Raúl Levrino: “Cambiamos y ahora el vocero del Ministerio de Seguridad soy yo”

El ministro Raúl Levrino brinda explicaciones en la Legislatura Provincial
El ministro de Seguridad de Mendoza  Raúl Levrino, luego de que la oposición exigiera su presencia desde hace meses. El funcionario se presenta ante la Comisión Bicameral de Seguridad para responder inquietudes y exponer ante los legisladores.

Foto: Orlando Pelichotti
El ministro Raúl Levrino brinda explicaciones en la Legislatura Provincial El ministro de Seguridad de Mendoza Raúl Levrino, luego de que la oposición exigiera su presencia desde hace meses. El funcionario se presenta ante la Comisión Bicameral de Seguridad para responder inquietudes y exponer ante los legisladores. Foto: Orlando Pelichotti

El funcionario señala que había una estrategia distinta cuando el jefe de la Policía era Roberto Munives. En esa época, era él quien se encargaba de hablar ante la prensa. En su nuevo rol, critica con dureza al PJ, pero reconoce también que a la Policía le falta equipamiento.

A casi tres años de su asunción como ministro de Seguridad, Raúl Levrino cambió el perfil. De rechazar el contacto con la prensa, ha pasado a asumir el rol de “vocero”. Esto lo atribuye a la salida del ex jefe policial, Roberto Munives, a pesar de que el uniformado tiene un reemplazante sobre quien evidentemente no recae esa tarea: Marcelo Calipo.

En esta entrevista, defiende la gestión y critica con dureza al PJ. Reconoce a la par que a la Policía le hace falta más equipamiento y habla de los casos de inseguridad que más conmovieron a la sociedad mendocina.

-¿Por qué hasta ahora eligió tener un perfil tan bajo como ministro de Seguridad?

-Cuando comenzamos la gestión se había definido una estrategia en la que lo que era policial lo comunicaba el director de Policía y lo que era penitenciario lo comunicaba el director general penitenciario. A mí me vieron en las conferencias formales. Este fue el concepto puntual. En algún momento se discutió más una cuestión personal que el perfil del ministro. Y hubo una particularidad cuando nos citaron a la Bicameral de Seguridad, cuando estábamos frente a un femicidio, y quienes convocaban no respetaban a la víctima ni a su familia. Sólo querían un escenario político cuando en realidad ya habíamos abordado la investigación criminal. Estuvimos en la Bicameral de Seguridad y sucedió el manual de La Cámpora: ir a la reunión a denostar, desacreditar y pedir la renuncia.

-No sé si solamente fue La Cámpora, ¿no cree que en algún momento se generó la sensación de que usted no quería dar información o quería hacer un apagón informativo?

-Yo salía en conferencias permanentes o a través de comunicaciones del Ministerio de Seguridad.

Femicidio
El cadáver de Agostina Trigo estaba en un galpón abandonado en carril Robert, entre carril Norte y Chivilcoy, de Buen Orden.
La zona fue perimetrada a mas de un kilómetro.
Ministro de Seguridad Raul Levrino el fiscal Oscar Sívori 
Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Femicidio El cadáver de Agostina Trigo estaba en un galpón abandonado en carril Robert, entre carril Norte y Chivilcoy, de Buen Orden. La zona fue perimetrada a mas de un kilómetro. Ministro de Seguridad Raul Levrino el fiscal Oscar Sívori Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

-¿Ese estilo lo definió el gobernador Suárez o usted? El de ser restrictivo con la información.

-No, fue una estrategia. En algunas oportunidades salí con el gobernador, en la presentación del Observatorio de Seguridad Ciudadana, la compra de camionetas y la incorporación de cadetes. Pero cuando se va Munives, empiezo a salir en forma permanente.

-¿Fue un error que Munives tuviera tanto protagonismo?

-En absoluto, el trabajo que habíamos diseñado era comunicar la política de seguridad y los indicadores.

-Entonces dice que después de lo de Munives decidió ser el vocero.

-Sí, ahora soy el vocero del Ministerio de Seguridad.

-O sea, cambió su perfil.

-Sí, cambió el perfil, pero lo habíamos hecho no por no salir, si no porque (si salía) se discutía más sobre el ministro que sobre la política de seguridad. En función de esa realidad (la renuncia de Munives) comienzo a salir yo.

-¿No hay debate sobre las políticas de seguridad con la oposición?

-A la Cámara he ido todas las veces que me lo han solicitado por el presupuesto. Tengo que ir a explicarlo. Cuando se planteó el esquema de la Bicameral se hizo un escenario político. Cuando fuimos nos pidieron la renuncia, como siempre hace La Cámpora.

-¿Pero el caso del femicidio de Florencia Romano no era lo suficientemente grave como para que hubiera ese remezón político?

-Sin lugar a dudas que fue grave.

-Realmente hubo un error policial, ¿cuál fue su balance?

-Nosotros ya teníamos protocolos desde 2016 y modernizamos el 911. Antes no había grabación inmediata ni se sabía quienes intervenían. Seguimos profundizando ese trabajo.

