miércoles 2 de diciembre de 2020

Simeone hace historia en Europa
+ Deportes

Simeone hace historia en Europa

El técnico ganó su séptima corona en el Atlético de Madrid y se convirtió en el más laureado del club y quitó un largo invicto a su rival.

  • jueves, 16 de agosto de 2018
Simeone hace historia en Europa

Aquellos dos goles convertidos por Martín Palermo en el Estadio Nacional de Tokio el 28 de noviembre de 2000 no solo quedaron grabados a fuego en la memoria de los hinchas de Boca porque le dieron al equipo dirigido por Carlos Bianchi la Copa Intercontinental ante Real Madrid, sino que marcaron un hito que recién pudo repetirse casi 18 años después: que el elenco español fuera derrotado en la final de un certamen internacional.

Ayer lo consiguió otro equipo dirigido por un entrenador argentino, el Atlético de Madrid de Diego Pablo Simeone, que batió 4 a 2 al conjunto entrenado por Julen Lopetegui en el estadio Lilleküla de Tallín y así conquistó la Supercopa de Europa.

Entre ambos reveses, el Merengue había hilado una tremenda racha de 13 victorias al hilo en finales de certámenes internacionales. En ese período de menos de dos décadas conquistó cinco Ligas de Campeones de Europa, cuatro Supercopas de Europa, una Copa Intercontinental y tres Mundiales de Clubes.

En esa cadena victoriosa le había tocado sucumbir dos veces a Diego Simeone y los suyos: en las finales de la Champions de las temporadas 2013/14 (4 a 1 en el Estadio da Luz de Lisboa) y 2015/16 (por penales tras igualar 1 a 1 en el Giuseppe Meazza de Milán). También a un equipo argentino: San Lorenzo en el Mundial de Clubes de 2014 en Marrakech).

Los otros adversarios derrotados por el multicampeón español fueron Sevilla (dos veces), Bayer Leverkusen, Juventus, Liverpool, Feyenoord, Manchester United, Gremio de Porto Alegre, Olimpia de Paraguay y el Kashima Antlers japonés.

Ayer el Colchonero sorprendió a propios y extraños y se sacó la espina y no sólo fue con un argentino en el banco, sino que también un compatriota se hizo presente en el marcador: Angel Correa, que consiguió el empate provisorio y que permitió a los rojiblancos llevar el partido al alargue, allá donde marcaron la diferencia.

Atlético aprovechó y capitalizó falencias, desajustes que tuvo la defensa rival, para marcar la diferencia por intermedio de Saúl Ñíguez quien le rompió el arco a Navas y Koke, con su tiro cruzado. La tercera fue la vencida.

Estaba eufórico, como toda la tarde, a la hora de enfrentar los micrófonos: “Necesitábamos mucho este título. El Madrid hacía mucho tiempo que no perdía una final. Era importante. Anteriormente, los detalles habían ido para el otro lado. Estamos formando un grupo nuevo. Tenemos que potenciar las individualidades. El equipo empezó de una manera, terminó de otra, pero siempre identificado con una idea general. Me gustó la respuesta del grupo”, aseguró Simeone.

“Los cambios que entraron respondieron muy bien. Había mucho espacio para adelante y teníamos margen para recuperar y salir rápido. Esta vez los detalles fueron para nosotros; las veces anteriores habían sido para ellos”, no dejó nunca el perfil analítico para declarar.

“Detrás de este resultado hay un trabajo de todo el club. Porque crece: estadio nuevo, futbolistas importantes, jugadores que quieren venir y jugadores que no se quieren ir. Eso habla muy bien del trabajo de cada empleado del club: equipo, fisios, médicos, utileros... Vamos todos encaminados en una misma línea”,