lunes 10 de agosto de 2020

Puente del Inca: planifican senderos, cruces y evalúan las ruinas del histórico hotel
Sociedad

Puente del Inca: planifican senderos, cruces y evalúan las ruinas del histórico hotel

Siguen los trabajos para rehabilitar el sitio. Incluyen estudios de la geoforma natural.

Puente del Inca: planifican senderos, cruces y evalúan las ruinas del histórico hotel

El 15 de agosto de 1965, un alud destruyó el antiguo Hotel Puente del Inca (en el paraje de Alta Montaña que lleva ese mismo nombre), y que contaba con sus icónicos baños termales ubicados junto al Monumento Natural. Sin embargo, el acceso al otro lado del cauce -por medio del cruce de esta maravilla natural- siguió habilitado para el público en general durante cuatro décadas más; y no precisamente de una forma cuidadosa. Esto llevó a que recién en 2005 el Puente del Inca fuera declarado precisamente Monumento Natural Protegido (Ley provincial 6.045) y, por ende, vedado al público desde entonces. No obstante, sus baños termales siguen intactos junto a la maravilla natural.

Con la idea de relevar el estado del monumento y sus condiciones actuales -ya con miras a futuro de poder rehabilitar el acceso al público en algún momento, aunque con otra pasarela-, el viernes pasado un grupo de técnicos de las direcciones realizó trabajos de observación y evaluación en las ruinas. Participaron integrantes de las direcciones de Patrimonio (Cultura y Turismo) y de Recursos Naturales (Ambiente), y también del Ministerio de Infraestructura.

"Hace algunos años se hizo ya un apuntalamiento de las ruinas y de toda la zona, y periódicamente hay que revisarlo. Durante la última década hemos hecho varias evaluaciones y relevamientos; principalmente para ver el estado y estudiar las mejoras y trabajos a realizar. Pero también se analiza el estado de la geoforma, que es el puente propiamente dicho. Como producto de las características propias del agua es que el puente adoptó esa forma", destacó el director de Recursos Naturales Renovables de la Secretaría de Ambiente, Sebastián Melchor.

Cambio climático

La reducción de las precipitaciones níveas en ese sector de la Cordillera de los Andes ha afectado a toda esa postal de Alta Montaña; y también al ecosistema y sus características. La surgente del río también se ha visto afectada por las consecuencias del cambio climático. "El estrés hídrico también ha tenido su comportamiento, y es lo que se está analizando también. Todos estos factores permiten deducir -al menos a primera vista- que las surgentes no son las mismas", agregó Melchor. No obstante, el funcionario resaltó que no se ha observado nada llamativamente extraño; más allá de las consecuencias previsibles del mencionado cambio climático.

Reapertura al público

Una de las tantas metas con las que se está trabajando en el lugar -de un alto valor patrimonial también, sobre todo en el puente en sí, en las ruinas del antiguo hotel y en los baños termales- apunta a una futura reapertura del lugar al público. Sin embargo, esto es un objetivo planificado para "muy a futuro".

"Se está trabajando en la posibilidad de que pueda retomar el turismo al lugar. Estamos trabajando en la idea de mejorar los senderos e -incluso- de que sea posible cruzar al otro lado del río. Claro que esto sería por una pasarela o un puente distinto y artificial que se instalaría en el lugar; no habilitando el cruce por el Puente. Es un Monumento Natural", agregó el director de Recursos Naturales.

Atractivo natural

El Puente del Inca es una belleza natural ubicada al costado del Corredor Biocéanico; e integra el Qhapaq Ñan (Sistema Vial Andino) de las épocas precolombinas. Siempre ha sido un imán para los turistas, y en 1925 se comenzó con la construcción del histórico hotel homónimo; que contaba con sus baños termales.

El hotel alojó turistas hasta el 15 de agosto de 1965, cuando un fuerte alud castigó a esa zona de Alta Montaña y lo destruyó. El tránsito humano sobre el puente propiamente dicho estuvo habilitado, en tanto, hasta 2005.

La parte mendocina del ancestral Qhapaq Ñan

En lengua quechua, "Qhapaq Ñan" significa "camino principal"; y este sendero nació durante el Imperio Inca. Fue declarado en junio de 2014 como Patrimonio de la Unesco, y se ha diseñado un proyecto plurinacional para revalorizarlo.

Este sistema integra la red pre hispánica de caminos y estructuras relacionadas de comunicación, intercambio y defensa que se extiende por más de 30.000 kilómetros. En Argentina, la longitud total de los tramos es de 119 kilómetros y está dividido en 13 segmentos de camino distribuidos en siete provincias y 32 sitios arqueológicos asociados.

El Puente del Inca es uno de los íconos del sector mendocino que integra esta red. En Argentina, el camino ingresa desde Bolivia por el pequeño poblado de Calahoyo y atraviesa los territorios de Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja, San Juan y Mendoza.