lunes 1 de marzo de 2021

Alfredo Cornejo, diputado nacional, se abstuvo en la votación.
Política

Se develó el misterio: así votó Cornejo sobre la legalización del aborto

El Diputado Nacional decidió abstenerse en la votación, que tuvo media sanción en la Cámara Baja. Así votaron el resto de los diputados mendocinos.

Alfredo Cornejo, diputado nacional, se abstuvo en la votación.

La Cámara de Diputados dio media sanción esta mañana al proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) y la iniciativa será enviada ahora a la Cámara Alta para que se disponga de su tratamiento. Si bien los números ya estaban medianamente claros, aún había algunas incógnitas de diputados que no se habían pronunciado respecto a su votación.

Uno de ellos era el ex gobernador, Alfredo Cornejo, quien fue uno de los seis legisladores que se abstuvieron en la Cámara de Diputados.

Dentro del oficialismo, Marisa Uceda y Alejandro Bermejo votaron a favor de la IVE; mientras que Omar Félix repitió su voto en contra. En tanto, en Juntos por el Cambio, Claudia Najul lo hizo a favor junto a Jimena Latorre, mientras que Omar De Marchi, Luis Petri, Federico Zamarbide, lo hicieron en contra. José Luis Ramón, de Unidad Federal, también votó en contra.

Del lado de Juntos por el Cambio, la lupa estaba puesta en Cornejo, quien prefirió no dar a conocer su voto, y tampoco fue uno de los oradores.

No obstante, esta mañana el ex Gobernador dio sus argumentos mediante un posteo en redes sociales, en el cual criticó la gestión de Alberto Fernández al indicar que este tema “resulta más que conveniente como cortina de humo cuando no se está cumpliendo con el mandato que se tiene para gobernar”.

“¿Quién va a pensar en la recesión económica que no se detiene, en los dolorosos datos de pobreza infantil recientemente publicados, si se está hablando sobre el aborto en el Congreso?”, se preguntó.

Además, expresó que mientras se discutía hoy en Diputados, el Senado de la Nación “votó un zarpazo a los bolsillos de todos los jubilados y le quitaron recursos a la Ciudad de Buenos Aires”.

“Esta discusión es oportunista”, marcó.

El presidente de la UCR expresó que siempre estuvo “convencido de la necesidad de afrontar una transformación cultural profunda, de un cambio de paradigma para todos. No obstante, creo que todo se queda en palabrerío insensato y en intenciones inútiles, si no se trabaja desde un Estado inteligente, que actúe eficaz y eficientemente”.

El ex Gobernador dio también justificaciones respecto al trabajo realizado en su gestión sobre políticas para mujeres víctimas de violencia de género o el plan de cuidado integral de la mujer. “Cuando llegué al gobierno de Mendoza, en 2015, no había ni un solo albergue para mujeres víctimas de violencia de género. En 2019, ya teníamos 11 financiados por el Estado provincial”, sostuvo.

Y marcó: “Durante mi gestión como gobernador redujimos drásticamente el número de embarazos adolescentes. Y lo logramos con la misma inversión en salud, administrando mejor los recursos del Estado. Con políticas de promoción y prevención de salud sexual y reproductiva, con la decisión política de nuestro gobierno de crear un “Plan de cuidado integral de la mujer”. Así, la tasa de embarazo adolescente se redujo a niveles históricos en la provincia, alcanzando el 12% en 2017. Hechos, no relato”.

“Ante el rechazo del oficialismo a esta propuesta, como presidente de la UCR y teniendo en cuenta que la mayoría de los Diputados y Diputadas Nacionales de mi partido han votado a favor de la Ley, en tanto, la mayoría de los Senadores y Senadoras Nacionales lo harán en contra, debo estar más posicionado en el lugar de escuchar que en el de hablar, en garantizar que todos los representantes de la UCR puedan expresar sus posiciones a favor o en contra con absoluta libertad. Por ello me abstuve en la votación de hoy”, finalizó.

