miércoles 23 de septiembre de 2020

Redactor. El ministro Martín Guzmán redactó la pauta de gastos que tendría el Estado nacional durante todo 2021.
Política

Presupuesto 2021: dólar “solidario” a $133 e inflación del 29%

Según la pauta de gastos, 2020 terminará con una caída del PBI de 12,1%. Para el año que viene prevé un déficit primario de 4,5%.

Redactor. El ministro Martín Guzmán redactó la pauta de gastos que tendría el Estado nacional durante todo 2021.

El Gobierno de Alberto Fernández envió hoy el proyecto de Ley de Presupuesto 2021 al Congreso y en él prevé que el dólar tendrá un valor promedio de 102,40 pesos en diciembre (y 133,12 pesos el solidario) y una inflación del 29%, además de un salto del 10,2% en las exportaciones.

“El Presupuesto 2021 es realista y está basado en supuestos prudentes acerca de la evolución futura de la economía local”, dijo Martín Guzmán, ministro de Economía, en el mensaje que acompaña la iniciativa.

En el proyecto, el Gobierno compara lo que propone con el Presupuesto 2019, el último aprobado por el Congreso. Es que actualmente la gestión está trabajando con una ampliación de aquella ley, porque Fernández no aceptó el proyecto elaborado por el macrismo en su último año de mandato.

En los últimos días, economistas críticos del Gobierno venían advirtiendo que el Gobierno estaba subestimando las variables del año que viene para tener un mayor margen de manejo discrecional de los recursos excedentes.

En su visita a San Juan, el Presidente había dicho este martes que la iniciativa fue hecha “con mucha seriedad, para que se sostenga en el tiempo” y dijo que su Gobierno no es “de los que cambian el presupuesto a la semana”.

¿Cómo cerraría el 2020?

El proyecto dice que este año la economía se hundirá 12,1% producto del impacto de la pandemia de Covid-19, con el consumo privado desmoronándose un 13,6% y el público bajando sólo 2,1%, debido a la monumental asistencia social a 11 millones de personas.

En 2020, la inversión se hundirá 25,6%; las exportaciones caerán 14,2% y las importaciones bajarán 21,9%, lo que dejará un saldo comercial favorable de 17.260 millones de dólares, según las proyecciones de Guzmán.

El índice de Precios al Consumidor en 2020 cerrará en torno al 32%, prevé el Gobierno. Y el tipo de cambio nominal subirá desde los 79,36 hasta los 81,40 pesos. Ese nivel del tipo de cambio minorista llevará el llamado “dólar solidario” que contempla el impuesto PAIS del 30% hasta los 105,82 pesos.

¿Qué pasaría en 2021?

El proyecto de Presupuesto dice que en 2021 el Producto Bruto Interno escalará 5,5% anual, con el consumo privado subiendo en el mismo porcentaje y el público, en un 2%, a marcha más lenta que este año debido a la desaceleración del gasto público.

La inversión, prevé Guzmán, subirá a una tasa del 18,1% en 2021; las exportaciones crecerán 10,2% y las importaciones recuperarán parte del terreno perdido este año, saltando un 16,3%.

La inflación esperada por el Gobierno para el año que viene será del 29%, apenas tres puntos porcentuales de la proyectada para 2020. Es que en el camino, se deberán ir descongelando los precios regulados que vienen paralizados desde fines de 2019.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Indec viajaría a una velocidad del 24% en 2022 y del 20% en 2023, según las proyecciones oficiales.

El tipo de cambio nominal alcanzará los 102,4 pesos en diciembre de año que viene, por lo que el solidario dentro del cepo cambiario se ubicará en los 133,12 pesos, siempre de acuerdo a lo que prevé el Gobierno.

Y el saldo comercial mostrará un superávit de 15.087 millones de dólares.

Todas las variables muestran una desaceleración en su recuperación proyectada para los próximos cinco años debido a que va mejorando la base de comparación anual a partir de 2021, con el 2020 como piso.

El gasto

El gasto primario real crecerá respecto a 2020 sin las erogaciones extraordinarias por Covid-19 a un ritmo del 7,6% anual en términos reales y 10,1% respecto de 2019.

En 2021, se incrementará en un 160% la inversión real en innovación y desarrollo respecto a 2019, a partir de una inversión proyectada en $187.000 millones o 0,5% del PBI que permitirá sostener el nivel de gasto real extraordinario de 2020.

Se duplicará la inversión real en infraestructura productiva y social respecto a 2019, a partir de una inversión proyectada en $835.000 millones o 2,2% del PBI.

La inversión real en Salud Pública crecerá un 49% real (descontando el impacto de la inflación) respecto a 2019, a partir de una inversión proyectada en $199.000 millones o 0,5% del PBI, dice el proyecto.

Se aumentará en un 11% la inversión real en Educación y Conectividad respecto de 2019, a partir de una inversión proyectada en $483.000 millones o 1,3% del PBI.

La inversión real en Inclusión Social Activa crecerá 49,5% en términos reales respecto de 2019, a partir de una inversión proyectada en $270.000 millones o 0,7% del PBI.

Y se incrementará en 1.350% la inversión real en Género y Diversidad respecto de 2019, a partir de una inversión proyectada en $6.205 millones.

El agujero a cubrir

Guzmán trazó, como ya había anticipado, un déficit primario objetivo es de 4,5% del PBI. Es un nivel que apunta a garantizar –dijo- una recuperación sostenible de la actividad y el empleo y un fortalecimiento de la inversión pública en áreas estratégicas.

Para el economista heterodoxo, ese rojo está en un nivel “adecuado y asequible” en términos de financiamiento, compatible con la estabilidad y consistencia macroeconómica. “La dinámica de los ingresos y el gasto públicos tenderá a normalizarse respecto a la excepcionalidad de 2020 en el marco de la pandemia Covid-19”, escribió el ministro.

Lineamientos

El Gobierno dijo que construyó este Presupuesto sobre la base de dos principios fundamentales:

1) Estabilización macroeconómica: Impulsar la recuperación económica con un esquema de política fiscal expansiva y un Estado que cumple un rol fundamental para proteger a los sectores más vulnerables, incentivar el mercado interno y potenciar un crecimiento de la producción y de las exportaciones. Ejes esenciales para que nuestro país pueda sostener el crecimiento.

2) Sostenibilidad fiscal: requerirá de esfuerzo consistente para lograr un equilibrio fiscal compatible con un crecimiento inclusivo.

Por otro lado, el Gobierno nacional señaló los “objetivos estructurales”: construir un modelo de desarrollo sustentable en términos económicos, sociales y políticos que reúna en simultáneo cinco condiciones estructurales: inclusión, dinamismo, estabilidad, federalismo y soberanía.