sábado 24 de octubre de 2020

Sólo suscriptores
Los mendocinos iremos a las urnas en 2021. Y también en 2022 si Suárez no adhiere a la fecha nacional. / José Gutiérrez
Política

Según la ley, las legislativas provinciales deberían ser recién en 2022

La fecha para votar legisladores y concejales está desdoblada desde 2017. Suárez debe decidir si la respeta o se suma a la Nación.

Los mendocinos iremos a las urnas en 2021. Y también en 2022 si Suárez no adhiere a la fecha nacional. / José Gutiérrez
Sólo suscriptores

Si bien el calendario electoral sugiere que los mendocinos deberíamos ir a las urnas para elegir legisladores y concejales el año que viene, la Ley provincial vigente desde 2017 marca que los comicios provinciales están desdoblados de los nacionales y que deberían hacerse en febrero (PASO) y abril (generales) de 2022. Salvo que el Gobernador decida acoplarse a las fechas de la Nación (agosto y octubre de 2021).

En el Poder Ejecutivo eligieron el silencio ante la consulta de Los Andes porque “no se está pensando en el tema todavía”, pero fue el propio gobernador Rodolfo Suárez quien aclaró esto la semana pasada en una entrevista con el periodista Jorge Fontevecchia para el diario Perfil.

“El calendario electoral está dado por la elección nacional, pero también por la elección de legisladores provinciales. El gobernador tiene la facultad de unir esas elecciones, de hacerlas simultáneas o de diferirlas para otra fecha que está establecida por ley, que ya es a comienzos de 2022. Vamos a ir viendo qué ocurre con el país, con la pandemia, en materia sanitaria. Veremos si habrá PASO o no”, afirmó Suárez, dejando abierta la posibilidad de que en Mendoza no se vote en 2021 sino el año siguiente.

Lo que está claro es que las PASO nacionales serán el 8 de agosto, mientras que las generales se llevarán a cabo el 24 de octubre. Suárez tiene tiempo hasta 90 días antes de esas primarias, es decir hasta el 8 de mayo, para decidir si se acopla a ese calendario. Si no, se mantiene la fecha estipulada en la ley 8.967, aprobada en 2017, que modificó la de las PASO (8.619) y la Ley Electoral de la Provincia (2.551), según explicó el secretario de la Junta Electoral de la Provincia, Jorge Albarracín.

Las PASO provinciales desdobladas están previstas para el “primer domingo de febrero”, que será el día 6; mientras que las generales se llevarían a cabo “el segundo domingo de abril”, que cae el 10.

Albarracín manifestó que el objetivo de atrasar y no adelantar las elecciones legislativas provinciales, establecido en la ley, es para que no pase tanto tiempo entre la elección y el recambio político, teniendo en cuenta que los legisladores electos ingresarán en las bancas el 1 de mayo del 2022.

Se puede dar la situación de que los intendentes también quieran desdoblar las elecciones de concejales. En este caso, las PASO municipales serían el primer domingo de diciembre de 2021, que es el 5; y las generales el último domingo de febrero de 2022, es decir el 27. Recordemos que, en caso de desdoblamiento, la Provincia o el municipio deberán hacerse cargo del costo de los comicios.

En las legislativas, se renovarán la mitad de las bancas de Mendoza en la Cámara de Diputados del Congreso (cinco), la totalidad de los senadores nacionales (tres), la mitad de las bancas de diputados (24) y senadores (19) provinciales, y lo mismo en los 18 concejos deliberantes de los departamentos.

Factores para definir la fecha

Desdoblar o no de la elección nacional es una decisión que debe tomar Suárez. En ella pueden influir varios factores, incluido el político. Aunque no lo admitan, en el Gobierno saben que según el grado de apoyo que tenga la gestión de Alberto Fernández, puede favorecer o no las chances de Cambia Mendoza en la provincia.

Pero también la pandemia del coronavirus jugará su parte en la fecha que finalmente decida Suárez convocar a votar a los mendocinos.

Y aparece otro factor en los condicionantes para elegir el calendario: la reforma de la Constitución a la que apuesta el Gobierno, cuyo reférendum por el Sí o el No debería votarse junto en las próximas legislativas. Y para ello Suárez necesita primero la aprobación del proyecto de necesidad de la reforma en la Legislatura. En el proceso, es imprescindible el apoyo del peronismo para lograr los dos tercios que requiere la ley, algo que hoy el oficialismo da por sentado aunque la negociación aún está “verde”.

Pero un calendario electoral estirado hacia 2022 le daría más tiempo al Gobierno para lograr la reforma e incluirla en esos comcios legislativos.