El mensaje completo

MI VOTO EN LA SESIÓN DE HOY.

Imponer ciertos temas en la agenda mediática, a la fuerza, resulta más que conveniente como cortina de humo cuando no se está cumpliendo con el mandato que se tiene para gobernar. En el caso de Alberto Fernández, recomponer la economía. Todavía mejor, si esos temas despiertan fuertes pasiones y tocan fibras sensibles de la ciudadanía.

¿Quién va a pensar en la recesión económica que no se detiene, en los dolorosos datos de pobreza infantil recientemente publicados, si se está hablando sobre el aborto en el Congreso?

Mientras tanto, el Senado de la Nación votó un zarpazo a los bolsillos de todos los jubilados y le quitaron recursos a la Ciudad de Buenos Aires.

Hay grandes desigualdades que este gobierno ha decidido no ver, inequidades estructurales y profundas.

Esta discusión es oportunista.

Siempre estuve convencido de la necesidad de afrontar una transformación cultural profunda, de un cambio de paradigma para todos. No obstante, creo que todo se queda en palabrerío insensato y en intenciones inútiles, si no se trabaja desde un Estado inteligente, que actúe eficaz y eficientemente, que no se quede en los discursos huecos, pero llenos de sensiblería; políticamente correctos, pero vacíos de acciones concretas a la hora de combatir el abuso y el delito, en todas sus formas.

Cuando llegué al gobierno de Mendoza, en 2015, no había ni un solo albergue para mujeres víctimas de violencia de género.

En 2019, ya teníamos 11 financiados por el Estado provincial.

Durante mi gestión como gobernador redujimos drásticamente el número de embarazos adolescentes. Y lo logramos con la misma inversión en salud, administrando mejor los recursos del Estado. Con políticas de promoción y prevención de salud sexual y reproductiva, con la decisión política de nuestro gobierno de crear un “Plan de cuidado integral de la mujer”. Así, la tasa de embarazo adolescente se redujo a niveles históricos en la provincia, alcanzando el 12% en 2017. Hechos, no relato.

En este debate entran en juego muchos factores más allá de las opiniones personales. Mi parecer sobre el tema no es lo que cuenta aquí. Todos tendremos, desde nuestra esfera íntima, opiniones más o menos formadas acerca de esto. Tiene que ver con nuestras creencias religiosas, con nuestras experiencias personales o familiares, con la realidad social que nos atraviesa, entre otros motivos. Creo que es respetable que cada quien tenga libertad de consciencia y pueda expresarse si así lo desea. Estamos en democracia, tenemos derecho a militar nuestras ideas.

Nuestro partido, desde que se abrió la posibilidad de debatir sobre la legalización del aborto en el Congreso, dio la libertad absoluta a quienes pertenecemos a él para tener una postura u otra, o no, y hacerla pública.

Creo que esta discusión debe ser tratada con una participación de la sociedad mucho más amplia. Eso se logrará, desde mi punto de vista, con la realización de una consulta popular, a partir de la cual cada ciudadano pueda expresar su opinión.

En Irlanda, por ejemplo, se realizaron dos referéndum para la legalización del aborto. El primero, en 1983, resultó negativo. Unos años después, en 2018, los ciudadanos irlandeses votaron a favor de legalizarlo. Este es un ejemplo de madurez y eso es lo que necesitamos, no una bomba de humo para ocultar los problemas. Nos urge una muestra de sensatez a la hora de tomar decisiones.

Ante el rechazo del oficialismo a esta propuesta, como presidente de la UCR y teniendo en cuenta que la mayoría de los Diputados y Diputadas Nacionales de mi partido han votado a favor de la Ley, en tanto, la mayoría de los Senadores y Senadoras Nacionales lo harán en contra, debo estar más posicionado en el lugar de escuchar que en el de hablar, en garantizar que todos los representantes de la UCR puedan expresar sus posiciones a favor o en contra con absoluta libertad. Por ello me abstuve en la votación de hoy.


Por las redes