sábado 26 de septiembre de 2020

El ministro González García y el presidente Fernández junto a representantes de la firma sueco-inglesa AstraZeneca. / Gentileza
Sociedad

Argentina hará más de 150 millones de dosis de la vacuna de Oxford

Se producirá en conjunto con México para distribuir en países de América Latina. Estaría disponible en el primer semestre del año que viene.

El ministro González García y el presidente Fernández junto a representantes de la firma sueco-inglesa AstraZeneca. / Gentileza

Alberto Fernández anunció anoche que la Argentina, junto con México, participará de la fabricación de la vacuna contra el Covid-19, que desarrollan la Universidad de Oxford (Reino Unido) y el laboratorio AstraZeneca (AZ), cuya sede central está en Londres y tiene presencia en varios países; entre ellos, el nuestro.

El Presidente de la Nación aclaró, de todas maneras, que la noticia es positiva “para el futuro” pero que no resuelve los problemas del presente, ya que se debe seguir prestando atención a la evolución de la cantidad de casos positivos y de fallecimientos.

Sin embargo, resaltó que este acuerdo “pone a la Argentina en una situación de tranquilidad y de poder disponer de la vacuna cuando lo requiera y a un precio razonable”.

A su turno, el ministro de Salud, Ginés González García, que compartió el anunció presidencial en la quinta de Olivos junto con la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, subrayó que “no es fácil producir la materia prima de una vacuna de esta complejidad” y que, por lo tanto, la Argentina tenga “la capacidad de hacerlo” es algo que enorgullece.

Según el presidente Fernández, la empresa AZ y Oxford “han confiado en la Argentina la producción del material central de la vacuna y han confiado en México el desarrollo final, el envasado, y la distribución de acuerdo con lo que la empresa disponga”.

La producción es financiada por la Fundación Slim, creada por el magnate mexicano de las telecomunicaciones Carlos Slim, y se podrán producir entre 150 y 250 millones de vacunas, que estarán disponibles para el primer semestre de 2021. Se irán distribuyendo entre los países de América Latina (salvo Brasil), cuyos gobiernos así lo demanden.

Etapa de desarrollo

Esta vacuna se encuentra en la fase 3, de manera que aún no está habilitada su producción masiva ni, por ende, su distribución. Que esté en fase 3 significa que por tercera vez se está probando en humanos, en grupos cada vez más numerosos, tras los ensayos preclínicos con animales.

En Inglaterra se probó en 1.077 personas y por ahora no se presentaron efectos adversos secundarios graves.

“Tenemos la posibilidad de tener la vacuna en el primer trimestre del 2021”, había dicho el ministro de Salud. El presidente Fernández dijo anoche que la ventaja para la Argentina es que podrá tener la vacuna con “entre seis y doce meses” de antelación.

Según González García, se vacunará primero a los trabajadores de salud, a los adultos mayores y a las personas que tienen patologías prevalentes. “Después iremos viendo hasta dónde se extiende. El nivel de inmunidad va a ser determinado por la evolución de la propia pandemia, que no la eliminará pero sufrirá un golpe muy fuerte”, aseveró.

Precio y efectos adversos

El precio la vacuna será de entre 3 y 4 dólares estadounidense (entre 300 y 400 pesos argentinos, al tipo de cambio oficial más el impuesto PAIS). Sin embargo, el Presidente sostuvo que el desarrollo es sin fines de lucro, aunque no se especificó si será de aplicación gratuita en el país.

Según voluntarios de la vacuna de Oxford, que se da en dos dosis, en algunos casos puede generar, como otras vacunas, efectos adversos como dolor de cabeza. Pero nadie hasta el momento ha necesitado asistencia médica y en menos de 24 horas desaparece el malestar, que, mientras tanto, puede atenuarse con analgésicos, como el paracetamol.

La Argentina participa ya de otros proyectos contra el nuevo coronavirus. Por ejemplo, la empresa farmacéutica estadounidense Pfizer está probando en nuestro país su vacuna que, al igual que la de AZ-Oxford, se encuentra en la fase 3.

También la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) aprobó el mes pasado el ensayo clínico en fase 2-3 del suero equino hiperinmune. Además, están en investigación otros tratamientos en humanos, con antiinflamatorios, los antivirales y el plasma de pacientes recuperados de Covid-19, entre otros.

En el mundo hay más de 170 vacunas en investigación, de las cuales 26 están en la etapa de ensayos con humanos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Cinco de ellas ya han pasado a la fase de pruebas clínicas: la de la Universidad de Oxford, la de la empresa estadounidense Moderna, la de la alemana Biontech, la estadounidense Pfizer, y las de las compañías chinas Sinovac y Sinopharma.