jueves 28 de enero de 2021

Imagen ilustrativa
Por las redes

Pidió solo una cerveza y dejó tres mil dólares de propina en un bar que cerrará por el coronavirus

El hombre sugirió repartir el dinero entre los mozos. Por su parte, el dueño del local ubicado en Cleveland, Estados Unidos, se mostró sorprendido y compartió la historia en las redes.

Imagen ilustrativa

Desde que inició la pandemia por coronavirus, las muertes, enfermos y problemas económicos han sido moneda corriente en las diferentes partes del mundo.

No ajeno a esta situación, un bar ubicado en Cleveland, Estados Unidos, anunció un cierre temporal, voluntario, hasta enero de 2021 para contribuir a la contención del virus y evitar más contagios.

Sin embargo, el dueño del local, Brendan Ring, se llevó una gran sorpresa cuando un cliente que pidió solamente una cerveza de siete dólares dejó tres mil más de propina. Pensando que se trataba de un error lo corrió hasta la calle. El hombre confirmó que no se equivocaba y le dijo que repartiera el dinero entre los mozos y que se verían cuando reabra el local. También les deseó felices fiestas.

Captura de Facebook

Este fue el posteo que hizo Brendan en Facebook y que se hizo viral en poco tiempo. “Justo antes de que cerráramos hoy en Nighttown, un cliente entró, pidió una cerveza y luego la cuenta. Me entregó el recibo de su tarjeta de crédito, me deseó lo mejor mientras dure nuestro cierre voluntario”, detalló.

“Cuando salió, miré la propina y me di cuenta de que dejaba US$ 3000 en una sola compra de cerveza. Corrí tras él y me dijo que no nos equivocamos, ‘¡nos veremos cuando vuelvas a abrir!’”, agregó.

“Increíble pero simbólico del tipo de gente de calidad que hemos conocido en Nighttown todos estos años. Podría publicar su nombre, pero no lo haré, ya que creo que él no querría eso, pero todos mis camareros y yo mismo, y estoy humildemente agradecido por este gesto increíblemente amable y grandioso”, concluyó Ring.

La noticia, compartida por el dueño del bar en Facebook, rápidamente se viralizó. En entrevistas posteriores Brandon contó que él es muy bromista, por lo que cuando le contó a sus empleados que habían dejado esa propina no le creyeron.

“Una de las mozas dijo ‘sí, claro’, pero cuando le mostré la cuenta se dio cuenta y empezó a llorar”. En total había cuatro empleados ese domingo, y cada uno de ellos se llevó 750 dólares de esta enorme propina.

Ring, además de sorprendido por el dinero que dejó el cliente, se sorprendió por la viralidad de su historia. Él es de Irlanda, y contó que su hermana todavía vive ahí y se enteró de la noticia por los medios.

“Todos estamos tan desesperados por noticias alentadoras, si este fuera un año normal, sí, sería una buena historia, pero es una gran historia por el año que estamos viviendo”, afirmó Brandon, y agregó que “las muestras de apreciación por esta historia fueron universales”.