jueves 25 de febrero de 2021

El 16 de marzo fueron suspendidas las clases presenciales por el aislamiento de la pandemia de COVID-19, a fin de año retornaron algunos alumnos.
Sociedad

Argentina, en el puesto 11 entre los países con más semanas sin clases presenciales

Está detrás de Chile, ubicado noveno, y de Guayana en el tercero y son los tres primeros países de Sudamérica que aparecen en la tabla

El 16 de marzo fueron suspendidas las clases presenciales por el aislamiento de la pandemia de COVID-19, a fin de año retornaron algunos alumnos.

Argentina se encuentra entre los países con más semanas sin clases presenciales del mundo. Según un informe internacional, está ubicada en el puesto 11, con 30 semanas en esas condiciones desde el inicio de la pandemia de Covid-19.

Es el tercer país de Sudamérica que aparece entre los primeros puestos. La antecede Chile, en el puesto 9 con 32 semanas. En el primer lugar se encuentra Irak con 38, en el segundo Bahréin, con 35 y Gabón con 34 junto a Guayana con el mismo indicador.

Las cifras han sido recopiladas por el Centro para el Desarrollo Global y elaboradas en un informe de EP Data, una agencia de datos, gestionada por Europa Press. Allí, entre otros aspectos, se aborda el impacto de la suspensión de actividades escolares y del retorno, sobre todo en España.

Hay que considerar que los recesos escolares están cruzados en los diferentes hemisferios, sin embargo ya ha pasado prácticamente todo un año. Recién a partir de mediados de febrero Argentina podrá empezar a sumar semanas de clase nuevamente, si todo se mantiene como se espera.

Taiwán, en China, fue el que menos cierre tuvo: solo 3 semanas. En tanto, Uruguay también se encuentra al final de la tabla con sólo 5 semanas.

El 16 de marzo fueron suspendidas las clases presenciales en Argentina por el aislamiento de la pandemia de COVID-19, a fin de año retornaron algunos alumnos en 7 provincias.

Impacto

Ni bien comenzó a expandirse la pandemia, la suspensión de actividades, en particular en el ámbito educativo fue una de las primeras medidas adoptadas y, como puede verse, de manera masiva. Sin embargo, dada la extensión de la situación, los gobiernos parecen haberse ido adaptando y confiando en que la población ya pueda haber incorporado medidas preventivas y mediante protocolos, poder continuar con la mayor cantidad de actividades posible. Aunque este año, la esperanza está puesta en la vacunación, el virus no podrá eliminarse en breve y por ello, se busca atenuar el impacto.

El trabajo advierte que para finales de 2020 los estudiantes afectados por cierres de colegios en el mundo representaban un 8%, frente al porcentaje superior al 80% en marzo.

“China fue el primer país que decretó el cierre de los centros educativos para combatir la expansión del coronavirus. Hacia marzo, hasta 169 países habían cerrado los colegios, afectando a más del 80% de los alumnos matriculados a nivel global, según cifras de la Unesco”, detalla.

Se aclara además que un 8% de matriculados en el mundo afectados por cierres no es una cifra menor: se trata de alrededor de 258,1 mil millones de estudiantes. En tanto, los alumnos que pudieron acceder a aperturas parciales ascendieron a 716,6 mil millones a cierre de 2020.

En Mendoza, las actividades escolares comenzarán el 10 de febrero para alumnos con trayectorias débiles, mientras que el 1 de marzo se iniciarán las clases para todos los niveles.