lunes 26 de octubre de 2020

Sólo suscriptores
Agua y fuego. La mayoría de los incendios fueron apagados con agua de mar lanzada a las bases.
Rumbos

La Guerra del Golfo, 30 años después, en la mirada del gran fotógrafo Sebastião Salgado

En agosto de 1990 comenzaba la primera Guerra del Golfo, el último gran conflicto del siglo XX. Hacia allí viajó el reconocido fotoperiodista brasileño, para capturar los incendios petroleros y la desmesurada catástrofe ambiental provocada por la contienda.

  • Redacción LA
  • jueves, 15 de octubre de 2020
Agua y fuego. La mayoría de los incendios fueron apagados con agua de mar lanzada a las bases.
Sólo suscriptores

Las guerras se suelen medir mayormente por las bajas humanas, pero tienen también una dimensión enorme en el daño que ocasionan sobre la naturaleza y el medio ambiente de los escenarios bélicos.

En pocos conflictos esto fue tan elocuente como en la primera Guerra del Golfo, de cuyo inicio se están cumpliendo 30 años. Emplazada en la región con mayor concentración de explotaciones petrolíferas de todo el planeta, la guerra tuvo episodios dramáticos desde el punto de vista ambiental, entre los que se destacaron los incendios de pozos de petróleo provocados intencionalmente por las tropas de Saddam Hussein en su huida de Kuwait.

En 1991, el brasileño Sebastião Salgado viajó hasta allí para dejar testimonio de esta catástrofe y su impacto sobre la zona y sus pobladores. La prestigiosa editorial Taschen reunió ese trabajo en un libro titulado Kuwait: un desierto en llamas, que recoge 84 estremecedoras imágenes en blanco y negro del, para muchos, mejor fotógrafo documental del mund

Éxodo. Cientos de pobladores y pastores debieron abandonar sus hogares para escapar de la polución y el fuego. © Sebastião SALGADO / Amazonas images
Al límite. De no haber sido apagados, los pozos habrían ardido durante dos años antes de agotar todo el crudo. © Sebastião SALGADO / Amazonas images
El final. Recién un año y medio después del inicio de la guerra, se logró apagar el último pozo. © Sebastião SALGADO / Amazonas images
Héroes anónimos. Bomberos estadounidenses y kuwaitíes trabajaron en condiciones límite.
Los bomberos extenuados frente al desastre ambiental y una guerra que parecían infinitos, fueron una postal cotidiana del conflicto. © Sebastião SALGADO / Amazonas images
Los incendios de pozos de petróleo fueron provocados intencionalmente por las tropas de Saddam Hussein en su huida de Kuwait. © Sebastião SALGADO / Amazonas images