domingo 20 de junio de2021

Sólo suscriptores
Política en off: Lavagna teje en silencio, los duelos picantes en el Congreso y la furia de Alberto por el monotributo
Política

Política en off: Lavagna teje en silencio, los duelos picantes en el Congreso y la furia de Alberto por el monotributo

Lo que se dice y lo que no, lo que se habla y lo que no. Y todo lo demás que pasa en el detrás de escena de la política nacional.

Política en off: Lavagna teje en silencio, los duelos picantes en el Congreso y la furia de Alberto por el monotributo
Sólo suscriptores

Lavagna quiere la tercera vía, sin Iannizzotto

El economista y ex candidato a presidente Roberto Lavagna sueña con una tercera vía mayoritaria, que aglutine a todos los sectores que hoy no forman parte del Frente de Todos ni de Juntos por el Cambio.

Lavagna teje en silencio, pero su estrategia está generando confusión entre los propios. El miércoles se reunió con la ex intendenta de Rosario y nueva líder del Partido Socialista, Mónica Fein.

El economista intenta construir un espacio mínimo que le permita tener representantes en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Mendoza. Mientras, su nuevo aliado Florencio Randazzo espera gestos de respaldo para lanzarse.

En un momento trascendió que Lavagna y Randazzo habían acordado con Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro, para compartir espacio, pero este último confirmó que competirá por el espacio de la ex diputada nacional Cynthia Hotton.

Iannizzotto firmó un acuerdo electoral que une al campo con evangélicos y católicos, y lo posiciona como candidato a diputado nacional por la provincia de Mendoza y el partido Reforma, la expresión local de Valores para mi País, la corriente que lidera Hotton.

“¡Están viendo quién la tiene más larga!”

Solo basta escucharlos para entender que es irreconciliable la situación entre el kirchnerismo y el macrismo. En cada reunión en el Congreso se puede palpar. No se escuchan. Se chicanean. Se deliran. Se insultan. Se tratan de “opas”, los unos a los otros. Y no es que los ciudadanos sean románticos o ingenuos, es que han convertido a la política en un ruido inviable.

Este jueves, el oficialismo armó una reunión de comisiones de Asuntos Constitucionales; Acción Social y Salud Pública. Fue para un dictamen exprés del proyecto de ley que regula las restricciones sanitarias en el país de acuerdo a parámetros de la pandemia.

En un momento, le tocó hablar a Graciela Camaño, de Consenso Federal. Y con pocas palabras, sintetizó lo que viene ocurriendo en el Congreso: “A la hora de la pandemia nos estamos dando cuenta que lo que le falta al mundo es cooperación. Somos 45 millones de argentinos y muy pocos dirigentes políticos, 257 en esta Cámara. Cómo no vamos a poder buscar los acuerdos mínimos para que una sociedad dolorida y doliente deje de ver el triste espectáculo de la política para ver, como se dice en la vulgaridad, quién es el que la tiene más larga”.

La crítica incisiva fue tanto para el Gobierno que busca avanzar con sus iniciativas legislativas, muchas veces, a como dé lugar. Y también para Juntos por el Cambio que desde el año pasado viene anticipando que se opone a proyectos de ley cuando estos ni siquiera habían sido ingresados a las Cámaras o incluso, se opone a cuestiones que en esos proyectos no están.

Críticas a la teta del Estado

El diputado nacional del Pro Jorge Ricardo Enríquez suele tener discursos picantes y esta vez no fue la excepción en la reunión de Comisión de Legislación General, en la que se trató la suspensión por seis meses de las Sociedades por Acciones Simplificadas (SAS) que impulsa el Frente de Todos.

“Mientras los escuchaba hablar a los diputados, pensaba: ¿cuántos de los que están acá trabajaron alguna vez en el sector privado, empezando de abajo, y sin vivir de la teta del Estado, y entonces ignoran lo que es empezar una actividad empresaria?”, inició.

Y añadió que sus pares del oficialismo “no saben lo que es querer trabajar formalmente en el sector privado en un país en el que te ponen trabas todos los días”. La afirmación generó ira en el oficialismo, desde donde le gritaron que dejara de chicanear.

Cecilia Moreau, oficialista y presidenta de la comisión, cruzó a Enríquez. “Diputado, empezó usted agrediendo y expresando una chicana misógina”, dijo la diputada. Y el legislador contestó: “La ofensa del sayo que se la ponga el que le quepa”.

