“Fotodaño acumulativo”: ¿por qué el protector solar es tu gran aliado después de cumplir los 30?

La luz ultravioleta es la principal causante de cáncer de piel de los tipos más frecuentes. También es responsable del 90% del envejecimiento de la piel.
La luz ultravioleta es la principal causante de cáncer de piel de los tipos más frecuentes. También es responsable del 90% del envejecimiento de la piel.

La luz UVB es la principal causante de quemaduras por insolación y promueve el cáncer de piel. Pero el uso diario de protectores solares puede disminuir drásticamente este riesgo.

Podremos usar las mejores cremas antiages del mercado y someternos a todos los procedimientos para mantener la piel sin arrugas o sin manchas, pero la realidad es que, sin protector solar, ninguno de estos esfuerzos servirá para mucho.

El sol emite tres tipos de radiación ultravioleta: UVA, UVB y UVC. Los rayos UVA y UVB penetran la atmósfera. Los UVA representan un 95% de la radiación, tienen la capacidad de llegar hasta la dermis (una capa profunda en la piel) y contribuir con el envejecimiento prematuro porque causan fotodaño, es decir, arrugas, manchas solares, capilares y blancas, y alteraciones en la textura de la piel, entre otros.

Los UVA no cambian según el momento del día y están presentes a pesar de que esté nublada la jornada.

La protección contra UVA no siempre aparece en la etiqueta del producto, si bien en ocasiones figura como PA, con cruces (+/++++) o como “UVA” encerrado en un círculo. Cuando un bloqueador dice “amplio espectro”, es porque protege tanto contra UVA y UVB.

La luz UVB, en tanto, es la principal causante de quemaduras, daña directamente el ADN y también promueve cáncer de piel.

La protección contra estos rayos se puede conocer con el conocido factor FPS presente en los bloqueadores. A mayor FPS, mayor protección contra UVB. La recomendación es usar siempre un protector cuyo FPS sea 50.

¿Y con el bronceado qué hacemos? En rigor, si no estamos haciendo algo puntual para resguardarnos del sol, siempre nos estamos bronceando ya que, además de las nubes, los rayos UVA atraviesan las ventanas de la casa o del auto.

No hay que llegar al extremo de estar recostado en la arena al mediodía para fotodañarse.

La radiación ultravioleta emitida por el sol es el principal factor de riesgo para la mayoría de los cánceres de piel. Por lo tanto, es indispensable utilizar bloqueador aún en días nublados; que el protector solar sea FPS 50+ y que sea contra los rayos UVA. Las camas solares son muy dañinas y aumentan el riesgo de cáncer de piel. Las consecuencias de la luz ultravioleta sobre la piel son muy negativas en el corto plazo y devastadoras en el mediano y largo.

La luz ultravioleta es la principal causante de cáncer de piel de los tipos más frecuentes. También es responsable del 90% del envejecimiento de la piel y generadora de manchas.

Por último, la radiación UV es máxima entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde. Durante estas horas, es ideal evitar la exposición. El daño solar es acumulativo y todo lo que se hace hoy se verá reflejado de por vida.

* Médica dermatóloga, miembro titular de la Sociedad Argentina de Dermatología y de la Academia Europea de Dermatología y Venerología. dra.danirom2405@gmail.com Contenido exclusivo de la revista Rumbos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA