martes 4 de agosto de 2020

El Gobernador Rodolfo Suarez le tomó juramento a Teresa Day como miembro de la Suprema Corte de Justicia tras la aprobación del pliego en la Cámara de Senadores / Gentileza
Política

Teresa Day: “Yo no soy militante de ningún partido, yo vengo del Poder Judicial”

La flamante ministra de la Corte asegura que las críticas que le hizo la oposición a su designación son "políticas". Y dice que el primero que la felicitó fue el retirado Jorge Nanclares.

El Gobernador Rodolfo Suarez le tomó juramento a Teresa Day como miembro de la Suprema Corte de Justicia tras la aprobación del pliego en la Cámara de Senadores / Gentileza

Con una sonrisa que se adivinaba por el tono de la voz en su charla telefónica con Los Andes, María Teresa Day cerró su primer día como ministra de la Suprema Corte entre felicitaciones y organizando la agenda que viene, que se le presenta llena de desafíos por el nuevo cargo.

Ayer a la mañana, cuando llegó al cuarto piso del Poder Judicial, la abogada sacó algunas pertenencias del escritorio que ocupaba como Coordinadora General del Ministerio Público Fiscal y las llevó no muy lejos de allí, a la oficina de al lado que hasta el martes ocupaba el ex presidente de la Corte, Jorge Nanclares.

Además, Day canceló las claves que usó durante 11 años, eliminó su firma electrónica y abandonó todos los grupos de WhatsApp que tenía con los fiscales. “Ya no corresponde que tenga acceso al sistema del Ministerio Público”, aclaró. Pero a su vez ve como un punto a favor su experiencia laboral. “Se acabó la pelea entre el Ministerio Público y el Poder Judicial”, festejó.

Desde la postulación a la jura de Day no llegaron a transcurrir 30 días. El proceso fue muy cuestionado por la oposición, que hasta presentó la semana pasada una acción de declaración de certeza a la Corte para sacarse las dudas que existen alrededor de si la letrada cumple los requisitos que exige la Constitución Provincial en el artículo 152. También, criticó el acto de jura que se hizo casi en secreto el martes, después de la sesión de acuerdo del Senado, en la Casa de Gobierno y no en el Poder Judicial, como es tradición.

Sin embargo, la ola de críticas y amenazas de procesos de nulidad no empañaron el buen ánimo de Day ayer, quien minimizó el tema: “A las críticas las tomo como algo político porque desde la postulación hasta la jura, fue algo institucionalmente impecable. Yo no soy militante de ningún partido, yo vengo del Poder Judicial. Es lógico que un peronista o un radical pongan a alguien de su partido o a un funcionario. Pero yo estoy lejos del ámbito de la política y eso lo expliqué en la audiencia pública”.

Con respecto al acto “exprés” de jura, la flamante ministra aseguró que la llamaron desde la Casa de Gobierno después de la sesión del Senado y que pensó que era para notificarla del decreto. Sin embargo, dice que cuando llegó le preguntaron si quería hacer el juramento y no dudó un segundo en aceptar. “En esta época de cuarentena y pandemia hay que actuar rápido y ponerse a trabajar. Además no me gustan los actos multitudinarios. Nunca voy a la apertura del año judicial, pero ahora tendré que ir”, bromeó.

Una de las cosas que más la impactó fue la presencia de Nanclares el martes en la jura en Casa de Gobierno. El expresidente de la Corte dejó sujeta su renuncia a que salieran los trámites de la jubilación -que estuvieron en tiempo record-, por lo que cobrará el último sueldo de junio y en julio pasará a retiro. Day trabajó en varios momentos junto a Nanclares y aseguró que cuando la postuló Rodolfo Suárez, fue el primero en ir a felicitarla. “Me llamó a su oficina, me abrazó y me felicitó. Estaba muy contento de que fuera yo. Ya estaba muy cansado Jorge”, recordó la ministra.

En el Ministerio Público, Day fue la encargada de poner en marcha gran parte de la reformas judiciales impulsadas durante la gestión del ex gobernador Alfredo Cornejo y la mano de derecha del Procurador de la Corte, Alejandro Gullé. Ahora, en este nuevo rol en la Justicia, espera hacer su aporte. “Me voy a enfocar en el recurso humano y en cómo atender mejor a la gente. En el Ministerio Público hicimos eso. Quiero que el empleado judicial se sienta orgulloso de ser judicial y el ciudadano se sienta bien atendido en los tribunales”, indicó.

Festejo y nuevo escritorio

El martes a la noche, el día que juró como la primera mujer en la Suprema Corte después del retiro de Aída Kemelmajer hace 10 años, María Teresa Day salió a cenar con su familia, que compenen su esposo y sus cuatro hijos. “Tengo siete hermanos así que con ellos me juntaré el fin de semana y con mis sobrinos otro día”, dijo la flamante ministra.

Pero el cambio no implica solo festejos, también tuvo que acomodarse en su nueva oficina, la misma que Jorge Nanclares tenía decorada, entre otras cosas con una gran imagen de Jesucristo. “Habían sacado todo y yo cambié los muebles de lugar. A mí me gusta levantar la vista y ver por la ventana (así tenía dispuesto su escritorio en la modesta oficina del Ministerio Público), pero acá hay tres puertas y no me quedó otra que poner la silla de espaldas a la ventana. Pero quedó bien”, remarcó.

Quién presidirá la Corte

En los pasillos del Poder Judicial “el aire se corta con un cuchillo” tras la veloz jura de Day, que no cayó nada bien en el ala filoperonista de la Corte que ahora tendrá minoría. Aunque ella asegura que se siente cómoda porque trabajará con personal que conoce desde hace años, lo cierto es que ayer no hubo ninguna recepción formal a la nueva magistrada, que recibió algunas llamadas y solo un par de sus colegas la fueron a saludar a su nueva oficina.

Recién hoy a las 11 los verá a todos, ya que se reunirán los siete supremos para definir tareas y coordinar algunas acciones, entre ellas, fijar una fecha para elegir quién ejercerá la presidencia que quedó vacante con la renuncia sorpresiva de Jorge Nanclares.

“Es un órgano colegiado y seguro decidiremos entre todos el lugar que yo voy a ocupar. He trabajado mucho con José Valerio y Pedro Llorente, ellos conocen como trabajo y que me gusta mucho la gestión y la administración”, aclaró Day, a quien algunos no descartan como posible nueva presidenta del tribunal.