martes 15 de junio de2021

Alvear: así se vive en el departamento con más restricciones de la provincia por el Covid
En el centro de Alvear se ve escaso movimiento, no sólo por las medidas sino porque la gente se ha “autorregulado”. / Gentileza: Gonzalo Villatoro
Sociedad

Alvear: así se vive en el departamento con más restricciones de la provincia por el Covid

Debido al gran aumento de casos, la zona impuso duras medidas. Algunos se quejan y dicen: “No somos leprosos”.

Alvear: así se vive en el departamento con más restricciones de la provincia por el Covid
En el centro de Alvear se ve escaso movimiento, no sólo por las medidas sino porque la gente se ha “autorregulado”. / Gentileza: Gonzalo Villatoro

General Alvear y distritos vecinos de San Rafael transitan un camino que comenzó en el terror por el aumento de casos de coronavirus el mes anterior. Actualmente atraviesa una tendencia que empieza a transmitir alivio y, hacia el futuro cercano, esperanza y tranquilidad.

La confirmación de la presencia de la variante Manaos del virus Sars-CoV-2 y la circulación comunitaria no hizo más que ratificar lo que se especulaba desde que explotaron los contagios en abril, a partir de un grupo de jubilados que regresó de Mar del Plata con casi la totalidad de pasajeros contagiados con la temible cepa.

Por estos días, el departamento y las zonas de influencia (Real del Padre, Jaime Prats, Villa Atuel y el paraje Atuel Norte, en San Rafael) están bajo una cuarentena estricta, con horarios reducidos en el comercio y prohibición de circular desde las 20.

También se apostaron controles en las rutas para evitar la entrada y salida de personas. Pero, más allá de las restricciones, también es cierto que la gente se autorreguló sola. “Desde mediados de abril que no anda nadie”, dijo sin más, Jorge Noguerol. “Es muy poca la gente que circula, y más en un poblado como el nuestro”, agregó Darío Alonso, comerciante en Real del Padre.

Basta con recorrer el centro de Alvear y se puede apreciar las calles vacías en horario comercial y los clientes que ingresan a los negocios son escasos. “Con mucho esfuerzo tengo que juntar cuatro días para hacer las ventas de un día normal”, dijo un comerciante, con desconsuelo.

Datos esperanzadores

En medio de este panorama sanitario, social y económico, un dato sumamente alentador surgió sobre el final de la semana. El jueves, la detección de casos positivos cayó al 29%, y lo mejor es que, con una mínima variación, se mantuvo el viernes.

Esa situación específica permitió que comience a aflorar un pensamiento en distintos sectores y que podría leerse como “lo peor ya pasó”. Además, esa pequeña luz de esperanza hace presagiar que el 14 se suspenda el confinamiento al que se sometió la microrregión desde el 1 de mayo.

Las medidas, adoptadas progresivamente hasta llegar al confinamiento actual y la misma autorregulación de los vecinos, “han sido positivos y se puede apreciar una tendencia a la baja en los casos. Por eso, de sostenerse esa tendencia, no se justificaría continuar con algunas medidas y (tras el 14 de mayo) deberíamos igualarnos con el resto de Mendoza”, afirmó el intendente Walther Marcolini.

Eso sí, aunque no lo manifieste abiertamente, todo indica que el cierre del comercio seguirá a las 19.30. Lo que cambiaría es que se permitiría a negocios de barrio bajar la persiana a las 21, mientra que la prohibición de circulación sería a partir de las 23.30, como en el resto de la provincia.

Restricciones sí, ciudad sitiada no

En general los vecinos no están en contra de las disposiciones adoptadas contra la segunda ola de coronavirus. “Están bien y hasta podrían ser más. Hay que bajar los contagios”, opinaron Norma y Luis antes de subirse a la moto para volver a casa. “No me afecta para nada, está bien lo que se hizo, y eso que yo ya la pasé”, dijo Fabio, mecánico, de 60 años. “Para mí están bien, en mi caso no ando mucho porque estoy embarazada, pero nos ajustamos en la familia y nos cuidamos” dijo Janet, docente que vive en Los Tableros (Jaime Prats).

En cambio, las voces contra el cierre de Alvear y los distritos vecinos se van extendiendo con fuerza. En la Cámara de Comercio, que acompañó la reducción horaria en los negocios, no están para nada de acuerdo. “La cepa Manaos está en todo el país. Entonces estos controles son absurdos. Se está estigmatizando al Sur. ¿Y en el resto de Mendoza? ¿Por qué sólo Alvear aislado, si el mayor movimiento de entrada y salida a Mendoza no es por esta zona y la cepa viene de afuera?”, preguntó Andrés Vavrik, presidente de la institución.

“¿Qué somos, los leprosos? Como si la cepa Manaos la hubiéramos generado nosotros. Acá se supo porque se buscó la confirmación científica, pero en otros lados recién ahora están empezando a ver”, dijo por lo bajo un radical de pura cepa, muy cercano a los gobiernos municipal y provincial.

Hay cuatro controles policiales: dos, sobre territorio sanrafaelino, en la ruta nacional 143 en el paraje La Gevarina y en la ruta provincial 171 en Real del Padre (conexión con la ruta 153 a Las Catitas). Otros dos, en Alvear, sobre las rutas nacionales 188 y 143.

Para los que van de tránsito, la Policía los escolta para que no se detengan. Los pasos se abren a las 7, 14 y 19. Los vecinos que pretendan salir de la zona de confinamiento deben ser trabajadores esenciales, con el permiso de circulación en mano, o justificar muy bien el motivo.

“Somos estrictos en los controles, pero también tratamos de utilizar el criterio. La gente necesita el permiso de circulación para salir, pero si alguien viaja por cuestiones médicas no hay problemas. También por cuestiones de trabajo. Nos pasó de una persona a la que se le moría el padre, chequeamos que era cierto y pasó sin problemas. Tenemos que cumplir con nuestra obligación, pero siempre con criterio”, insistió el comisario Luis Alcaino, a cargo interinamente de la jefatura alvearense de la Policía.

Situación sanitaria actual

La disminución en los casos positivos trajo alivio a las autoridades sanitarias locales y esperan que en la semana que está por comenzar se note en la descompresión del hospital Enfermeros Argentinos.

Por ahora la internación en terapia intensiva sigue al 100% (son 18 camas y hay cuatro más de reserva) y en cuanto a las camas para pacientes leves o moderados (103 en total), la ocupación promedio es del 90%.

“Llegamos a tener una positividad del 90%, después fue cayendo y hoy está en el 30%. Esperemos que siga bajando”, remarcó Alejandro Torres, integrante del directorio del hospital Enfermeros Argentinos.

Una cifra que asusta son los fallecidos. Se produjeron 38 decesos en abril y otros 16, en seis días de mayo. Son 54 muertes (nueve, menores de 50 años) sobre 116 en total desde 2020. La tasa de letalidad está en el 2,7%, lo que ubica a Alvear y alrededores en el segundo lugar en Mendoza, por encima de la media.

DATOS

General Alvear: datos Claves

El 79% de los pacientes están recuperados.

El 17.8% son casos activos.

El 2.7% son pacientes fallecidos (59% hombres y 41% mujeres)

COSTOS

Terapia intensiva: el costo por cada cama ocupada con paciente Covid va de $180.000 a $200.000 por día.