Rodríguez Larreta alcanzó la paz en el PRO pero la interna con Manes convulsiona a Juntos por el Cambio

Rodríguez Larreta alcanzó la paz en el PRO pero la interna con Manes convulsiona a Juntos por el Cambio
Manes se postuló a candidato de la UCR como diputado por la provincia de Buenos Aires.

El jefe de Gobierno porteño logró la unidad del macrismo para acompañar a su precandidato en la provincia de Buenos Aires, Diego Santilli. Sin embargo, el fenómeno que provocó la propuesta radical con el neurólogo a la cabeza reconfiguró las aspiraciones, sobre todo, hacia el 2023.

La única certeza que manejan por estos días los socios de Juntos por el Cambio es que en la provincia de Buenos Aires habrá una importante interna entre la propuesta radical encabezada por el neurólogo Facundo Manes y Diego Santilli, el enviado del jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta. Saben, además, que el resultado de esa contienda expondrá los verdaderos desafíos que puertas adentro deberá afrontar la coalición opositora para construir una alternativa de poder hacia 2023.

Rodríguez Larreta consiguió con intensas negociaciones alcanzar la paz en Propuesta Republicana (Pro) para evitar un enfrentamiento adicional entre los amarillos en las próximas Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (Paso). Lo logró en la Capital Federal, donde goza de la fortaleza que le da la gestión, y también en la provincia de Buenos Aires, aunque con mayores dificultades y costos.

Claro que los movimientos y las alianzas que se formalizaron para las próximas elecciones legislativas se explican con las pretensiones presidenciales de varias de las figuras de JpC. Ya no sólo Rodríguez Larreta emprendió ese camino porque detrás de la apuesta de Manes se armó una fila de radicales muy atentos a los resultados en el territorio bonaerense y expectantes de conseguir el domingo 12 de septiembre, al término de las Paso, “la foto” que les dé envión en la carrera hacia la Casa Rosada.

Facundo Manes acompañó al gobernador Gerardo Morales en los festejos por la victoria electoral de Cambia Jujuy.

Toda la atención está en la provincia de Buenos Aires no sólo porque es un distrito electoral determinante sino también porque los más optimistas de JpC no descartan imponerse con más del 40% de los votos. Es decir, una victoria aún superior a la que consiguió María Eugenia Vidal en 2015 (39,5%), cuando se coronó como la primera gobernadora no peronista desde 1987.

Recta final para definir nombres

El próximo sábado se termina el plazo para presentar las listas de precandidatos para diputados nacionales y para el resto de los cargos que se deben elegir en el territorio bonaerense, que también representan una cuestión relevante y sensible en las discusiones internas.

Por lo pronto, Rodríguez Larreta alcanzó un acuerdo con el presidente de Pro provincia e intendente de Vicente López, Jorge Macri, para evitar qué él presente una lista propia para medirse con Santilli. Y además, incluyó el respaldo de Miguel Ángel Pichetto, quien se involucró en las gestiones electorales con la puesta en marcha del denominado Peronismo Republicano.

Los debates sobre la letra chica del acuerdo aún siguen abiertos y se desconoce a ciencia cierta cómo se conformará la boleta de Santilli, más allá de los trascendidos que indican que Jorge Macri ya tiene asegurado el tercer puesto.

Jorge Macri y Horacio Rodríguez Larreta

La paz en PRO se alcanzó con una misión algo pretenciosa. “Lo importante es que no se va a generar una tercera vía y que vamos a trabajar hasta el cierre de listas para que haya solamente una que represente a toda la coalición de JpC”, dijeron fuentes del macrismo consultadas por este medio.

El radicalismo bonaerense encabezado por Maximiliano Abad parecería tener un poco más encaminado ese trabajo. Detrás de Manes, se mencionan los nombres de las recientes incorporaciones: la titular del GEN, Margarita Stolbizer, el ex presidente de la Cámara de Diputados de la Nación Emilio Monzó y también Joaquín de la Torre, el ex intendente de San Miguel de origen peronista pero con una amplia cintura política que lo llevó a estar cerca de Aldo Rico, del kirchnerismo, de Sergio Massa y a ser funcionario de Vidal.

El abanico de alternativas también es un capital que bajaran en la UCR, atentos a las experiencias de victorias y derrotas en disputas internas. La aspiración máxima es que Manes se imponga, que sirva para contener la avanzada de Rodríguez Larreta y que le de entidad a la carrera presidencial de muchos dirigentes que aún aguardan en la gatera, pero también se contempla un Plan B con ganancias porque “los derrotados” con una buena performance en las urnas se impondrán como actores que el macrismo no podrá obviar en el camino futuro.

Vale recordar, para entender esas ecuaciones, que el radicalismo maneja 32 de los 62 municipios que quedaron a cargo de JpC en 2019. Los armadores de la UCR se jactan además de poseer la base de sustentación en territorios como General Pueyrredón, que conduce el macrista Guillermo Montenegro.

Otro parece ser el cantar para Rodríguez Larreta. Una derrota de Santilli sería un duro revés y una victoria no estaría exenta de desafíos porque será necesario intensificar los contactos para contener a los socios perdedores y garantizar el resultado en las elecciones generales. No será una tarea menor para los operadores, sobre todo, porque el calendario electoral apremia.

“El Pro no sabe lo que son las internas, no tiene esa cultura como sí el radicalismo que comprende que a veces se gana, otras se pierde, pero que siempre el partido sigue. Horacio no lo conoce eso, surgió de una interna contra Gabriela (Michetti) en un distrito controlado por el Pro como la Capital Federal y cuyo jefe político era el mismo en ambos lados de la interna. Eso no es una interna en la provincia de Buenos Aires, acá existen otras reglas”, evaluó un experimentado integrante de JpC ante la consulta de este medio.

Pero en ambos costados existe una vocación común, que tiene que ver con tratar de alejarse de las contradicciones del pasado y de los errores del gobierno de Cambiemos. Por ello, el frente opositor en Buenos Aires cambió su nombre, a “Juntos”, a secas, para tratar de alejarse del cambio que prometió Mauricio Macri.

El fenómeno Manes

En virtud de los hechos, en los que la UCR considera que las apuestas más riesgosas están en manos del jefe de gobierno porteño, se avanza con la expansión del “fenómeno Manes” para nacionalizar su impacto.

La incorporación del médico permitió desbalancear las discusiones internas y tiene potencial para modificar el escenario hacia 2023. “La victoria de Manes nos va a servir para terminar con la soberbia”, dicen en la UCR luego de recordar la desdibujada participación que tuvieron en las anteriores elecciones detrás de candidatos macristas.

Es por ello que la tarea de Manes no respetará las fronteras bonaerenses. El médico ya se mostró en Jujuy, donde celebró la victoria electoral del frente que encabeza el gobernador radical Gerardo Morales, y también estuvo en Corrientes, con el mandatario local, el también radical Gustavo Valdés.

Facundo Manes se mostró con el gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés.

“Manes es hoy un fenómeno nacional. Vas a tener en cada pueblito de Argentina un boina blanca diciendo que es el candidato de Manes. Desde Alfonsín que el radicalismo no cuenta con un candidato tan taquillero en términos electorales, no en términos doctrinarios”, evalúan fuentes que siguen de cerca el armado.

Además, destacan que Manes “no tiene pasado” en la gestión política ni vínculo con la gestión presidencial de Macri.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA