De la “casita hecha percha” a su loft soñado: Flor Vigna y las fotos del hogar donde se crió

La bailarina tiene muchos recuerdos de su infancia en el barrio de Floresta.
La bailarina tiene muchos recuerdos de su infancia en el barrio de Floresta.

“No teníamos nada, y en el intento de tenerlo hubo discusiones que a veces se fueron de las manos, cosas que por ahí no estaban buenas”, dijo ella en una entrevista.

Flor Vigna reveló tiempo atrás cómo modificó su loft hasta convertirlo en un espacio soñado. Pero esta famosa también dejó al descubierto de dónde viene y cómo fue su vida junto a sus hermanos. El camino a la fama no fue sencillo pero su talento y perseverancia lograron que ella consiguiera el tan deseado techo. Su pasado fue austero pero feliz.

“Nuestra casita estaba bastante hecha percha pero lo feliz que fui ahí no tiene nombre. Mis viejos siempre se movieron para darnos lo mejor de lo mejor”, escribió en una de las primeras fotos que puso en sus Stories de Instagram.

En la misma se la puede ver como una niña, en una de las habitaciones de su casa. “Me hacía la modelo”, agregó divertida, sobre una época en que ya soñaba con la carrera que hoy tiene.

Flor en su infancia.
Flor en su infancia.

La casa de Vigna se ubicaba en el barrio porteño de Floresta y allí vivió junto a su mamá, su hermana menor, Leila, y su hermano mayor Miguel. Tenía 11 años cuando sus padres decidieron separarse, por lo que muchas de las fotos pueden ser antes de eso.

Flor vivía con sus dos hermanos y su mamá.
Flor vivía con sus dos hermanos y su mamá.

El relato de la historia familiar de Flor Vigna

Cuando su carrera recién comenzaba a dar vuelo, la bailarina dio una nota en El Nueve 9 en donde contaba como había sido la historia de su familia. “Nosotros vivíamos en el negocio -una perfumería-, no teníamos una vivienda. Mi mamá se la pasaba trabajando siempre”.

“Hoy estoy muy contenta con mi realidad y no tengo que ir dando lástima a nadie. Incluso siento como que no es una historia de lástima, sino de orgullo, porque yo lo pude superar, como creo que cualquiera lo puede superar en su casa”, contaba orgullosa sobre su familia. “Cuando mis viejos eran chicos, no tenían nada de nada y lograron hacer lo suyo gracias a mucho trabajo, en gran parte a mi mamá”, explicó.

A pesar de la separación de sus padres, fue su mamá la que le enseñó a no guardar rencor: “Mi mamá me enseñó a entender todo eso, no tengo que recriminarle nada a nadie, porque sé que fue parte de la construcción de mi familia. No teníamos nada, y en el intento de tenerlo hubo discusiones que a veces se fueron de las manos, cosas que por ahí no estaban buenas”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA