lunes 14 de junio de2021

Reunión de madrugada entre Cristina y Massa, Máximo desde el palco: las “perlitas” de la histórica sesión en el Senado
Política

Reunión de madrugada entre Cristina y Massa, Máximo desde el palco: las “perlitas” de la histórica sesión en el Senado

La Cámara alta convirtió en ley esta madrugada el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo por 38 votos a favor y 29 en contra.

Reunión de madrugada entre Cristina y Massa, Máximo desde el palco: las “perlitas” de la histórica sesión en el Senado

El Senado convirtió en ley esta madrugada el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo por 38 votos a favor y 29 en contra y una abstención, tras una jornada de debate que duró más de doce horas y terminó en la madrugada de este miércoles 30 de diciembre. La iniciativa permite la práctica del aborto hasta la semana 14 de gestación, a la vez que habilita la objeción de conciencia de los profesionales que no están de acuerdo con esta práctica médica.

Reunión entre Cristina Fernández y Sergio Massa

La presidenta del Senado y el titular de Diputados estuvieron reunidos durante una hora antes de ingresar al recinto para el último tramo de la sesión. La reunión que arrancó a las 3:00 de la madrugada entre Cristina Fernández y Sergio Massa se realizó en las oficinas de la Presidencia de la Cámara Alta.

En ese momento la conducción del debate por la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo estaba en manos de la presidenta provisional del Senado, Claudia Ledesma Abdala (Frente Cívico-Santiago del Estero).

El diputado Máximo Kirchner observó el tramo final de la sesión del Senado desde uno de los palcos

El jefe del bloque del Frente de Todos en Diputados, Máximo Kirchner, se sumó al grupo de invitados y personalidades que siguió el debate del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) de modo presencial desde las instalaciones del Senado.

Kirchner compartió una galería con la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti; la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza; la exdiputada Juliana Di Tullio y la asesora presidencial Dora Barrancos. El diputado ingresó a una de las galerías aproximadamente a de las 2:30, casi en simultáneo al retorno al recinto de la titular del Senado, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien se disponía a conducir la sesión en el momento de los discursos de cierre de cada jefe de bloque.

Sólo tres senadores modificaron su decisión respecto a la votación de 2018

Sólo tres senadores nacionales decidieron hoy modificar su opinión sobre el proyecto que habilita la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) que esta madrugada, tras una extensa jornada, debatía el Senado de la Nación. Esas modificaciones en los votos acercaron al sector favorable a la iniciativa a los votos necesarios para que sea convertida en ley, luego de haber sido sancionada por la Cámara de Diputados.

El cambio más notable fue el de la oficialista rionegrina Silvina García Larraburu, quien en 2018, cuando la cuestión fue rechazada durante el Gobierno de Mauricio Macri, había votado en contra. En aquel momento, la senadora había mantenido una opinión favorable, pero cuando llegó al recinto decidió votar en contra del proyecto. Hoy, la legisladora oficialista anunció que su decisión “es un voto deconstruido”.

”La decisión de la interrupción voluntaria del embarazo es la demanda de las nuevas generaciones”, argumentó. La opositora Lucina Crexell, de la provincia de Neuquén, se había abstenido en el año 2018, luego de reclamar modificaciones a la iniciativa que finalmente fracasó. ”No cambié mi manera de pensar sobre el aborto. Cambié el enfoque. No es feminismo o religión. El aborto clandestino es una figura silenciosa que escribe páginas muy tristes”, señaló Crexell al hacer uso de la palabra en el recinto de sesiones.

El último senador que cambió de parecer fue el peronista salteño Sergio Leavy, quien en 2018 era diputado nacional y votó en contra. La semana pasada, Leavy mantuvo una reunión con el presidente Alberto Fernández, al término de la cual anticipó que debía pensar nuevamente su decisión.”En 2018 participé del debate, esta ley es totalmente diferente, me hubiera gustado un debate más profundo pero me di cuenta de que esto no se trata de mi, no es una situación de mi creencia, sino que es una situación que le compete a muchas mujeres”, dijo.