jueves 28 de enero de 2021

A la espera. No hay acercamientos ni plazos para tratar de avanzar en la Legislatura sobre ambos temas financieros. Las partes por ahora están lejos.
Política

Roll Over e Ingresos Brutos a entidades financieras: hace tres meses que están estancados

El oficialismo no baja los brazos para “rolear” deuda y el peronismo no desiste de aumentar alícuotas para “dar otra fuente de ingreso a la provincia”.

A la espera. No hay acercamientos ni plazos para tratar de avanzar en la Legislatura sobre ambos temas financieros. Las partes por ahora están lejos.

Dos proyectos emblema para los principales partidos mayoritarios de la provincia se anunciaron con pirotecnia, parecía que podían darse la mano y sacar dos leyes importantes en materia financiera. Sin embargo, ni el roll over ni el incremento a los Ingresos Brutos  a bancos y financieras salieron de comisiones. A tres meses de los anuncios, no los quieren dar por muertos.

La poda de $1500 millones por el trámite de la renegociación de la deuda con el Banco Nación y ANSES generó sorpresa. Y si bien regresarán a las cuentas provinciales, habrá que pagar interés. Mientras al presupuesto 2021 le quedan pocos meses para ingresar a la Legislatura, el oficialismo aprovecha la oportunidad para desempolvar el debate del famoso “roll over”, quizás con más utilidad para el año que viene que para este.

Para entender el panorama, hay que retrotraerse a marzo de este año cuando, en una dilatadísima negociación, el presupuesto provincial se aprobó sólo con la pauta de gastos, sin toma de deuda para obras ni la posibilidad de refinanciamiento (roll over) de los vencimientos actuales.

”Es un tema importante que lo estamos viviendo ahora, con esto de los $1500 millones del Banco Nación y la ANSES, de alguna forma estamos viendo lo útil que es tener una ley que te autorice a llevar adelante el roll over con las deudas, dentro del endeudamiento de las deudas viejas. Hoy estás atado a las condiciones que te ponen esos acreedores: o aceptás o pagás, no hay otra alternativa”, explico el diputado radical Jorge López.

El titular de la Comisión de Hacienda y Presupuesto cargó las tintas contra la oposición asegurando que “siempre hemos tenido el ‘no’ absoluto desde el presupuesto, en la mayoría de los temas y más cuando es financiamiento. No nos podemos lograr salir de la interpretación errónea que tienen ellos de que es nuevo endeudamiento. Le hemos planteado de distintas formas que no es así, que justamente lo que se hace es convertir una deuda vieja en una nueva con condiciones distintas”.

”La primera vez lo planteamos el año pasado, en el del 2020 de nuevo y otra vez nos dijeron que ‘no’.  Eso va haciendo la oposición, te corre la autorización hacia adelante. Si hubiéramos tenido el roll over, seguramente podríamos haber accedido a otro financiamiento, pagábamos esa obligación y nos hacían los descuentos, en esta pandemia hubiéramos gestionado de una forma mejor. Si la voluntad está, lo tratamos mañana mismo, no se ha perdido el interés”, sostuvo el legislador lavallino.

Desde el Frente de Todos-Partido Justicialista aseguraron que no hay contactos formales sobre el tema, pero aclararon que la postura es la misma que hace meses atrás: negativa.

”Es una queja permanente. El oficialismo se tiene que poner a gobernar, les hemos dado un montón de herramientas, la de la emergencia, y los resultados no se ven. Les dimos Mendoza Activa, el Banco de Vinos, se tienen que poner a solucionar los problemas, la gente está muy cansada”, disparó el diputado Germán Gómez, desde San Rafael.

Aprovechó para recordar los vaticinios peronistas expresados meses atrás: “se cumplió todo lo que dijimos, en ese momento estábamos en default técnico, que no íbamos a poder pagar intereses. Hoy la provincia está extremadamente endeudada, y pasó todo lo que dijimos que iba a pasar”.

La iniciativa peronista, también duerme en comisiones

Cuando el COVID-19 ya hacía estragos en la provincia, el Frente de Todos (PJ) propuso que los rubros que habían tenido mayores ganancias fueran quienes redoblaran esfuerzos: banco y entidades financieras.

El proyecto, que ingresó por la Cámara de Diputados y tuvo un fuerte respaldo de todo el bloque y de la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti buscaba incrementar las alícuotas de Ingresos Brutos al 100% de bancos u otras instituciones financieras de carácter privado. En promedio, aportan el 6% y pasarían a aportar el 12%. Sin embargo, tampoco hubo avances en la Cámara Baja.

”No logramos los consensos, el oficialismo no ha querido tratarlo. El ejecutivo se equivoca ahí porque podría ser una fuente importante de financiamiento, quizás con un proyecto de ley de esa naturaleza, con algunos ajustes se lograrían esos recursos que dicen que se ahorrarían con el sistema bicameral”, indicó Gómez.

El cálculo al que hace referencia es el que se explicó la autora del proyecto, Laura Soto, en la presentación: “la recaudación prevista en Ingresos Brutos es de aproximadamente $44.500 millones, de los cuales $1600 millones corresponden a la recaudación abonada por lo financiero. Esto, teniendo en cuenta el valor bruto, es el 3,5% del Producto Bruto Geográfico de nuestra provincia”.

Desde el oficialismo aclararon que tampoco se descarta, aunque aclararon las dos trabas que entienden que hay en el asunto: el pacto fiscal y la menor disponibilidad de recursos que podrían los bancos privados locales.

”Mendoza está en el marco de un acuerdo de pacto fiscal, que se firmó en la gestión de Macri. Uno de los puntos es el de los topes de alícuotas de ingresos brutos, que fueran bajando. Por eso muchas les gustaría incrementar y no pueden hacerlo”, manifestó López.

Por otra parte, pide tener en cuenta que este incremento “puede generar un riesgo que tiene impacto en el acceso al financiamiento, en los fondos disponibles a cada provincia en donde termina siendo un costo para el tomador de crédito. Al banco le es más caro prestar su plata en Mendoza que en San Juan, por ejemplo”.

”El sistema tendrá más recursos allá que acá y sería volverle más caro un préstamo a Mendoza que San Juan, trasladándole esa alícuota. Si el impacto no termina siendo en el tomador del préstamo, será en la población porque habrá menos disponibilidad”, sostuvo.