¿Qué es la crioterapia?, una forma sencilla y natural de aliviar contracturas y esguinces

El frío como ténica para aliviar el dolor de las contracturas musculares.
El frío como ténica para aliviar el dolor de las contracturas musculares.

La crioterapia es un elemento curativo natural, ya sea si nos hallamos ante una lesión como en la prevención de las mismas. Además, es de bajo costo y de fácil aplicación.

Aplicarse hielo o frío en una zona del cuerpo afectada por un golpe, para calmar el dolor y desinflamarlo, es una de las técnicas más viejas del mundo. Un procedimiento sencillo y económico que se indica sobre todo ante lesiones deportivas, en patologías post-traumáticas recientes, como esguinces, desgarros, contracturas y traumatismos, y en estados post-traumáticos crónicos que producen dolor permanente.

Desde la medicina, este tipo de tratamiento tiene un nombre: crioterapia. Básicamente, produce una sensación anestésica y adormece la zona dolorida.

También provocamos una disminución de la conducción nerviosa, que es transmitida desde la zona de la lesión (receptores periféricos), viaja hacia la médula ósea y es registrada por nuestro cerebro, bloqueando los receptores del dolor.

El frío también cuenta con un gran poder antiinflamatorio. Al aplicar frío, descendemos la temperatura del sector hinchado y retrasamos la acción de ciertos mediadores químicos de nombres complejos (serotonina, citoquina, prostaglandinas), que son los culpables de provocarnos dolor.

La crioterapia también desinflama a partir de otras acciones como la vasoconstricción (es decir, la reducción del diámetro de los vasos sanguíneos), provoca una mayor viscosidad de la sangre y un aumento de los hematíes y glóbulos blancos.

El tratamiento debe ser siempre personalizado, pero en general la aplicación suele ser de 15 a 20 minutos, unas 3 o 4 veces por día.

Se desaconseja su uso en personas con patologías cardíacas o con trastornos de la circulación grave, en aquellos que padecen la enfermedad de Reynaud y en el caso de algunos diabéticos con problemas de sensibilidad.

¿Cuándo aplicarse frío y cuándo calor? La inquietud surge en cada consulta. En general, el frío se utiliza las primeras 24 o 48 horas. En ciertos casos, solamente, se puede usar en los días posteriores. El calor, en cambio, se utiliza luego de las 48 horas de la lesión, excepto en casos de dolores crónicos.

¿Cómo aplicamos el frío? Por ejemplo, con bolsas de hielo, geles como los Coolpack, inmersión en agua fría o ultrasonido con frío, son algunas de las opciones.

Siempre se debe aplicar con una toalla o algo similar para que la fuente de frío no esté en contacto directo con la piel, porque puede producir una quemadura.

La crioterapia es un elemento curativo natural, ya sea si nos hallamos ante una lesión como en la prevención de las mismas. Además, es de bajo costo y de fácil aplicación.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA