domingo 20 de junio de2021

Mundo

Riesgosa diplomacia a dos puntas de EEUU

  • jueves, 15 de agosto de 2013

El baño de sangre en Egipto compromete a la diplomacia estadounidense y sus contradicciones, al haber apoyado de facto el golpe de Estado contra Mohamed Mursi. Ante la crisis de su aliado egipcio, Estados Unidos está en una delicada situación tras la Primavera Árabe y la caída de Hosni Mubarak a principios de 2011.

Para los analistas, el gobierno estadounidense lleva dos años y medio "flirteando" entre los Hermanos Musulmanes del presidente Mursi -elegido democráticamente en 2012 y destituido en julio- y los "anti-islamistas liberales" que apoyaron al ejército que retomó el poder con un golpe de Estado.

Aliado durante 30 años del régimen autoritario y pro occidental de Mubarak, EEUU se encuentra desde hace dos años y medio en un dilema: cómo apoyar las aspiraciones democráticas de una parte de los egipcios mientras sigue vinculado a uno de sus principales socios en el mundo árabe.

Para Husein Ibish, experto en el mundo árabe e investigador en la American Task Force on Palestine, "los estadounidenses están bloqueados entre los Hermanos Musulmanes y los antiislamistas", entre "dos concepciones opuestas a la democracia" en Egipto. El analista estima que EEUU "tiene el sentimiento de no tener aliados naturales" ni del lado de los militares ni del de los Hermanos Musulmanes.

Bajo la era de Mursi, Washington trabajó con el régimen islamista del "nuevo Egipto" y defendió la democratización y desarrollo económico del país.

El jefe de la diplomacia de EEUU, John Kerry, autorizó la asistencia presupuestaria a Egipto por U$S 250 millones. También renovó el apoyo a las fuerzas armadas, desbloqueando en mayo U$S 1.500 millones que Egipto recibe cada año, convirtiendo a ese Ejército en el segundo receptor de ayuda estadounidense, tras Israel. Pero la entrega de cuatro cazas F-16 fue aplazada.

"Una de las características más espantosas del golpe de Estado es esta concepción universal que adoptan los liberales de este país, que prefieren un régimen militar a un régimen islamista votado", deploró el experto James Traun en su blog de la revista Foreign Policy.