-¿No fue un error de la política de seguridad lo de Florencia Romano?

-Lo de Romano fue un error de la oficial Herrera que se quedó con la información. Ella debería haber generado el suceso, quedó en ella. Inmediatamente fue cesanteada.

-Dado el personal y el equipamiento que existe, ¿eso no puede volver a pasar, dice usted?

-No tendría que haber ocurrido, pero esta persona estaba capacitada, llevaba 14 años en la fuerza y 4 en el CEO. Ella cortó. Hoy en el 911 hay 600 personas que están capacitadas con la ley Micaela, y se recapacitan 30 minutos antes de ingresar al turno para sabe actuar ante casos violencia de género.

-¿Ese caso y el del ciclista asesinado en las Heras fueron los casos más graves que le tocó enfrentar?

-Todo homicidio es grave. El que mató al ciclista debería haber estado detenido. Pero en función de la política de seguridad lo detuvimos.

-¿Falló la Justicia?

-No no, eso lo tendrá que resolver la Justicia, pero tenemos la mejor relación.

-Pero usted decía que el homicida era un reiterante y no estaba preso...

-Esta persona había cometido dos o tres delitos, la Justicia debe determinar eso. Ahora, nosotros lo detuvimos en forma inmediata. Pero la relación con el Procurador es “7 por 24″ y el trabajo es coordinado.

-¿Los mendocinos confían más o menos en la Policía?

-Vi una gran empatía durante la pandemia. La policía tuvo un acercamiento en los controles operativos, cuando se veía en el país controles agresivos y violencia institucional. Aquí no hubo ninguna denuncia. Creo en una policía profesional y la gente, en un concepto de cercanía, va a confiar.

-¿Va a confiar?

-Confía y va a ir confiando. Desde 2016 confía más.

-Algún error ha tenido?

-Creo que ante la situación económica, deberíamos tener más equipada a la fuerza. Más tecnificada. Hay que seguir profundizando en la tecnología.

-¿No hacen falta más policías en Mendoza?

-Tenemos 9.700 policías. Muchas veces se plantea el número de policías por habitante. También está el concepto criminológico de las zonas calientes. El personal se distribuye con ese concepto. Hoy se tiene que abordar la seguridad desde el ciberdelito y el cibercrimen. Estamos capacitando a nuestros ingenieros y vamos a modificar la ley 6722 (NdR: ley de reforma policial de 1999) para incorporar a estudiantes avanzados de ingeniería informática. Los incorporaríamos con rango policial. Voy a llevar esa reforma a la Legislatura.

-¿Hace falta entonces un reenfoque de la política de seguridad?

-Insisto en el ciberdelito. Hoy, a través de las pseudotiendas y pseudoperfiles se exhiben productos que se adquieren y se termina en robo, engaño o muerte. Vamos a profundizar la acción en tecnología. Hemos abordado también el narcotráfico a través del ciberdelito. Ya no hay en Mendoza bandas organizadas y criminales. La mayoría están detenidos: Yaqui, Ayala, Aguilera, Pizarro. Hoy la particularidad es el narcomenudeo en un territorio con robo de droga o no pago de droga. Hoy directamente hay kioscos. En ese marco hemos hecho 1331 allanamientos y hay 1290 detenidos. Y hemos desbaratado más de 600 kioscos.

En el departamento de Lujan de Cuyo se inauguró la comisaria 11.
Marcelo Calipo, Jefe de la Policia de Mendoza junto al Ministro de Seguridad Raul Levrino.
Foto: José Gutierrez / Los Andes
En el departamento de Lujan de Cuyo se inauguró la comisaria 11. Marcelo Calipo, Jefe de la Policia de Mendoza junto al Ministro de Seguridad Raul Levrino. Foto: José Gutierrez / Los Andes

-El robo callejero ha aumentado y es ajeno al ciberdelito y el narcotráfico.

-Hay que incrementar la prevención situacional con el recurso humano que tenemos. Es decir, los recursos preventivos para vigilar un objetivo. El móvil, las motos, las bicicletas, los triciclos y las cámaras forman parte de esa prevención. La situación económica impacta porque el año pasado se cayó la licitación de 60 vehículos y este año otra de 45 camionetas. No se presentó nadie. La economía afecta a la capitalización de la fuerza. Compramos unas 45 camionetas en el semestre pasado. Pero ahora no hay camionetas. Las cámaras las compramos, pero tienen elementos importados y hay problemas.

POR QUÉ SE DEMORA LA REUBICACIÓN DE LA PLAYA SAN AGUSTÍN

El Gobierno anunció un ambicioso plan para reubicar la playa de secuestros de vehículos de San Agustín en Las Heras.

En particular, el Ministerio de Seguridad adelantó que en julio se haría una licitación para la compactación de los rodados viejos. Pero pasó julio y todavía no hay novedades.

La respuesta del ministro Raúl Levrino sugiere que el problema no es suyo. “Eso está demorado en el Ministerio de Infraestructura. Tenemos la licitación (de la compactación) preparada. Está el pliego, pero necesitamos la infraestructura para trasladarnos en forma inmediata”, explicó.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA