lunes 30 de noviembre de 2020

Una jueza colombiana genera polémica por sus posteos en Instagram.
Por las redes

Polémica en Colombia por los posteos ‘al límite’ que realiza una jueza en Instagram

Una magistrada de Cúcuta es investigada por compartir fotos de alto voltaje en las redes y argumentan que dicha actitud no es compatible con el rol de funcionario público.

Una jueza colombiana genera polémica por sus posteos en Instagram.

Una jueza colombiana de 32 años será sometida a un proceso de investigación debido al contenido de sus publicaciones en las redes sociales, los que han sido señalados por los superiores de la magistrada por comprometer “la dignidad de la administración de justicia”.

La letrada investigada se llama Vivian Polanía y es una letrada que se desempeña como jueza primera penal municipal con funciones de control de garantías en Cúcuta. La fama de la doctora Polanía creció repentinamente y trascendió las fronteras de su propio país luego de que tomó estado público la investigación iniciada en su contra debido a los posteos que hace en Instagram.

Dichas publicaciones han capturado la atención de miles de usuarios ya que Polanía suele compartir fotos de su rutina de crossfit o incluso situaciones en las que aparece muy suelta de ropa. Esto ha llevado a que se gane el apodo de ‘jueza hot’ y desatar también el enojo en el ambiente judicial.

Ante la polémica por el proceso que se inició contra ella, la jueza brindó una declaración a CNN en donde aseguró que hay que separar su trabajo de lo que hace con su vida privada: una cosa es su labor impartiendo justicia y otra es el contenido que comparte durante su tiempo libre.

“Si tenés tatuajes entonces eres una delincuente: lamentablemente hay muchas personas que lo consideran así”, aseguró Polanía.

En el ámbito judicial suenan con fuerza los ‘deberes y prohibiciones’ que deben cumplir los funcionarios: “Cuidar que su presentación personal corresponda al decoro que debe caracterizar el ejercicio de su elevada misión”, expresó una circular enviada hace unos días.

No obstante, la letrada se defiende argumentando que la atacan en base a prejuicios: “Respecto de mi ropa y mi forma de vestir, creo que de eso se trata el desarrollo libre de la personalidad. Todos somos distintos y tenemos derecho a mostrarnos como somos. Quienes me juzgan son portadores del antiguo paradigma del juez elegante, que creen que la justicia quizás se evalúe mejor si es con la toga puesta”.


Por las redes