martes 2 de marzo de 2021

La esposa del gobernador Rodolfo Suárez, Fabiana Callejas, posa con Marcelo Tinelli.
Política

Suárez y Abed: asado con Marcelo Tinelli y empresarios en La Puntilla

El gobernador compartió una velada junto al conductor televisivo. Pero no fueron los únicos, también estuvo el Vicegobernador y un par de empresarios, entre ellos Fernando Porretta.

La esposa del gobernador Rodolfo Suárez, Fabiana Callejas, posa con Marcelo Tinelli.

Mendoza es uno de los destinos elegidos por propios y extraños para disfrutar de unos días en el verano, es que con Punta del Este vedado para los argentinos, las redes sociales han registrado fotos de famosos y famosas paseando por estas tierras. De hecho, la mayoría de los posteos son en bodegas disfrutando de la combinación de buena gastronomía con vinos mendocinos.

Esta última opción fue la elegida por Marcelo Tinelli quien se quedaría en nuestra provincia hasta el martes y disfruta uno de los exclusivos “vineyard & wine Resort” con los que cuenta el Valle de Uco. Acompañado por su pareja, Guillermina Valdes y Lolo, el hijo de ambos, el empresario aprovechó a relajarse y a reunirse con pares y políticos.

Al conocido conductor televisivo con el gobernador Rodolfo Suárez y también con el vicegobernador Mario Abed los une la misma pasión: son hinchas de San Lorenzo de Almagro. El contacto existe desde hace un tiempo y una muestra fue la imagen compartida por la cuenta oficial del club de Boedo, el 24 de diciembre del 2020, en donde el mandatario provincial exhibe su carnet de socio junto con Mario Abed, quien es fanático y socio del club.

Así fue como en diciembre, Suárez supo que Marcelo Tinelli venía de vacaciones a la provincia y por eso no dudó en hacerle una invitación oficial a cenar en la residencia que el Gobierno provincia tiene en la localidad de La Puntilla. Algunas fotos en Instagram aportaron el dato: Fabiana Calleja fue una de las que posteó una foto en su Instagram con el famoso conductor. Pero según pudo saber Los Andes, el cónclave estuvo concurrido.

Además de Suárez y uno de sus hijos, se dispusieron otras sillas alrededor de la mesa, con copas de vino que esperaban un ejemplar mendocino. Quien aportó los vinos fue el empresario de la construcción Fernando Porretta, que además de ser presidente del club Gimnasia y Esgrima, tiene su propio emprendimiento vitivinícola, bodega Staphyle.

Marcelo Tinelli siempre ha coqueteado con el mundo del vino, en el 2015 lanzó Lorenzo de Agrelo, un desarrollo inmobiliario relacionado al mundo del vino junto con Hernán de Laurente y Young Woo. A lo que más tarde se sumó la presentación de sus vinos:Lorenzo y Fede.

Mario Abed fue otro de los partícipes de la velada y también habría estado un importante empresario porteño que coquetea seguido con Mendoza. Nadie quiso perderse de degustar ni el vino ni la carne que se serviría en una noche con clima ideal para charlar al aire libre. Según explicaron, la cena fue destendida y se evitaron los temas coyunturales.

En tanto, mientras en La Puntilla transcurría el asado, en el Espacio Trapiche, Guillermina Valdes participaba de un evento exclusivo organizado por el Banco HSBC. Impecable como siempre, asistió junto a Lolo que capturó las miradas de clientes de la entidad financiera, y presentes, por su simpatía. De hecho, en varias fotos que publicó la modelo, Lolo “robó cámara” con su sonrisa.

El ciclo del que participó Valdez, “Mundo Epicúreo”, llegó a Mendoza de la mano del conocido chef Christophe Krywonis, hubo deleite gastronómico de todo tipo acompañado por los mejores vinos de la Bodega Trapiche. En medio de chistes, al momento de los sorteos, se evidenció su romance con la ex modelo Dolores Barreiro, quien también estuvo presente. A los tortolitos se los vio paseando entre viñedos, de la mano, días atrás.

Por lo que se comentaba en Trapiche, Tinelli iba a ser de la partida, pero una reunión con Suárez primero y tras la invitación a cenar, prefirió compartir una mesa más futbolera y empresarial.

Según cuentan, la sobremesa estuvo más cerca de lo familiar y lo distendido que de los negocios y la política. Cuando las copas se fueron vaciando y el reloj pasó la medianoche, cada uno partió a sus aposentos, con el compromiso de seguir en contacto.


Por las redes