viernes 4 de diciembre de 2020

Martín Guzmán ministro de Economía de la Nación.
Política

Mendoza pide que la Nación reactive el reparto de fondos de asistencia a la provincia

Hay expectativas respecto a los préstamos que entrega el Ministerio de Economía ya que, si se tomara la coparticipación como referencia para el reparto entre las 24 jurisdicciones, a la provincia le corresponderían más de $ 2.000 millones.

Martín Guzmán ministro de Economía de la Nación.

El Gobierno provincial presiona por el reparto del dinero de auxilio a las provincias por parte de la Nación, para hacer frente a la “pandemia económica”, que ha llevado al derrumbe de la recaudación tanto local como a nivel país, y en el que no hay certezas todavía de un repunte económico tras el bajón. Un informe de la consultora Aerarium marca que el Programa para la Emergencia Financiera Provincial (PEFP), creado en abril por la gestión de Alberto Fernández, ha repartido solamente el 52% de los recursos que tiene, en agosto no tuvo movimientos y mantiene “muy baja ejecución”, si se toman los 6 meses de pandemia que llevamos.

En Casa de Gobierno han expresado que el programa de emergencia a nivel nacional “es bueno porque si bien no suple todas las necesidades, ayuda”, pero tiene dos falencias, porque “no dicen ni cuánto (dinero) ni cuándo”, lo que marca una falta de previsibilidad que atenta contra la propia emergencia en la que se vive.

La Nación en total ha dispuesto de $170.000 millones para entregar en las 24 jurisdicciones: por un lado $60.000 de Aportes del Tesoro Nacional (ATN) que gestiona el ministerio del Interior; y por otro lado $110.000 millones –de los cuales $50.000 millones se agregaron en agosto por ampliación presupuestaria- del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial (FFDP), gestionados por el ministerio de Economía. En el primer caso, son recursos fondeados por las propias provincias que distribuye la Nación; mientras que el otro son préstamos a pagar en 36 meses por una tasa de Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER).

A nivel nacional, se han entregado $87.850 millones del PEFP ($40.000 millones de ATN y $47.850 millones de préstamos), en lo que sigue siendo la “única política de asistencia financiera a provincias”, tal como marca Aerarium

De todo este PEFP, la provincia recibió $3.822 millones de recursos discrecionales por la pandemia. En concepto de ATN, obtuvo $1.922 millones, y faltarían unos $820 millones más ya que, en el programa de auxilio a las provincias, el ministerio del Interior ya entregó $40.000 millones a las provincias, y restan $20.000 millones.

Por otro lado, en préstamos del FFDP, Suárez firmó por $1.900 millones, un número que tuvo gusto a poco en el Poder Ejecutivo, porque otras provincias rubricaron acuerdos sensiblemente mayores, como el caso de Tucumán, con un monto tres veces mayor al nuestro ($6.000 millones), o Chubut ($5.000 millones).

Asimismo, está la expectativa respecto a los préstamos que entrega el ministerio que conduce Martín Guzmán ya que, si se tomara la coparticipación como referencia para el reparto entre las 24 jurisdicciones, a Mendoza le corresponderían $2.050 millones.

Sin embargo, el número podría ser mucho mayor teniendo en cuenta que Buenos Aires no está en este programa de préstamos (ha recibido más de $60.000 millones en concepto de subsidios, no préstamos), y hay otras provincias que no han ingresado por decisión propia, tales como San Juan, La Pampa, Santiago del Estero y San Luis, entre otros.

De esta manera, la porción de la torta crece y a grandes rasgos, según calculan a groso modo en Casa de Gobierno, Mendoza podría recibir un número cercano a los $5.000 millones, lo que sería un alivio económico para enfrentar lo que resta del año, tanto para cancelar aguinaldos, como para seguir afrontando los gastos que lleva la pandemia.

Incertidumbre local

Más allá de los recursos que pueden llegar desde Nación, en Mendoza aseguran que es difícil trazar proyecciones económicas a mediano plazo en un clima de incertidumbre en la que se vive, y ven con preocupación cómo ha ido variando la recaudación local ya que, si bien lo peor ya se registró en mayo, con una caída del 28%, en los meses siguientes la recaudación fue mejorando mes a mes (aún con números negativos), pero en agosto se vio un “amesetamiento” de la recuperación.

Una de las explicaciones es que había un “consumo reprimido” que se liberó una vez se flexibilizó la cuarentena y, por ende, se tradujo con una mejora en los números de la recaudación; pero las señales de alarma aparecieron en agosto, mes en la que la baja siguió siendo sensible, con una caída del 14% en términos reales, y con una “recuperación” estancada. “Cuando hay incertidumbre, cuando la gente no sabe si seguirá trabajando el mes que viene, o cuando ocurre lo que pasó con el dólar, el consumo tiende a retraerse”, explicaron.

Mientras tanto, algunos de los frentes que se han abierto desde que arrancó la pandemia por parte de la Provincia han sido el ajuste en las cuentas públicas, la renegociación de varias deudas con organismos que tiene Mendoza, el endeudamiento a corto plazo (Letras del Tesoro Provincial) para hacer frente a los aguinaldos, y también los recursos de auxilio por parte de la Nación, de los cuales esperan “que lleguen más temprano que tarde”.