miércoles 20 de enero de 2021

Sólo suscriptores
Imagen ilustrativa / Web
Sociedad

Analizan ampliar la cantidad de personas permitida para las fiestas de fin de año

En los próximos días se sabrá si el Ejecutivo provincial flexibilizará más actividades, siempre dentro del marco Dispo (distanciamiento social preventivo y obligatorio).

Imagen ilustrativa / Web
Sólo suscriptores

El más reciente decreto nacional referido a la situación del país en el contexto de pandemia de coronavirus tenía una vigencia técnica hasta ayer, domingo. En ese sentido, el presidente Alberto Fernández adelantó el viernes último que la situación general de distanciamiento social, preventivo y obligatorio (DISPO) se extenderá hasta el próximo 20 de diciembre. El detalle es que, más allá de lo que defina Fernández a nivel nacional, cada provincia tiene la palabra final en lo referido a cómo continuarán las actividades, restricciones y autorizaciones en cada provincia.

En Mendoza es un hecho que el distanciamiento se mantendrá. De hecho, desde el sábado pasado el gobernador Rodolfo Suárez autorizó las reuniones sociales para hasta 15 personas y en espacios al aire libre, agregando una nueva flexibilización a la ya existente (reuniones familiares para hasta diez personas y en domicilios particulares). Y, en ese sentido, es casi un hecho que Mendoza no solo continuará en DISPO, sino que analizan otras flexibilizaciones. Según confirmaron desde el Ejecutivo provincial, están pensando incluso la posibilidad de ampliar la cantidad de personas y familiares que puedan juntarse en domicilios particulares de cara a la Navidad y el Año Nuevo.

Y es que las Fiestas de fin de año ya entran en la agenda oficial, y las tradicionales reuniones familiares son el gran interrogante y detalle a definir a partir del 20 de diciembre. Mientras que los especialistas ya han recomendado que las reuniones grupales sean en espacios abiertos -armar la mesa afuera, como suele decirse-; desde el Gobierno de Mendoza analizan ampliar la cantidad de personas autorizadas. Y aunque hasta el momento no se habla de un determinado número de personas como cupo máximo, la idea es que esté más cerca de las 15 que se han autorizado para encuentros sociales y de amigos al aire libre, que de las diez permitidas (hasta el momento) para reuniones familiares.

Para conocer más detalles sobre estas posibles nuevas flexibilizaciones, habrá que aguardar al próximo decreto provincial de Suárez. En ese sentido, se espera que durante los próximos días el mandatario dé mayores precisiones sobre esta posible ampliación para las reuniones familiares.

Sin retrocesos

Como sea, lo importante es que -al menos por el momento-, en Mendoza no habrá marcha atrás con ninguna de las autorizaciones ni flexibilizaciones ya autorizadas. En ese sentido, la extensión del horario de circulación (pasó de las 23 a la 1), el regreso de la actividad en los casinos, los encuentros sociales al aire libre y la libre circulación sin importar la terminación del DNI -entre otras- se mantendrán vigentes.

Expectativas por el turismo

La ministra de Turismo y Cultura, Mariana Juri, confirmó el viernes último que a partir de mañana los límites de la provincia abrirán para el ingreso de turistas nacionales. En ese sentido, las expectativas de cara a la temporada de verano en Mendoza son más que buenas. Y en los principales destinos mendocinos (Alta Montaña, Valle de Uco y el Sur) las perspectivas son positivas.

Para el próximo fin de semana largo (8 de diciembre, Día de la Virgen) y para las fiestas de fin de año, los niveles de reserva ya superan 90% en Potrerillos y Cacheuta (tomando la ocupación autorizada a 50% de la capacidad de los alojamientos). Incluso, para enero ya hay hasta 60% de reservas, y muchas consultas y confirmaciones de visitantes de Buenos Aires.

Insistirán por la apertura del turismo extranjero

Mientras que en el territorio argentino de a poco las provincias van confirmando los requisitos para abrir sus límites y permitir el ingreso de visitantes nacionales; en Mendoza la ilusión no solo se limita a los turistas argentinos. Y es que el turismo extranjero (principalmente de chilenos) suele ser muy fuere en Mendoza -en un año tradicional y si pandemia-.

Por esto mismo es que las autoridades del Gobierno de Mendoza y del Ministerio de Turismo y Cultura insistirán a la Nación por la autorización de la llegada de extranjeros a Mendoza (actualmente solo pueden ingresar al país por Ezeiza).

Solo en lo que tiene que ver con chilenos, en las vísperas de Navidad y las Fiestas, y también en febrero; suelen llegar en grandes cantidades los ciudadanos trasandinos. Y desde el sector turístico -público y privado- calculan que la posible reapertura, aún con sus limitaciones y restricciones; podría dejar cerca de un millón de dólares por mes en Mendoza.


Por las redes