domingo 29 de noviembre de 2020

Sólo suscriptores
Política

Política en Off: Mendoza ya no es la más anti k, una radical canta la marchita y el Berni mendocino

Lo que se dice y lo que no, lo que se habla y lo que no. Y todo lo demás que pasa en el detrás de escena de la política mendocina.

Sólo suscriptores

Contacto: politica@losandes.com.ar

Mendoza ya no es la más anti K

Mendoza se mantuvo por meses como la provincia más anti K del país; es decir, como el lugar donde el kirchnerismo tiene más rechazo, expresado en la imagen negativa que releva mensualmente la consultora CB. Pero en el último sondeo, el de octubre, Córdoba recuperó la cima.

Según los resultados de esta encuesta que se realiza en las 24 provincias, el presidente Alberto Fernández posee su imagen positiva más alta en Santiago del Estero (71,3%) y la más baja en la Ciudad de Buenos Aires (39,7%), seguida por Córdoba (41,8%). La provincia donde más aumentó su imagen positiva con respecto al mes anterior es Tierra del Fuego (+5,1 puntos), mientras que en Salta es donde Fernández más bajó con respecto a septiembre (-7,9 puntos). En Mendoza, la imagen positiva del mandatario nacional es de 41,9%, un poco más arriba que el mes anterior, cuando estaba en 40,2%. Igualmente, sigue siendo más negativa que positiva.

Por su parte, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner tiene mayor índice de rechazo en todos lados. Su imagen positiva más alta está en Formosa (64,8%) y la más baja en Córdoba (21,5%). En tanto, el expresidente Mauricio Macri tampoco está mejor: en la mayoría de las provincias tiene más rechazo que aceptación. Su imagen positiva más alta está en (50,2%) y la más baja en Santiago del Estero (17,2%).

Alberto, pum para abajo

Seguimos con encuestas de imagen, que proliferan en esos días. Y seguimos con Alberto Fernández. En el primer semestre del año, el Presidente -según el índice de confianza que mide la Universidad Torcuato Di Tella- superaba o al menos igualaba los mejores momentos de Néstor Kirchner. Allá por abril, la estrategia de la cuarentena a priori contenía de buena manera el coronavirus, y aún no se notaba el bajón económico que hoy nos pega fuerte.

Pero la estrategia se le volvió un búmeran a Fernández, asomaron, en realidad se agravaron, los problemas económicos por la “cuarentena eterna” y el mandatario fue dilapidando la confianza y credibilidad en el segundo semestre del año. Hoy, los desmanejos económicos, con un dólar blue inmanejable, no hacen creer que esto pueda cambiar en lo inmediaro.

Así, el Índice de Confianza en el Gobierno (ICG) a partir de mayo no ha dejado de caer y en octubre registró 1,99 (se mide en la escala del 0 al 5), lo que representa una baja -la sexta consecutiva- del 12,1% respecto al mes anterior. Lo notable es que el actual nivel de confianza en la gestión nacional es tan solo 1% superior a la última medición que tuvo el gobierno de Mauricio Macri (diciembre 2019). Recordemos que, si bien había aumentado un poco después de las elecciones generales de octubre, el el ex presidente venía siendo azotado por el también pésimo manejo económico del país.

Por otro lado, este ICG de octubre es un 14% más bajo al primer mes de gestión de Fernández (enero 2020). Desde la Universidad Di Tella remarcan que la evolución negativa se da por una “insatisfacción en la población por la situación de cuarentena, los problemas económicos, y también por desacuerdos con ciertas acciones del gobierno nacional”.

De hecho, en los subíndices que se analizan, el que más impactó fue el que mide la “Capacidad para resolver los problemas del país” (-16,1%), seguido por la “Eficiencia en la administración del gasto público” (-15,9%). Otro dato importante es que es el Gran Buenos Aires, donde Fernández tiene mayor aceptación política, el ICG es 2,29. En el interior baja al 1,87, y es en la Capital Federal donde se profundiza la caída de la imagen a 1,81. Malas noticias para Alberto ¿podrá revertir la caída y cerrar mejor el 2020?

¿El peronismo ya tiene al nuevo Mazzón?

El 7 de agosto de 2015 moría Juan Carlos Mazzón, el gran operador del peronismo a nivel nacional. Pero Mazzón no era sólo eso; también era una figura preponderante de la escena política local, quien bajaba desde el olimpo porteño para ordenar las piezas del PJ mendocino.

La muerte de Mazzón dejó varios vacíos. Uno, el liderazgo de un espacio interno fundado por él, el sector Azul, dónde abrevaban los hermanos Alejandro y Adolfo Bermejo (ambos ex intendentes de Maipú), y los jefes comunales Martín Aveiro (Tunuyán), Roberto Righi (Lavalle). También revistaban en los azules el ex intendente de San Martín Jorge Giménez y la eterna Patricia Fadel.

Ellos fueron los únicos azules. También arrancó su militancia en ese espacio un dirigente peronista que con el tiempo se haría conocido: el ex vicegobernador Carlos Ciurca.

Ciurca llegó a Las Heras y empezó a distanciarse de Mazzón, tal vez porque los azules en la entonces república del PJ en Mendoza no lograban hacer pie. Pero Ciurca sí hizo pie: fue concejal, legislador provincial, ministro de Seguridad, de Desarrollo Social y Salud, y vicegobernador.