¡Qué pasó ahora!

En los últimos tiempos, los argentinos comenzaron a autodenominarse como los “reyes del meme”. Quizás sea por la creatividad y velocidad con la que se crean, aunque eso no sería posible sin que en el país ocurran cosas tremendamente insólitas.

Uno de los memes más conocidos tiene al mismísimo presidente Alberto Fernández como protagonista. Es un plano corto de su rostro cansado y demacrado por la responsabilidad y el trajín de la agenda diaria. Con una frase impresa: “¡Qué pasó ahora, la puta madre!”.

Pero lo insólito fue que esta vez el meme se hizo real. Fernández se despertó el sábado en la mañana y agarró el teléfono. Antes de levantarse de la cama abrió Twitter y ahí fue cuando vio la catarata de quejas y críticas por la deuda retroactiva a los monotributistas.

Quienes lo rodean dicen que “puso el grito en el cielo”. Y “re caliente”, llamó a Martín Guzmán, el ministro de Economía, y a Sergio Massa para que “arreglen” la macana que había surgido de los cambios que la AFIP había hecho por orden de una ley recientemente sancionada.

Así surgió el nuevo proyecto de ley que busca enmendar el daño que le iba a hacer a cuatro millones de monotributistas una ley que el propio Frente de Todos impulsó en el Congreso ¡hace dos meses!.

Lousteau y Larreta vs. Los Halcones

Horacio Rodríguez Larreta y Martín Lousteau han sabido ser contrincantes bastante ásperos, pero ahora los une el espanto: su acercamiento político tiene que ver con la división que se está dando en Juntos por el Cambio entre Halcones y Palomas.

Los dos se encontraron en la jefatura de Gobierno. Fue el día después de que la Mesa Nacional de JxC se reuniera para trazar un cuadro de situación en los distritos en lo que podría haber disputa interna. “Compartir información para gestionar mejor es clave. En especial en las actuales circunstancias y para construir otro futuro. Muy buena charla con Horacio”, dijo Lousteau en Twitter.

Pero detrás de la frase de ocasión, los dirigentes reafirmaron la alianza que los juntó para las elecciones de 2019, después de ambos compitieran en 2015 en CABA.

El pacto de Lousteau y Rodríguez Larreta deja afuera a Patricia Bullrich. La exministra quiere ser la cabeza de lista de diputados nacionales porteños. Larreta quiere a María Eugenia Vidal. Lousteau y la UCR porteña coinciden con el jefe de gobierno en que Bullrich no es la mejor opción por sus posiciones extremas

Vallejos tuitea y en la Rosada tiemblan

Fernanda Vallejos es diputada por el Frente de Todo y economista. Fue la elegida por Cristina Fernández en 2017 para encabezar la lista de diputados en la populosa provincia de Buenos Aires. Y es una voz muy escuchada en el núcleo duro del kirchnerismo.

Vallejos, además, es una activa usuaria de las redes sociales. Lleva escritos 38.000 tuits. Y la prensa le presta atención porque expresa una de las bibliotecas económicas que hay en la coalición de Gobierno.

Hace poco propuso que se le cobre más impuestos directos a los sectores más pudientes porque así se puede recuperar los subsidios que se les asigna a esa población a través de la electricidad y el gas.

En la Casa Rosada y en el massismo, las otras dos patas de la coalición, optan por la segmentación y por no hablar de mayor presión tributaria. Incluso, están desesperados por enviarles señales a la clase media, como ocurrió con Ganancias y ahora con el Monotributo.

Y cada vez que Vallejos hace una propuesta en redes sociales, varios se agarran la cabeza. Lo último fue porque dijo que los diputados argentinos tienen “el salario más bajo (mucho más) de toda la región. Casi que da vergüenza”.

Si bien medido en dólares el salario de los diputados puede resultar más bajo que el de sus pares de Brasil, Chile o Uruguay, también son inferiores el salario mínimo y el promedio, las jubilaciones y las pensiones. ¡Todos ganan menos por la terrible devaluación del peso!

En plena crisis económica y con la pobreza encima del 42%, con el 60% de los chicos menores de 14 años viviendo en condiciones lamentables, el comentario de Vallejos no pareció muy atinado y empático. Y en el Ejecutivo, muchos se agarraron la cabeza.