miércoles 2 de diciembre de 2020

La sequedad de los ojos es uno de los síntomas de este síndrome.
Salud

Síndrome de Sjögren: más común de lo que suponemos

El 23 de julio se conmemoró el Día Mundial del Síndrome de Sjögren, una enfermedad autoinmune que afecta mayormente a mujeres.

La sequedad de los ojos es uno de los síntomas de este síndrome.

El Síndrome de Sjögren es una enfermedad autoinmune que se caracteriza por la producción de anticuerpos que reaccionan contra los tejidos del paciente, provocando sequedad en las mucosas de los ojos, boca, nariz, vías respiratorias y vagina.

Puede afectar también órganos internos como pulmones, tiroides, riñones, hígado e incluso generar dolor e inflamación en las articulaciones y síntomas generales como fatiga, decaimiento, fiebre y depresión.

Es la segunda colagenopatía en frecuencia después de la artritis reumatoidea y, aunque no se conoce con exactitud su incidencia, ésta es mayor en personas de 40 a 60 años. Además, afecta a un hombre cada 9 mujeres.

Cabe destacar que su nombre se debe a que el 23 de julio de 1899 nació el oftalmólogo sueco Henrik Sjögren, el primer profesional en describir esta patología, en 1933.

¿Cuáles son sus síntomas?

Ojos: sequedad ocular, molestias permanentes, sensación de cuerpo extraño, enrojecimiento, fatiga, visión borrosa, dolor frente a la luz.

Boca: dificultad para tragar, sequedad, alteración del gusto, ardor o quemazón en la lengua o boca, infecciones, caries y dificultad en la adaptación de prótesis dentales.

Piel: sequedad e irritación, manchas rojas (púrpura), nódulos dolorosos; como manifestaciones de compromiso sistémico.

Tracto vaginal: sequedad, dolor en el acto sexual, picazón, infecciones recurrentes.

Glándulas salivales: agrandamiento de las glándulas parótidas similar a la parotiditis (paperas).

Es necesario destacar que el Síndrome de Sjögren puede involucrar otras manifestaciones, dependiendo de los sistemas comprometidos.

Su diagnóstico

Dado que muchos medicamentos y otras enfermedades pueden provocar estos síntomas, se recomienda consultar al médico, particularmente al reumatólogo.

Las pruebas diagnósticas están destinadas a constatar la xeroftalmía (ojo seco) o la xerostomía (boca seca). Los exámenes oculares son realizados por oftalmología y consisten en determinar el grado de sequedad o la presencia de úlceras secundarias al ojo seco severo. Por otro lado, se efectúan pruebas a nivel de la cavidad bucal para evaluar el nivel de secreción de la saliva. Este examen se denomina sialometría basal no estimulada y se realiza en Reumatología. Es un estudio sencillo en el que se recolecta, se mide y se estima el flujo salival por minuto.

Otros métodos incluyen ecografía o biopsia de glándulas salivales para determinar el grado de inflamación y contribuir al diagnóstico definitivo. Con criterio, y dependiendo de la presencia de otros compromisos más generalizados, el médico indicará de ser necesario, otros exámenes como radiografías, tomografías o análisis de laboratorio más específicos.

El tratamiento

Para sus manifestaciones oculares suele ser fundamental el uso de lágrimas artificiales, colirios locales o geles de acción prolongada, indicados por el oftalmólogo con quien habrá consulta frecuente.

Respecto a los síntomas bucales, existen productos que mejoran la salivación y otros que son humidificadores. Es fundamental la higiene bucal, el tratamiento odontológico permanente, abundante ingesta de agua y evitar consumir medicamentos sin prescripción médica.

En algunos casos pueden ser utilizados los corticoides o medicamentos inmunosupresores que modifican el curso de la enfermedad, dependiendo de la presencia de manifestaciones sistémicas, caso que será evaluado por el reumatólogo.

La Osep cuenta con un Servicio de Reumatología en el Hospital El Carmen que se suma a las tareas de información y concientización acerca de esta enfermedad.


Por las redes