Benjamín Vicuña: “Todas las parejas en algún momento están obligadas a revisar sus acuerdos y estatutos”

Benjamín Vicuña protagoniza la nueva serie de Star+ "Terapia Alternativa".
Benjamín Vicuña protagoniza la nueva serie de Star+ "Terapia Alternativa".

Una entrevista con el actor chileno a poco de haber estrenado la serie Terapia Alternativa, en la que comparte pantalla con la China Suárez. La paradoja de estar protagonizando una serie con su ex pareja a semanas de separarse, la pandemia, los vínculos amorosos y otras cosas que charlamos.

A sus 42 años y con una carrera dividida entre Chile, España y Argentina, Benjamín Vicuña lleva ya tiempo dentro de la lista de los actores más elegidos para dar vida a la ficción de nuestro país. Aunque apuesta al cine, el teatro y la televisión por igual, fue en esta última donde tuvo su llegada más masiva al público local, con papeles en varias tiras del prime-time de la pantalla chica como Farsantes, La Dueña o Entre caníbales. Probablemente es por eso que la nueva plataforma de streaming Star+ –que a fines de agosto se lanzó con bombos y platillos en Latinoamérica– decidió elegirlo como uno de los protagonistas de Terapia Alternativa, una serie de diez episodios que es la primera apuesta de la plataforma a las producciones 100% “made in Argentina”.

En tono de comedia dramática, Terapia Alternativa cuenta la historia de Selva (Carla Peterson), una excéntrica y reconocida terapeuta de parejas que ve desafiada su forma de hacer análisis cuando llega a su consultorio una pareja de amantes en busca de ayuda para poder terminar ese amorío que los está llevando a destruir sus familias: uno de ellos es Elías (Benjamín Vicuña) y la otra es su amante, Malena, interpretada nada más y nada menos que por Eugenia “China” Suárez.

Luego de un año y medio de pandemia y de varios meses de encierro en los que la convivencia y la perdurabilidad de los vínculos amorosos fueron un tema central, la serie apostaba desde el vamos a meterse con terrenos que tocan muchas fibras íntimas, como lo son la infidelidad y la terapia de pareja, y a eso le sumaba el condimento de que sus protagonistas fueran justamente una de las parejas más mediáticas de la vida real. Pero como dice la famosa frase, “a veces la realidad supera a la ficción”, y el azar quiso que, apenas unas semanas antes del estreno oficial de la serie, Benjamín Vicuña anunciara en sus redes sociales que estaba oficialmente separado de la China Suárez, con quien tuvo una relación de cinco años y dos hijos en común.

En un abrir y cerrar de ojos los medios se llenaron de rumores, teorías e idas y vueltas sobre qué había detonado la separación de Vicuña y Suárez, y Terapia Alternativa se convirtió, sin quererlo, en la última ficción que los tiene a ambos como co-protagonistas mientras aún estaban juntos. “Era un contenido peligroso para nosotros como pareja”, contó Benjamín en esta entrevista con Rumbos, que se hizo varias semanas previas al estreno de Terapia Alternativa y antes de que se difundiera la separación de los actores.

-Ya habían filmado junto a la China, en películas como El hilo rojo o Los padecientes. ¿Cuál fue la diferencia al momento de embarcarse en Terapia Alternativa?

-El gran desafío fue enfrentarse a la exigencia de forma madura y responsable pero también como pareja. Y poder abstraerse de que los problemas nuestros no son los de los personajes para efectivamente poder vivirlo de manera adulta y responsable. Pero por el tema que abordaba la serie, muchas veces después del rodaje nos subíamos con Eugenia al auto y nos mirábamos como diciendo “uffff”. Hay muchos temas para tocar, vivir y experimentar.

Vicuña y Suárez en una de las escenas de Terapia Alternativa.
Vicuña y Suárez en una de las escenas de Terapia Alternativa.

-¿Te parece que va a ser un desafío ver esta serie en pareja?

-Va a traer mucho codazo (risas). Pero va a hacer pensar mucho también. Efectivamente todos tenemos que exigirnos para revisar nuestros estatutos, nuestros mandatos.

-Terapia Alternativa aborda el tema de la terapia de pareja, que sigue siendo hoy en día un poco tabú. En tu opinión, ¿pensás que puede ser una herramienta útil?

-La terapia de pareja aún tiene el estigma y la connotación de que es una herramienta para una crisis, que es un salvavidas para una relación amorosa. Y me parece que está equivocado, una terapia puede ser mucho más que eso. Incluso en las terapias y los análisis personales, todavía queda algo de ese resabio de “che, tenés que analizarte”, como si hubiera un problema o una deuda, cuando deberíamos entenderlo como un bienestar, como algo de salud, igual que alguien que va al gimnasio o hace deporte. No tiene que ver con un trauma, sino más bien con tu capital emocional y con resolver ciertas cosas de tu historia o de tu pasado.

-Tu personaje, Elías, viene a ser un poco el que cuestiona la terapia…

-Esta serie habla sobre ese mundo de la terapia, de los psicólogos y cómo diferentes personajes tienen distintas percepciones de ese mundo. Mi personaje, Elías, es un tipo que no cree mucho, que le parece que le están choreando la plata, que es todo una farsa y que el método de esta terapeuta no conduce a ninguna parte, pero sin embargo de a poco va entendiendo y experimentando lo que ella propone y va teniendo resultados. No lo que él espera, pero logra ir saliendo del lugar de confort.

-¿Te parece que el estreno va a traer algún debate sobre los vínculos amorosos?

-Es una serie que funciona a modo de una especie de radiografía de las relaciones y de la sociedad latinoamericana. Tiene pretensiones de indagar en los vínculos y que sea un comentario universal de lo que está pasando, de cómo nos enfrentamos a esos mandatos, a la institución de la familia, al amor, a la fidelidad o infidelidad. Es una serie que provoca o sacude, con drama pero con elementos de humor. Todos los personajes que están ahí representan a ciertos sectores de la sociedad y en ese sentido es una serie súper potente y que dirigida por Ana Katz sabe indagar en cada una de esas personalidades y darles una cuota de realidad, no es una serie panfletaria. Creo que el público se va a sentir cuestionado en algún punto o que hay ciertos tabúes de los que no van a querer hablar. Me encanta ser parte de un contenido que genere eso.

-En el último tiempo aparecieron cada vez más plataformas de streaming y muchas nuevas producciones. ¿Creés que la pandemia le trajo un nuevo valor o una importancia diferente a las series y las ficciones?

-El contenido de las series y las plataformas no solo fue un escape o un acompañamiento en la pandemia sino que son también referencias de libertad. Por algo es que ahora nosotros salimos también a trabajar tanto, y si bien los actores en la pandemia la pasamos muy mal, hoy se está generando mucho contenido y hay mucho trabajo porque nos dimos cuenta del tremendo valor que tiene la ficción en la vida de las personas, pero no solo como un refugio, sino como un lugar para interpelarse a uno mismo y cuestionar ciertas cosas. Es más que entretenimiento y tiene que ver con ciertas referencias al nuevo estado de las cosas.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA