lunes 14 de junio de2021

Nación define el viernes por DNU la nueva etapa de la gestión de la pandemia
El Gobierno analiza el nuevo DNU. - Orlando Pelichotti / Los Andes
Política

Nación define el viernes por DNU la nueva etapa de la gestión de la pandemia

La redacción del decreto estará atada al “semáforo epidemiológico” que el Gobierno toma en cuenta. El jueves el oficialismo no pudo avanzar con la ley que pidió el Presidente porque no consigue los votos para aprobarla.

Nación define el viernes por DNU la nueva etapa de la gestión de la pandemia
El Gobierno analiza el nuevo DNU. - Orlando Pelichotti / Los Andes

El Gobierno nacional definirá este viernes los alcances, restricciones y la duración del nuevo Decreto de Necesidad y Urgencia que firmará el presidente Alberto Fernández para la nueva etapa de la gestión de la pandemia, mientras espera sin éxito por ahora la aprobación en la Cámara de Diputados de la Ley de “Emergencia Covid” como nuevo marco normativo.

Fuentes oficiales le explicaron a este medio que el criterio del DNU seguirá siendo el mismo que el último: definir medidas consensuadas para el Área Metropolitana de Buenos Aires y dejar que en las provincias los gobernadores tomen decisiones en función de la situación de riesgo epidemiológico.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero y la ministra de Salud, Carla Vizzotti, entre otros funcionarios nacionales, se reunieron el miércoles con expertos y epidemiólogos para evaluar las restricciones que seguirán vigentes en la próxima etapa que comienza el primer minuto del sábado 12 de junio.

Como la curva de contagios y fallecidos por Covid-19 sigue en niveles elevados, el Gobierno nacional evaluaba el jueves la posibilidad de volver a “cerrar” dos o tres fines de semana como para bajar la circulación por ocio y mantener las restricciones actuales en días hábiles. Los epidemiólogos señalaron que eso sería lo indicado.

El jueves se conectaron con la Casa Rosada los expertos Angenla Gentile, Mirta Roses, Pedro Cahn, Tomás Orduna y Gustavo Lopardo. Cafiero se había reunido con los jefes de Gabinete de la Capital Federal, Felipe Miguel, y de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco. Coincidieron en que las últimas medidas tuvieron efectos.

“Hay una baja significativa de los casos en el Área Metropolitana, pero hay que analizar este viernes de acuerdo al semáforo epidemiológico. Podría ocurrir que el AMBA empiece a avizorar el final del alto riesgo, porque la vacunación está avanzando más aceleradamente también. Algunas actividades podrían flexibilizarse”, explicaron desde el entorno de Miguel.

La ley que no llega

También el jueves, tras horas de fuertes especulaciones, el oficialismo finalmente desistió de tratar en la Cámara de Diputados el proyecto de ley de parámetros epidemiológicos para gestionar la pandemia. El Senado le había dado media sanción a la iniciativa el pasado 20 de mayo. En diputados se trabó por el amplio rechazo opositor.

El proyecto conocido como “semáforo epidemiológico” recibió dictamen favorable durante la mañana en las comisiones de Asuntos Constitucionales y Salud, pero el Frente de Todos sacó un pie del acelerador y no lo incluyó como ampliación del temario de la sesión que se desarrolló desde las 15:00.

El presidente de la Comisión de Salud, Pablo Yedlin, había dejado en la mañana la puerta abierta a la posibilidad de tratar el proyecto de restricciones sanitarias en la sesión, e incluso reveló que la propia ministra de Salud, Carla Vizzotti, pidió en la noche del miércoles un esfuerzo para sancionar la ley para zanjar la discusión que genera cada DNU.

El Frente de Todos consiguió el dictamen de mayoría, que reunió 36 firmas y contó con el apoyo del diputado y médico Eduardo “Bali” Bucca (Justicialista). En minoría, Juntos por el Cambio juntó 32 firmas, mientras que la lavagnista Graciela Camaño firmó un dictamen propio.

En diálogo con este medio, Bucca reconoció que el proyecto “necesita más acuerdo” y que adhirió al dictamen bajo el compromiso del oficialismo de no votarlo hoy mismo de manera “exprés”.

Durante el debate en comisiones, donde se vivieron fuertes cruces, Juntos por el Cambio ratificó su rechazo a la iniciativa, que delega en el Poder Ejecutivo facultades para tomas restricciones adicionales en zonas de “alto riesgo” o de “alarma epidemiológica”, si los índices no arrojan mejoras.

Diputados de esa bancada advirtieron que el proyecto viola autonomías provinciales y que será declarado inconstitucional porque la Corte Suprema ya falló a favor de la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires en su reclamo por las clases presenciales.

Mario Negri, diputado radical por Mendoza, dijo que la mayoría de firmas en comisión “no expresa una mayoría en el recinto”. El jefe del Interbloque de Juntos por el Cambio agregó que “el Gobierno está equivocado, persiste en un camino de confrontación institucional y va a chocar de frente”.

Además de Juntos por el Cambio, el proyecto es resistido por los cuatro legisladores de Córdoba Federal, los tres de Consenso Federal, la neuquina Alma Sapag, el santafesino Enrique Estévez y el Frente de Izquierda, entre otros.

Dado que la semana próxima el presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, estará de gira en Estados Unidos, no está previsto que haya sesión y, por lo tanto, el oficialismo seguirá buscando consensos para llegar al número que necesita para poder votar la ley recién en dos semanas.