miércoles 20 de enero de 2021

Parte del proceso de transformación del autobús escolar.
Por las redes

Convirtieron un autobús escolar en la mejor casa para la ruta

Una pareja hizo realidad su sueño de vivir viajando junto a sus mascotas al construirse un motor home con todas las comodidades.

Parte del proceso de transformación del autobús escolar.

Robbie y Priscilla son un matrimonio de Orlando, Estados Unidos, y aprovecharon la oportunidad del teletrabajo para concretaron su sueño de viajar y disfrutar de los lugares a los que los llevara el destino.

Cada vez que ellos se iban de vacaciones extrañaban mucho a sus mascotas por lo que se inclinaron por una arriesgada idea pero que les permitiría vacacionar junto a sus adorados animales. Se decidieron a comprar un autobús escolar para convertirlo en una casa rodante.

Con el objetivo de poder viajar a donde quisieran acompañados de sus mascotas sabían que el motor home debería contar con todo lo necesario para poder sobrevivir en el medio de la nada y poder recorrer distancias largas. “Nos encantan las casas pequeñas y admiramos el estilo de vida de quienes viven en ellas, así que pensamos: ‘¿Por qué no construir una sobre ruedas?’”, contó la pareja.

Después de comprar un viejo colectivo escolar en Miami iniciaron el diseño para llevarlo a cabo. Desde paneles solares, baño, cocina y todo lo necesario para que no tuvieran que volver a su casa por un largo tiempo. “Incluso agregamos una puerta real de la casa para darle ese aspecto acogedor”, detallaron.

El primer paso fue sacar todo el piso y sellar los miles de agujeros para incorporar un vinílico impermeable. Luego, para que entre más luz natural, hicieron agujeros en el techo y lo pintaron de blanco para que no absorba tanto calor.

En el interior realizaron modificaciones personalizadas como una pared de ladrillo real, encimeras de cuarzo real y azulejos reales, entre otros. Para todos los gustos y comodidades que querían incorporar en el autobús tuvieron que instalar 6 paneles solares de 360 vatios cada uno para hacerle frente al gran consumo eléctrico.

Los paneles le proveen energía a ocho baterías, lo que les permite pasar varios días sin sol y no depender de un suministro de red eléctrica. “Básicamente, puede hacer funcionar todo el autobús sin necesidad de energía de tierra. Por supuesto, somos más conscientes del uso en días nublados”, indicó Robbie.

La pareja no dejó nada al azar y pensando en los distintos tipos de climas que podrían encontrar a lo largo de su viaje, colocaron un aire acondicionado en el techo y dos estufas, una a leña y un calentador marino de propano.

La construcción no resultó tan fácil como creían y el tiempo de trabajo de 6 meses se casi al triple. Entre otros problemas, uno de los más complicados eran las goteras de las ventanas. “En un momento nos cansamos, publicamos el autobús para venderlo porque esas ventanas seguían goteando y no podíamos encontrar la manera de detener la fuga”, recordó Priscilla.

“Intentamos todo, incluso eliminarlos, limpiarlos y reinstalarlos con un nuevo calafateo, pero aún se filtraba el agua. Después de pensarlo mucho, decidimos invertir en esto que amábamos y compramos todas las ventanas nuevas. ¡Eso funciono!”.

Tras otro gran problema en el motor que los obligó a tener varios meses el autobús en el taller pudieron comenzar a vivir su sueño. “Salimos de nuestra casa en Orlando, el 21 de marzo de 2019, y nos dirigimos hacia la costa este de Estados Unidos. Estuvimos en el camino durante casi 10 meses y viajamos hasta Cape Breton, Nueva Escocia. Visitamos 137 ciudades diferentes en ese viaje sin tener un itinerario. Simplemente seguimos la corriente” relató la pareja.

Luego de una breve pausa en la que regresaron a su casa se encontraron con otro gran inconveniente que afectó a todo el mundo, el coronavirus. Aun así, en mayo volvieron a salir a las rutas y desde entonces siguen viajando por Estados Unidos.

“Gestionamos nuestros negocios e inversiones de forma remota para que mientras tengamos Internet, podamos estar en cualquier lugar. No usamos nuestros ahorros para viajar, pero definitivamente es una opción que funciona para muchas personas que buscan hacer algo similar pero no pueden trabajar de forma remota”, contó Priscilla.


Por las redes