domingo 29 de noviembre de 2020

El ultra K neuquino Oscar Parrilli y el aliado rionegrino Alberto Weretilneck, dos de los integrantes de la comisión en la que también participa Fernández Sagasti.
Política

Quedó listo el proyecto K para nombrar más fácil al Procurador

La comisión del Senado emitió el dictamen que obtendrá media sanción el próximo viernes. Después, el oficialismo deberá negociar en Diputados. Se eliminan los dos tercios para elegirlo.

El ultra K neuquino Oscar Parrilli y el aliado rionegrino Alberto Weretilneck, dos de los integrantes de la comisión en la que también participa Fernández Sagasti.

El Frente de Todos (FdT) avanzó en la modificación de la ley Orgánica del Ministerio Público Fiscal (MPF), al firmar este viernes un dictamen que le pone punto final a los dos tercios de los votos requeridos actualmente para nombrar a su titular, el Procurador General de la Nación, e instaura una exigencia más fácil de conseguir, la mayoría absoluta.

La encargada de informar cómo quedó el proyecto, que quedó listo para obtener la media sanción la semana próxima sin ningún inconveniente, porque el oficialismo tiene mayoría propia en esa cámara del Congreso, es la ultrakirchnerista María de los Ángeles Sacnun.

En la comisión de Justicia, que preside otro ultrakirchnerista, el neuquino Oscar Parrilli, y que integra también la camporista mendocina Anabel Fernández Sagasti, la senadora por Santa Fe señaló que además terminar con los dos tercios para la designación, el proyecto establece que el procurador general de la Nación no podrá ser nombrado en los años en que se elija Presidente de la Nación.

Sacnun señaló que el Procurador, según la iniciativa, tendrá estabilidad en el cargo hasta los 75 años y que ya no será vitalicio, como dice la actual Ley Orgánica del MPF, sino que tendrá un mandato de cinco años, con una única prórroga por otros cinco años más.

Esta prórroga podrá realizarse sólo a pedido del Poder Ejecutivo y con un nuevo acuerdo del Senado, por mayoría absoluta.

Además, podrá prorrogarse el mandato del jefe de los fiscales federales “siempre que no supere los 75 años” de edad, señaló Sacnun.

Remoción

En relación con el mecanismo de remoción, la propuesta del oficialismo que enunció Sacnun fue verdaderamente poco clara.

La senadora santafesina dijo que para echar al Procurador “hay una vía que puede ser la de que el Poder Ejecutivo comunique a la Cámara de Diputados” su pedido de remoción por mal desempeño; que esa Cámara, a su vez, podría iniciar ese proceso “con la mayoría de los dos tercios de sus miembros”, y que para completarlo se requerirían los dos tercios del Senado. “Nos pareció que era importante mantener esa mayoría agravada [en el Senado]”, dijo.

Sin embargo, según dijo Sacnun, el proyecto establece la posibilidad de que la remoción del Procurador también pueda ser solicitada por algún diputado nacional, en cuyo caso puede ser aprobada por esa cámara por mayoría absoluta, no dos tercios, aunque sí con los dos tercios del Senado.

Hasta el viernes a la noche el oficialismo no había hecho circular el dictamen, de modo que solamente quedaron los comentarios verbales de Sacnun, quien se preocupó por destacar que la propuesta del oficialismo se nutre de proyectos de los opositores Martín Lousteau, de la UCR; Lucila Crexell, del Movimiento Neuquino, y Alberto Weretilneck, de Juntos Somos Río Negro, quien, en rigor, es un aliado del oficialismo.

Para el cargo de Procurador el Gobierno ha propuesto a Daniel Rafecas, quien dijo que no iba a aceptar la nominación si no accedía por el voto de los dos tercios del Senado.

Disputa

Rafecas, un candidato oficial sin consenso

El oficialismo se decidió por la denominada mayoría absoluta, que son 37 sobre 72 votos posibles, sabiendo que los dos espacios opositores de la Cámara Baja, Juntos por el Cambio, que tiene 25 integrantes, y el interbloque Federal, que tiene cuatro, no están dispuestos a apoyar para el cargo a Daniel Rafecas, el candidato que Alberto Fernández propuso hace 11 meses. Lo curioso es que el propio Rafecas hizo saber hace unos meses que no aceptaría el cargo si se reduce por ley la mayoría de dos tercios para ser nombrado Procurador.

Ayer, Sacnun expresó el deseo de que el próximo procurador pueda ser avalado por “unanimidad”, lo que en este contexto es imposible.

El dictamen podría obtener la media sanción el próximo viernes, en lo que sería la última sesión del Senado del período ordinario de sesiones de un año accidentado. Habrá que ver qué números hay después en Diputados.