martes 9 de marzo de 2021

Diseñaron un chaleco salvavidas con pequeños tubos de plástico unidos como un arnés alrededor del cuerpo del animal.
Por las redes

Video: diseñaron un chaleco salvavidas exclusivo para un pez dorado que no podía nadar

Las imágenes del anfibio cautivaron a los usuarios y rápidamente se volvieron virales. Un bello ejemplo que demuestra que el amor hacia los animales no tiene limites.

Diseñaron un chaleco salvavidas con pequeños tubos de plástico unidos como un arnés alrededor del cuerpo del animal.

Muchas son las personas alrededor del mundo que no saben nadar. Es por este motivo que un chaleco salvavidas es de gran utilidad. Sin embargo, nadie hubiese imaginado que un invento tan eficaz iba a ser usado por un animal cuyo habitad por naturaleza es el agua.

Sin embargo, existen ocasiones especiales en las que algunos animales necesitan de los inventos del ser humano para seguir adelante. A estas alturas, ya no nos parece raro ver a un perro en silla de ruedas o psicólogos para mascotas.

Tal es así, que un pequeño pez dorado hace uso de un chaleco salvavidas para sobrevivir.

Todo se originó cuando la familia, dueña de la mascota dorada, lo descubrieron flotando boca abajo en la pecera. Pero no había sucedido lo que todos imaginamos, el pez no estaba muerto.

Dada las circunstancias, el grupo familiar decidió llevarlo al veterinario para averiguar qué sucedía.

Tras el análisis de los expertos, se descubrió que el animal tenía un problema en su vejiga natatoria, un órgano que tienen algunas especies para poder flotar.

Era entonces debido a ese trastorno, que el pobre pez dorado no podía mantenerse en la posición correcta, por lo que sus dueños solicitaron ayuda inmediata al santuario británico The Garden Sanctuary, y rápidamente, Stacey O’Shea, su directora, creó un ingenioso chaleco para poder ayudar al pez.

“Llevaba un tiempo viviendo en el fondo de su pecera boca abajo y su encantadora familia estaba desesperada por conseguirle ayuda, así que acudieron a nosotros”, explicó la mujer de 41 años al medio de comunicación Caters News.

Con pequeños tubos de plástico unidos como un arnés alrededor del cuerpo del animal, consiguieron que el animal retomara la posición adecuada, y con la ayuda de poliestireno, lograron darle peso al chaleco, cantidad que habría que cambiar para conseguir que el pez flotara a diferentes alturas.

El invento fue captado en video, y tanto por su ingenio, como por la ternura que produce el animal, no ha demorado en volverse viral.