Andrea del Boca asoció la muerte de su padre a la causa judicial por su telenovela

Andrea del Boca se quebró al hablar de la muerte de su papá.
Andrea del Boca se quebró al hablar de la muerte de su papá.

“Lo siento como una responsabilidad mía”, dijo la actriz entre lágrimas. Recordó cómo afectó a su familia la causa por presunta defraudación al Estado.

Andrea del Boca estuvo invitada este sábado en el programa “PH, podemos hablar” (Telefe), conducido por Andy Kusnetzoff. La actriz conmovió a todos cuando habló de la muerte de su papá y aseguró que siente culpa, ya que la salud de su padre comenzó a deteriorarse justo en la época en que ella se vio involucrada en una causa por presunta defraudación al Estado, a raíz de un subsidio por más de $36 millones que recibió para la producción de la telenovela Mamá Corazón.

Yo lo siento, de alguna manera, como una responsabilidad mía, porque él estaba bien. Hicimos una serie, que se llamó Mamá Corazón. Él con sus 87 años estaba espléndido, era director y la verdad que tenía más pilas que la gente joven”, comenzó diciendo.

Según lo que comentó la actriz, era por la causa que lleva varios años: “Por momentos me siento usada, porque ¿cuál fue mi error? Trabajar y cumplir con el contrato que yo tenía, que era realizar la serie en determinado tiempo y con determinado presupuesto“, y agregó: “Es uno de los precios que tuve que pagar por haber hecho cosas para el Estado”.

Eso a mi padre lo llevó a una tristeza que desencadenó en una depresión, que después desencadeno en un cáncer, y eso no me lo perdoné”, dijo sin poder contener el llanto. “Es algo que fue muy doloroso. El día que le estaban dando la extrema unción tuve que ir a Tribunales y a los dos días se fue mi papá”, agregó mientras Georgina Barbarossa le daba un abrazo.

“Mi papá decía, ‘vos no vas a poder, tu carrera no va a poder soportar todo esto’, porque fueron dos meses de darme todos los días. En ese momento yo tenía un patrocinio legal que me pedía que no salga a hablar, pero... ¿por qué no iba a salir si yo no hice nada?. Voy al juzgado todas las semanas a decir: ‘¿Empieza el juicio?’. Yo quiero que empiece y que se termine, que se aclare”, añadió.

A una edad determinada la tristeza desencadena en una depresión. Cuando se bajan los brazos y se dice no puedo más... él se programó”, concluyó.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA