viernes 15 de enero de 2021

Salud

18 de diciembre, día de la Esclerosis Múltiple

La intención de este día es sensibilizar a las personas sobre los padecimientos de esta enfermedad, los avances que se han realizado en la materia y servir de apoyo a las familias que tengan un paciente en estas condiciones.

  • Redacción LA
  • viernes, 18 de diciembre de 2020

Se trata de una enfermedad neurológica que afecta al Sistema Nervioso Central y que padecen en general jóvenes de entre 20 y 30 años. El rasgo más característico es la pérdida de mielina, sustancia que rodea y protege los nervios. La esclerosis múltiple afecta más a las mujeres.

Más de 2 millones y medio de personas en el mundo sufren este diagnóstico, siendo la segunda causa de discapacidad entre jóvenes, solamente por detrás de los accidentes de tráfico.

Principales síntomas

  • Debilidad muscular.
  • Fatiga.
  • Poca coordinación.
  • Hormigueo en el cuerpo.
  • Alteraciones de la memoria.
  • Pérdida del equilibrio.
  • Alteraciones visuales.
  • Temblor.
  • Rigidez muscular.
  • Sensibilidad al calor.
  • Trastornos sexuales.
  • Problemas con los esfínteres.

En realidad, no todas las personas que sufren de esclerosis múltiple presentan todos estos síntomas, por lo general solo ocurren alguno de ellos. Tampoco se tiene una proyección adecuada del avance de la enfermedad. Hay pacientes cuyos síntomas son mínimos y se mantienen así el resto de su vida, en cambio en otros la degeneración es progresiva a tal grado que se deben incapacitar completamente.

¿Cómo se trata esta enfermedad?

En general, los tratamientos orientados a mejorar los síntomas de la esclerosis múltiple no se consideran totalmente eficaces. Hasta el momento, la enfermedad es incurable.

El tratamiento de la esclerosis múltiple sigue dos objetivos fundamentales: evitar la progresión de la misma y disminuir la intensidad de los síntomas y complicaciones de sus brotes.

Los fármacos inmunomoduladores parecen constituir la alternativa terapéutica más eficaz de que se dispone actualmente. Estos fármacos consiguen reducir los brotes de la enfermedad en número y gravedad, y retrasan la progresión de la misma. No obstante, un porcentaje considerable de pacientes no responde a estos fármacos.

Finalmente, el ejercicio físico de forma regular resulta beneficioso, ya que mejora la función muscular y cardiaca y disminuye la rigidez.


Por las redes