jueves 6 de mayo de2021

Sólo suscriptores
Para sumar apoyos, Suárez estira el debate por la Constitución
El vicegobernador Mario Abed y el ministro Víctor Ibáñez, presentando en agosto el proyecto para que sea debatido / Foto: Gentileza
Política

Para sumar apoyos, Suárez estira el debate por la Constitución

Las voces de algunos sectores, mueven el tratamiento legislativo para fines de julio. Es clave la fecha de las elecciones.

Para sumar apoyos, Suárez estira el debate por la Constitución
El vicegobernador Mario Abed y el ministro Víctor Ibáñez, presentando en agosto el proyecto para que sea debatido / Foto: Gentileza
Sólo suscriptores

Mucha agua corrió bajo el puente desde que el gobernador, Rodolfo Suárez, envió el texto para reformar la Constitución provincial el 11 de agosto del año pasado. Los cruces con la oposición, la negativa de intercambiar opiniones y la intención del oficialismo de votarlo a fines de abril.

Sin embargo, las señales que dieron algunos sectores fueron tomadas por el Gobierno como una necesidad de dar el debate con más tiempo y el cronograma electoral le da un guiño, si es que Rodolfo Suárez decide acoplarse a la Nación.

“El plazo se mantiene todavía abierto como para dar el debate y ojalá que aprobemos la necesidad de la reforma antes de convocar a las elecciones generales por el sí o por el no (a modificar la Carta Magna). Si hay distintos sectores pidiendo el debate, evaluamos no apurarlo y seguir pidiendo a la oposición que recapacite”, indicó Víctor Ibáñez, ministro de Gobierno, Trabajo y Justicia.

En el Gobierno provincial advierten que la consulta enviada a los miembros del Consejo Económico, Ambiental y Social para que se expidan a favor o en contra del debate que debía abrirse -lo cual no implicaba “aprobar el proyecto tal como lo enviamos” aclara Ibáñez- fue muy importante. El 69% de quienes se expresaron, lo hicieron a favor y, teniendo en cuenta la pluralidad de voces, no siendo todas de la política, dio una señal. Algunos se abstuvieron y otros se manifestaron en forma negativa.

Si alguien consideraba que faltaba un aval de peso, el último viernes se expresó la Universidad Nacional de Cuyo destacando “la importancia y oportunidad del momento institucional actual de Mendoza para someter a un sano debate legislativo”.

Con estos elementos, sumado a encuestas y otros datos, en el gabinete barajaron y dieron de nuevo.

El referéndum y la interna

En las urnas, y en caso de aprobarse la necesidad de modificar la Constitución provincial, el voto a favor o en contra no necesita dirimirse en la Elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) previstas para el 8 de agosto. Así, irá a los comicios generales, en principio, para el 24 de octubre y los 90 días anteriores necesarios, marcan que hay tiempo hasta fines de julio. En el medio, esperar si el peronismo cambia su postura. Podría haber mayor margen si deciden postergarse los comicios, tal como están evaluando en la Casa Rosada, buscando el apoyo de la oposición. Se barajan setiembre y noviembre, respectivamente, como meses electorales.

Es la actual Constitución la que retrasa el reloj. El artículo 221 expresa que una vez sancionada la necesidad de reformarse, total o parcialmente, “se someterá al pueblo para que en la próxima elección de diputados”, se vote en todas las secciones electorales. Cuando se sancionó la Constitución provincial, las PASO no formaban parte de la normativa. “El sí o el no se vota en la próxima elección de diputados, que es la general”, apuntó Ibáñez.

“Hay tiempo” repiten en el oficialismo, dejando de lado los últimos días de abril como fecha de votación y más aún la del martes 13 que propuso un osado. Siempre que hay tiempo, se pueden mover fichas y analizar jugadas.

Este ejercicio se torna necesario porque con Anabel Fernández a la cabeza, el Partido Justicialista avisó que no acompañará el proyecto enviado por el gobernador Rodolfo Suárez. La respuesta del radicalismo fue: “Que se vote en el recinto y que argumenten ahí por qué se niegan a bajar el costo de la política”.

¿Y el PJ?

El Gobierno convocó formalmente a la presidenta del PJ, Anabel Fernández Sagasti días atrás para tratar de acercar posiciones, varias semanas después de haberse expresado en forma negativa al debate.

La reunión se concretó pero la senadora nacional no asistió sola; la acompaño Matías Stevanato, vicepresidente primero del partido. Eso no fue casual. El intendente de Maipú no es de extracción kirchnerista y, por lo tanto, el mensaje al Ejecutivo era claro: La Cámpora no decide sola, como suelen decir en el oficialismo.

Sin embargo, la respuesta fue nuevamente negativa porque el mandato partidario así lo decidió. La dilación en el tratamiento legislativo busca tratar de acercar posiciones, algo difícil de lograr. “No podemos quedar a expensas de un partido de oposición que diga que no por que no, o por un mandato partidario. Tenemos que tener altura institucional en Mendoza”, dice el titular de Gobierno.

En el peronismo entienden que no fueron convocados como ameritaba la situación y que el tema a debatir es demasiado trascendental como para ponerse plazos, con algún efecto electoral. Del otro lado, aseguran que la gente es la que terminará votando por esta contienda, con o sin referéndum en los comicios, y que será la oposición la que pague por “no querer bajar el costo de la política”.

Las rondas de los jueves seguirán su curso con un cronograma más ampliado, quedando la puerta abierta a una negociación. De cara al 1 de Mayo, el discurso del Gobernador será menos duro con la oposición de lo que podría haber sido con una trunca votación a la necesidad de la reforma. El Gobierno insistirá, nuevamente, en tratar de convencer a la oposición de participar de “un proceso histórico” para Mendoza, aguardando que “lo entiendan desde ahí” y no “desde el mandato partidario”.