Incluso tejió un espacio interno, La Corriente peronista, que en junio de 2013 ganó la última contienda interna en el peronismo. Después de esa victoria, el gobernador de entonces, Francisco Pérez (también derrotado por Ciurca), impulsó la reforma electoral que imponía las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO).

En 2015, Ciurca intentó ser intendente de Las Heras y le ganó el radical Daniel Orozco. A partir de ese momento, se bajó de toda aspiración y empezó a manejarse políticamente sin exponerse. Con lo que quedó de su viejo espacio, la Corriente peronista, más algunos que quedaron huérfanos tras la muerte de Mazzón (como Jorge Tanús), Ciurca empezó a armar un espacio propio.

En 2018, el ex vicegobernador se alió con Anabel Fernández Sagasti. Esa alianza se impuso en la PASO 2019 y Ciurca puso a dos de los suyos en sillones comunales: Flor Destéfanis (Santa Rosa) y Fernando Ubieta (La Paz); y a su esposa, Verónica Valverde, en la Legislatura, además de a Tanús en un cargo nacional.

Ciurca se mueve lejos de los flashes y teje. Algunos dicen que quiere ser el sucesor de Mazzón, quien tampoco hablaba mucho con los medios, ni tenía excesiva exposición. ¿Será el dirigente que ordene al peronismo de Mendoza?

La radical que ahora canta la “marchita”

El caso de Débora Quiroga es uno de esos curiosos casos de dirigentes que pegan al salto a otro partido y terminan enfrentados con quienes antes habían compartido militancia y gestión de gobierno.

Esta mujer llegó hace algunos años al Concejo Deliberante de Santa Rosa desde la UCR, en los tiempos que comandaba la intendencia desde el peronismo el controvertido Sergio Salgado. Cuando el ex intendente fue destituido y asumió en su lugar la radical Norma Trigo, Quiroga se transformó en una de sus aliadas.

Sin embargo, todo cambió cuando llegó el momento para Trigo de revalidar pergaminos el año pasado. En la interna de Cambia Mendoza, la concejal Quiroga decidió romper con la UCR y se anotó como precandidata para las PASO en la lista del Pro, que a nivel provincial encabeza Omar De Marchi. En la campaña hubo chispazos hacia ambos lados y cuando la interno la ganó Trigo, ya no hubo punto de retorno.

Para las elecciones generales, Quiroga se mostró cerca de la peronista Flor Destéfanis y terminó sumándose a sus huestes. Tal es el compromiso con su “jefa” que sumó más porotos afiliándose al Partido Justicialista. Y no eligió cualquier día, sino justamente el 17 de octubre para hacer público su pacto político: el Día de la Lealtad.

Con un mensaje almibarado y dedicado a quien, dicen, será la presidenta del PJ local en diciembre, expresó: “Hoy cuando vi tu nombre como posible presidenta del PJ provincial, me dieron ganas tremendas de decirle al mundo que gracias a vos conocí al peronismo. En el día de la lealtad, soy leal a los ideales del pueblo #afiliadaaljusticialismo”, escribió en Twitter la “conversa” Débora Quiroga.

La Primera Dama manda ayuda para San Rafael

Fabiola Yáñez, la pareja de Alberto Fernández, es presidenta del Consejo Asesor de la Primera Infancia, y junto a la Fundación Pampa Energía, reafirmó su vocación solidaria. A través de una videoconferencia, participó de la donación de materiales para construir la sede de la Asociación de Jóvenes por la Lucha contra el Cáncer Infantil “La Casita de Malen”, ubicada en San Rafael.

El presidente de la asociación, Maximiliano Martínez, fundó la entidad luego de perder a su hermana, algo que conmovió a Yáñez. “Conocer la historia de Maxi, quien a partir del dolor de la pérdida de Malen, decidió embanderar esta causa y ayudar a tantas familias que están atravesando esta enfermedad a que no la transiten solo, realmente es admirable. Tu sueño Maxi de tener La Casita se Malen, no es un sueño egoísta, sino colectivo porque al cumplir tu sueño, estarás abrazando a muchas vidas que están necesitando de este apoyo” remarcó la Primera Dama en el anuncio virtual de la ayuda que gestionó.

"Es un privilegio haber podido compartir este tiempo con ustedes”, agregó y prometió visitarlos para conocer esta obra plagada de humanidad y sinergia solidaria, donde la prioridad es la salud de los niños. ¿Vendrá sola o lo traerá a Alberto?

Levrino, al estilo Berni

El ministro de Seguridad, Raúl Levrino, sorprendió a muchos el martes pasado: anduvo sobrevolando los cielos mendocinos en el helicóptero provincial. Pero no estaba paseando. El funcionario aprovechó la fecha del 20 de octubre, que conmemora el Día de la Policía de Mendoza, para acercarse a los destacamentos más alejados.

Así pudo verse un despliegue interesante en la localidad santarrosina de Ñacuñan, a metros del puesto de Iscamen. Hubo desvío de autos y la nave aérea detenida en el medio de la ruta provincial 153 decoraban el panorama, casi inhóspito en esos pagos que gobierna Flor Destéfanis.

Algunos, no sin cierta ironía, compararon el despliegue de Levrino con esos más mediáticos a los que nos tiene acostumbrados el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni.

Según contaron desde el ministerio, aprovecharon la maniobra operativa diaria de rastrillaje preventivo, que se hace habitualmente, y se descendió en ese lugar. Y no fue sólo en Santa Rosa, sino también en el sur provincial.