Insólito: una cámara le hizo una fotomulta porque confundió su patente con la remera de una señora

La remera de la mujer caminando sobre el carril donde transitas los colectivos decía "KNITTER" y la cámara captó "KN19TER", casualmente la patente de un hombre de Londres.
La remera de la mujer caminando sobre el carril donde transitas los colectivos decía "KNITTER" y la cámara captó "KN19TER", casualmente la patente de un hombre de Londres.

El hecho ocurrió en Inglaterra mientras la mujer caminaba por la calle con una prenda cuyo diseño eran unas letras que el artefacto no distinguió como persona.

Un insólito suceso ocurrió en Inglaterra, luego de que a un hombre le llegara una fotomulta a su domicilio que aseguraba que había cometido una infracción a 200 kilómetros de su casa, en la ciudad de Bath.

Lo que sucedió es que una cámara captó a una persona caminando por la calle con una remera cuyo diseño eran números y letras. Por lo que el artefacto confundió esa estampa con una patente y realizó una fotomulta “por conducir en carril de uso exclusivo para colectivos”.

Pero la multa no fue para quien llevaba puesta la remera, sino para el dueño de un coche del cual coincidió la captura de la cámara y que vive en la ciudad de Bath a 200 kilómetros de donde iba caminando el transeúnte que acababa de bajar del micro.

El diseño de la remera se confundió con la patente de un hombre que vive a 200 kilómetros de donde fue la "infracción".
El diseño de la remera se confundió con la patente de un hombre que vive a 200 kilómetros de donde fue la "infracción".

El hombre en cuestión que recibió la infracción a pagar se llama David Knight y solo tuvo que mirar la prueba fotográfica con un poco de atención para detectar que sobre el carril donde deben transitar los colectivos caminaba una mujer con una remera que decía “Knitter”.

Al procesar la imagen, la computadora que se encarga de registrar las infracciones confundió esa palabra con la patente del automovilista, que es “KN19TER”.

Es entonces que la cámara realizó la fotomulta y la infracción se registró en julio, pero a Knight recién le llegó la notificación en septiembre, cuando el valor ya había ascendido por acumular intereses.

Según comentó el damnificado a los medios locales, “la multa ya había subido de 60 a 90 libras porque no habíamos pagado en 30 días”. A lo que indignado, David añadió: “De ninguna manera iba a pagar por una mujer que caminaba por el carril bus con una camiseta divertida”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA