Ayudadas por la ciencia, cada vez más mujeres eligen ser madres cerca de los 50 años

Imagen ilustrativa / Web
Imagen ilustrativa / Web

Así lo aprecian los especialistas, que además afirman que, gracias a los avances tecnológicos, a diferencia de lo que se creía antes, no reviste mayores riesgos que a los 40 años. Aseguran que se vive con una mayor plenitud.

Cada vez es más frecuente que mujeres de alrededor de 50 años decidan encarar la maternidad. Es algo que hasta hace unos años era bastante infrecuente pero los especialistas aseguran que permanentemente llegan mujeres con este proyecto para sus vidas. Desde hace un tiempo, cambios culturales habían empujado la edad de gestación más cerca de los 40 años, esto ya no es novedad y se va un paso más allá.

El tema requiere revisar ciertos mitos asociados a temores y probables riesgos que durante tanto tiempo se asociaron a las “madres añosas”, término que ya quedó totalmente obsoleto, sostienen los médicos.

“Cada día se ve más porque las mujeres se han dedicado al desarrollo personal y profesional, no han tenido una pareja y cuando son grandes quieren formar una pareja”, contó el gineco-obstetra Jorge Ghazoul, con 43 años de experiencia.

Es que los avances tecnológicos y en el mundo de la medicina han permitido darle mayor contención y seguridad para garantizar un derecho ganado para el territorio femenino.

Esta decisión, en una buena parte de los casos, está asociada a la determinación de priorizar en los primeros años de juventud cuestiones personales, la carrera, viajes y experiencias así como la preferencia de contar con mejores condiciones económicas para afrontar el desafío.

Por otra parte, muchas mujeres deciden esperar a conocer a esa persona adecuada para encarar el proyecto, otras lo eligen como uno propio que encaran solas, mientras que hay quienes han roto vínculos anteriores y formaron nuevas parejas con quienes persiguen este deseo. Parte de estas mujeres también han estado tras la búsqueda de un embarazo, quizás con tratamientos, y no tuvieron éxito anteriormente.

Daniel Rúffolo, ginecólogo y obstetra, también aseguró que se ven cada vez más casos y destacó que a esa edad los embarazos están asociados a tratamientos de fertilidad.

“Hay un sesgo estadístico. La mayoría lo hicieron por tratamientos y, si se tomara los embarazos espontáneos, 50% son post tratamiento de estimulación”, resaltó. En este punto, Rúffolo comentó que se dan casos de personas que han estado en tratamiento, lo suspenden y meses después se da la concepción, que se cree natural pero que, en realidad, está mediada por los resabios de aquella intervención.

El médico dijo que más que nada el corte se da a los 40 años. “La ley en Argentina les cubre (los costos) hasta los 45 años, por eso cuando tienen 44 se apuran. A los 50 años tienen que hacerse cargo del procedimiento. A veces van a reclamo legal y les cubre porque hay jurisprudencia”, apuntó.

Una experiencia distinta

“Si ya desde hace una década tener hijos a partir de los 40 es de lo más común, los expertos avisan que vamos camino a que ocurra lo mismo con los 50″, asegura el diario La Vanguardia de España en una nota publicada en mayo.

Parte del sustento está en datos oficiales de ese país: en 2020, que es el último año del que se tienen estadísticas, y según el Instituto Nacional de Estadística (INE), hubo 5.972 mujeres que dieron a luz con 40 años, frente a los 3.830 bebés que nacieron de madres con 25 años.

Laura Prudencio es periodista mendocina y acaba de ser mamá de dos mellizos a los 51 años, junto a su pareja de la misma edad.

Contó que era un tema pendiente, ya que tuvo una hija cuando era joven y luego volvió a intentarlo pero no tuvo éxito con los tratamientos. “Estaba llegando al límite pensando en la salud del bebé y se presentó esta oportunidad”, recordó.

“Al principio tuve mucho miedo porque soy grande, porque pensé que podían venir los bebés con problemas, ya el hecho de que fueran dos me asustó mucho. Fue muy impactante pero durante el embarazo tuve mucho acompañamiento médico. Me parece elemental, cuando alguien decide ser mamá grande, no dejarse estar con los controles, eso me ayudó muchísimo y me dio tranquilidad”, relató Prudencio a Los Andes.

“Es algo maravilloso. Se vive muy diferente la experiencia de haber sido mamá joven y ahora se vive mucho más relajado, se disfruta cada segundo mucho más y todo lo demás pasa a segundo plano”, aseguró.

Y luego explicó qué influye en esa diferencia: “Cuando fui mamá de mi primera hija tenía una carrera incipiente, la profesión, el tener seguridad económica, todas cosas que están por lograrse y eso jugaba en la balanza del lugar que le das a la maternidad. No le das todo el tiempo que quisieras. Ahora, me encanta levantarme de noche, cada cosa que pasa con ellos es un disfrute total”.

Condicionantes

El doctor Gahzoul mencionó que, en general, a esa edad en el 95% de los casos se encuentra cero reserva ovárica y es por eso que debe recurrirse al tratamiento.

En la publicación española se hace referencia a una investigación que demostró que a esa edad un embarazo no reviste mayores riesgos. Fue realizado por científicos de la Universidad Ben-Gurion del Negev (BGU) y del Centro Médico de la Universidad de Soroka y, según remarcan, los resultados demuestran que, tanto para la madre como para el niño, dar a luz después de los 50 es tan seguro como hacerlo a los 40 años.

En el proceso, los expertos registraron las complicaciones de los embarazos en mujeres mayores de 50 años y lograron determinar que, gracias a los avances médicos y tecnológicos que incluyen la fertilización extracelular y la donación de óvulos, la edad en que una mujer puede dar a luz ha aumentado gradualmente sin que esto implique más riesgos que a los 40.

De todas formas, Rúffolo destacó que a esa edad también son muy frecuentes los abortos espontáneos. Es por eso que se resalta, más que nunca, la importancia de los controles periódicos para tener un seguimiento adecuado.

El profesional dijo que, con tratamiento, los embarazos a esta edad tienen buena evolución. De todas formas, agregó que pueden aumentar las complicaciones, sobre todo hipertensión y diabetes, después de los 45, casi como una constante.

“Son embarazos de cuidado: ahora está de moda la palabra alto riesgo, es decir, con patologías agregadas, hipertensión, trasplantadas renales, muchas con trasplante hepático, cardiaco que antes no se veían y ahora con mayor frecuencia”, enumeró Gahzoul en cuanto a casos que pueden presentarse.

Pero, por otra parte, dijo que si bien son de cuidado, en mujeres que son sanas y no tienen patologías agregadas no suele haber mayores sobresaltos. Agregó que tienen el mismo riesgo de desarrollar preeclampsia o diabetes que una paciente de 40 años.

“No significa que tengan mayor morbilidad. Con cuidados, plan alimentario y gimnasia preparto van bien”, señaló el el gineco-obstetra. Dijo, además, que es frecuente que el bebé nazca por cesárea porque las mismas madres lo eligen ya que prefieren evitar riesgos y esto es más frecuente en el sector privado.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA