lunes 21 de junio de2021

Insólito emprendimiento: gana miles de euros vendiendo espacios publicitarios en su cuerpo
Onokonda, anunció hace semanas que iba a poner a la venta huecos de su piel para quien quisiera publicitarse. / Foto: Ilustrativa / Ignacio Blanco / Los Andes
Por las redes

Insólito emprendimiento: gana miles de euros vendiendo espacios publicitarios en su cuerpo

El bloguero ruso conocido como Onokonda puso a la venta huecos de su piel para quien quisiera publicitarse. Hasta el momento, ha conseguido 10 clientes y ha ganado alrededor de 11.000 euros.

Insólito emprendimiento: gana miles de euros vendiendo espacios publicitarios en su cuerpo
Onokonda, anunció hace semanas que iba a poner a la venta huecos de su piel para quien quisiera publicitarse. / Foto: Ilustrativa / Ignacio Blanco / Los Andes

Los formatos promocionales nunca dejan de reinventarse, a la vista está que incluso hay personas que se ofrecen a llevar publicidad en su cuerpo permanentemente. Así lo ha hecho Egor Onopko, un bloguero de Vladivostok, Rusia, conocido como Onokonda que anunció hace semanas que iba a poner a la venta espacios de su piel para quien quisiera publicitarse.

Según 20 Minutos, “nadie pensaba que fuera a cometer tal locura”, pero mostró imágenes recientemente en sus redes, de que no sólo lo ha hecho, sino que ha conseguido 10 clientes y ha ganado, gracias a ello, aproximadamente un millón de rublos (más de 11.000 euros).

El Influencer le expresó a sus seguidores que se inspiró en el creador Jan Stashkevich, un especialista en “hacer que los blogueros se destaquen”, este se convirtió en el primer cliente. Este diseñador se hizo de un espacio en el cuello de “Onokonda”, el resto de los compradores colocaron su publicidad en otras zonas que el Bloguero ruso no ha mostrado. Entre esos diferentes clientes hay algunas empresas de Rusia, Ucrania, y Bielorrusia, optaron por tatuar los nombres de usuario de sus perfiles en redes en la piel de este bloguero.

Según reveló Onokonda a los medios rusos, eran muchos más los interesados en conseguir un pedacito de su espacio publicitario corporal pero tuvo que rechazar algunas ofertas. El contrato que firmó el influencer aclara que nunca podrá tapara esos tatuajes con otros y deberán estar visibles.