sábado 24 de octubre de 2020

Mario Vadillo. "Muchas veces ese tema de hacer esos roll over indefinidos terminan siendo un tema de mayor endeudamiento aunque no lo planteen así”.
Política

Suárez pide otra vez roll over: en la oposición hay diferencias sobre si aprobarlo o no

Los partidos opositores todavía no tienen postura tomada sobre autorizar el pago de deuda con deuda nueva. Ya se lo rechazaron este año al Gobernador y el año pasado a Cornejo.

Mario Vadillo. "Muchas veces ese tema de hacer esos roll over indefinidos terminan siendo un tema de mayor endeudamiento aunque no lo planteen así”.

Con el Presupuesto provincial presentado oficialmente hoy, algunos se anticipan a opinar sobre uno de los escollos que viene teniendo el radicalismo en el Gobierno provincial: el roll over, que es canjear vieja deuda por nueva, de acuerdo a las condiciones que ofrezca otro acreedor.

Es un hecho que en la pauta de gastos se pedirá esta autorización, y no habría que descartar que también se pida la modificación del artículo 68 de la Ley de Administración Financiera, permitiéndole a esta administración y a las siguientes, no requerir todos los años del aval de la oposición para renegociar.

Sin embargo, Legislatura viene retaceando esta herramienta al Ejecutivo. El oficialismo no consiguió los dos tercios de los votos necesarios ni en el último año de Alfredo Cornejo, ni en el primero de Rodolfo Suárez.

Mario Vadillo, de Protectora Línea Fundadora, diferenció en diálogo con Los Andes que “no queremos algo permanente porque queremos saber qué deuda y qué se va a ‘rolear’. Muchas veces ese tema de hacer esos roll over indefinidos terminan siendo un tema de mayor endeudamiento aunque no lo planteen así”.

Con respecto a las autorizaciones anuales, aseguró que muchas veces plantea que “la idea del roll over es una refinanciación de los intereses que genere una mayor conveniencia, mejora las condiciones con la misma plata y tener más cuotas, por ejemplo. Necesitaríamos que paguen y se terminen las deudas, no que se pateeen para adelante y se terminen agigantando”.

Por su parte, del otro lado de la grieta de Protectora, en Fuerza Política, Pablo Cairo prefirió ser prudente y esperar a ver los números para “recién ahí poder hacer un análisis”.

“Lo que uno ve es que cada vez se endeudan más y es grave lo que le genera a una provincia. Si uno no estuviera pagando todos estos intereses se podrían ver objetivamente el déficit habitacional y cubrirlo quizás en 5 años y esa plata se escapa de la provincia”, indicó.

Quien también comparte voto con la autorización anual es Jorge Difonso, dentro de Cambia Mendoza con el Frente Renovar, pero díscolo en algunas oportunidades. Sin embargo, sería un aliado en esta ocasión.

“Es una herramienta que las tienen todas las administraciones, tanto todas las provincias como la Nación, asi que nosotros el año pasado la votamos a favor y este año creemos que sí, que corresponde. Hasta que la provincia no termine de regularizar la deuda, lo van a requerir todos los años. Sería en defensa del gobierno de Mendoza, ¿por qué quitársela a Mendoza si la tiene la Nación y otras provincias?”, se preguntó.

Otra aliada incómoda para el oficialismo es Mercedes Llano (PD), pero prefirió evitar una opinión sobre el tema hasta no ver el texto.

Desde el Frente de la Izquierda y los Trabajadores adelantaron su negativa al endeudamiento. Mailé Rodríguez remarcó que ahora “más que nunca porque en la crisis en la que estamos, no podemos aceptar ningún tipo de endeudamiento, roll over ni toma de nuevos créditos como quieren hacer”,

“Venimos insistiendo en que hay que investigar la deuda mendocina que tiene su origen con la quiebra del Banco Mendoza y nos tiene atados hasta el 2029. Esto no es más que ajuste para las áreas más sensibles que es lo que estamos viendo ahora. Se ajusta en salud, en educación y el orden de prioridades está puesto en otro lado”, cuestionó.

Desde el Frente de Todos-PJ también evitaron precipitarse en una mirada al respecto del presupuesto hasta no conocer la letra chica.