viernes 14 de mayo de2021

La casa más solitaria del mundo: construyen una vivienda en una isla de 310 metros cuadrados
Ya ha ganado un Record Guinness.
Por las redes

La casa más solitaria del mundo: construyen una vivienda en una isla de 310 metros cuadrados

La morada se encuentra rodeada por las aguas del St. Lawrence y es la única casa en el límite entre Nueva York y la provincia de Ontario, Canadá.

La casa más solitaria del mundo: construyen una vivienda en una isla de 310 metros cuadrados
Ya ha ganado un Record Guinness.

Parece que hay algunos que con la pandemia de coronavirus en el 2020, se tomaron muy en serio el tema del aislamiento total. Se ha vuelto viral por las redes esta extraña ubicación, que incluso ha recibido el nombre de los usuarios como “la casa más solitaria”.

“Just Enough Room Island” (Isla con espacio suficiente) es el nombre de una peculiar isla cuyo todo espacio cuadrado está ocupado por una simpática casa. La isla, que es la más pequeña del mundo, no impidió que los agentes inmobiliarios se ocuparan de llenar el espacio que de otra forma no serviría como destino turístico. Con solo 310 metros cuadrados, una familia se las arregló para poder construir su casa de verano allí.

La excéntrica vivienda se encuentra sobre el río St. Lawrence, que separa Nueva York de la provincia de Ontario, Canadá, por lo que se convierte en el único ocupante limítrofe y custodiado por una frontera propia de agua.

Fue pensada como una casa de veraneo.
Su nombre: Isla con espacio suficiente.

La historia tras la casa más solitaria del mundo

La historia del lugar comienza en la década del ’50, cuando la familia Sizelands compró un terreno abandonado frente a la bahía de Alexandria con la idea de construir allí su casa de veraneo. Los 310 metros cuadrados parecían ser un espacio suficiente para diseñar una propiedad de dos pisos y disfrutar de una playa en miniatura sin vecinos a la vista.

Pero contra todo pronóstico, la soledad que buscaban se volvió una sensación a causa de la inusual idea. Incluso, más tarde ganó reconocimiento como récord mundial en el récord Guinness. Llegó luego que el solitario faro ubicado frente a las islas de Scilly, conocidas como Biship Rock, perdiera su título como la “isla habitada más pequeña del mundo” luego que su último guardián dejara el lugar en 1982.

¿Te animarías a pasar una temporada allí?