como condimento de una comida afrodisíaca, pero teniendo mucho cuidado con la cantidad, porque cada persona tiene una tolerancia digestiva diferente.

Moluscos y mariscos: Estos productos marítimos son ricos en yodo y en zinc, que son alguno de los elementos requeridos para producir la testosterona. Sin embargo, investigaciones científicas contemporáneas comprobaron que la baja presencia de zinc en el organismo humano –muy abundante en los moluscos y crustáceos– rebaja sustancialmente el tono sexual. Además, algunos mariscos tienen un sabor muy fuerte que puede jugar en contra en un encuentro sexual seguido de su consumo. Por último, algunos estudios dan cuenta de que provocan un sabor desagradable tanto en los líquidos seminales como en el flujo vaginal.

En cuanto a sus beneficios, podemos mencionar que promueven la liberación de hormonas sexuales, impulsando el deseo. Algunos estudios sostienen que debido a la forma de consumirse y sus características organolépticas, también excitan los sentidos y por ende la libido. Ideal como aperitivo junto con una copa de vino o espumante.

Café: Según un estudio realizado por el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en más de 3.700 hombres, esta bebida tan matutina tiene la potencia de mejorar tu vida sexual. Aquellos que toman el equivalente de 2 a 3 tazas al día (entre 170 y 375 miligramos de cafeína) tuvieron menos probabilidades de reportar problemas relacionados con la disfunción eréctil que los hombres que no las tomaron. ¿A qué se debe esto? La cafeína desencadena una serie de efectos en tu cuerpo que ayudan a que las arterias de la zona genital se relajen y aumente el flujo sanguíneo, produciendo un efecto similar al de medicamentos para tratar la disfunción eréctil como la viagra.

Sin embargo, aunque mejora las erecciones, el café reduce la producción de cortisol, la hormona que elimina el estrés que es la encargada de activar el deseo sexual.

Vino tinto: Todo mendocino sabe que no hay nada mejor para preparar el ambiente que un buen vino. Además, la mayoría de los médicos y la Organización Mundial de la Salud, recomiendan el consumo de una o dos copas diarias para mejorar el sistema cardiovascular. Por su alto contenido de antioxidantes, relaja y puede ayudar a la libido. Una dosis mayor puede hacer el efecto contrario, porque entorpece el sistema nervioso central y puede provocar disfunción eréctil, dificultades para alcanzar el orgasmo o todo lo contrario, eyaculación precoz. Además, el consumo excesivo y continuado de alcohol disminuye los niveles de vitamina A, que produce esterilidad.

Los que no se deberían consumir nunca

Azúcar refinado: El azúcar refinado es un gran enemigo de la actividad sexual. Si los niveles de glucosa son muy altos provocarán que disminuya el deseo sexual ya que provocan daños en los nervios, el tejido eréctil y los vasos sanguíneos del pene.

Edulcorantes artificiales: La mayoría contienen aspartamo, un químico que inhibe la formación de serotonina, provoca dolor de cabeza, depresión, irritabilidad, ansiedad e insomnio. Al disminuir la sensación de bienestar, también disminuye la líbido e impiden la producción de dopamina, un neurotransmisor necesario para una conducta sexual normal. Por lo tanto es mejor optar por edulcorantes naturales como la miel o la estevia.

Papas:Tanto hervidas como en puré, y sobre todo fritas, pueden causar impotencia sexual porque producen problemas circulatorios, aunque su presencia en la dieta es necesaria en la dosis adecuadas.

Carne roja: Aunque su aporte de cinc -al igual que el pescado- podrían faciliar la estimulación sexual, lo cierto es que las grasas saturadas que aporta este tipo de carne afectan a los niveles de colesterol LDL. Y esto, a su vez, disminuye la libido y el rendimiento en la cama de hombres y mujeres.

Soja: La soja y sus derivados tienen muchos nutrientes beneficiosos, pero su alto contenido en isoflavonas hace que suban los niveles de estrógenos y bajen los de testosterona, por lo que hace que disminuya la libido.

Comida chatarra: Para empezar, los altos niveles de sodio que contienen estos alimentos, sumado a las grasas saturadas, suben la presión arterial, impidiendo que los genitales reciban el flujo sanguíneo necesario. Además, los fritos, los productos envasados industriales, todo lo que aporta un exceso de calorías provocan un aumento de peso y obesidad, obstruyen las arterias y pueden alterar los niveles de azúcar en la sangre, lo que interfiere con el deseo sexual.

Gaseosas, bebidas azucaradas y energizantes: Aunque parezca que tienen la fórmula de la felicidad eterna, las bebidas gaseosas pueden predisponer a la depresión y afectar al apetito sexual además de aumentar el riesgo de padecer obesidad, deshidratación, pérdida ósea y diabetes. EN cuanto a las energizantes, al contener azúcar, cafeína y taurina, no se recomiendan para los momentos previos al sexo, ya que uno de los efectos detrás de las bebidas energéticas radica en que disminuye la testosterona, y en consecuencia, reduce las cantidades de libido.

Quesos: Es uno de los alimentos más apetecidos en todo el mundo, sin embargo su consumo puede producir olores fuertes que inhiban el deseo sexual. Además, en conjunto con el helado, la leche y otros productos lácteos suelen ser causar gases o pesadez estomacal, por lo que no son recomendables en una cena romántica.

Porotos y frijoles: A nadie se le ocurriría un encuentro sexual que incluya locro, por ejemplo. Sin embargo algunos preparados -sobre todo los típicos mexicanos o árabes- contienen este tipo de alimentos procesados, lo cual no los hace menos problemáticos. La inflamación y los gases los dejan fuera de la lista de consumo permitido, inclusive, en días previos a la cita.

Pochoclo: Recientemente se ha comprobado que las palomitas de maíz para microondas pueden tener grandes desventajas para el deseo sexual masculino. Según un estudio científico, se supo que los ácidos perfluoroalquilos, presentes en el revestimiento interior de las bolsas de las palomitas causan una menor producción de espermas, y a la larga, pueden provocar infertilidad.

Ajo y cebolla: Casi no hace falta explicar por qué hay que evitarlos. En caso de no poder evitarlos, porque las circunstancias se imponen (por ejemplo, porque estamos en una casa y la persona preparó un menú con estos ingredientes) podemos ayudarnos con el consumo de jugo de limón, un té de menta o té verde o caramelos mentolados. Nunca sustituir estos por chicles.